Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

martes, 27 de marzo de 2012

Vandalismo de Estado


Hoy en día es común escuchar en el discurso oficialista, frases en alusión a conductas vandálicas de los jóvenes, ante lo cual plantean como única medida el uso de la fuerza bruta y la represión.  No se trata de justiciar  el uso de la violencia  ni de las capuchas que empañan movimientos sociales con fines justos, sino de mirar un  poco más allá…
Sin embargo, las imágenes que nos transmiten los medios de comunicación parecieran hablar por sí solas o tal vez tendría que decir, que muestran lo que se  supone que debemos y podemos ver de acuerdo a lo establecido, así se instaura una sensación de incertidumbre e inseguridad en la ciudadanía, ante lo cual la única  solución es el RE-ESTABLEMINETO DEL ORDEN  POR MEDIO DE LA VIOLENCIA,  así nos  vamos envolviendo en un espiral ascendente de violencia-represión y descontento.  Lo que me inquieta ante este escenario, no son los “actos vandálicos de los jóvenes”,  de lo cual todos hablan,  precisamente  lo que me preocupa es aquello de lo que no se habla, esto es “El Vandalismo de Estado”,  el que se enmascara en el deber del gobierno por asegurar el orden público acarreando de este modo víctimas inocentes que  incluso  le ha significado la vida  a más de alguno de nuestros compatriotas.
Hoy en día miro con nostalgia e impotencia como niños inocentes deben ser víctimas  de este vandalismo de estado, entonces me pregunto, ¿Tendré que enseñarle a mi hijo a crecer entre pañuelos que venden su rostro, sal y limón  para combatir las malditas bombas lacrimógenas?;  ¿A sus cinco años tendré que decirle que  aquello de que nos es bueno agredir es falso y a veces es necesario, para que pueda entender estas atrocidades?.
El pasado 15 de Marzo, mientras me encontraba en casa de mi suegro en pleno Pedro Montt,  estaba tratando de grabar entre gases lacrimógenos el documental de Patricio Guzmán “Nostalgia dela Luz”, el cual da cuenta de familiares  que aún buscan en el desierto alguna pista que pueda responder a  esa gran pregunta de muchos de los familiares de los Detenidos Desaparecidos,  de pronto el aire se volvía irrespirable y tenía que descongestionarme con limón, de este modo me encontraba frente a un documental que da  cuenta de la historia, de un pasado, que sin embargo parecía hacerse  patente en el presente con toda la fuerza de la dictadura militar, con  rabia  ví llegar a un bebé de meses ahogado y llorando por efecto de las bombas que parecía habían lanzado como si fuese la última protesta del siglo.  Pero, la cosa no paro ahí,   luego le tocaría el turno a mi pequeño de cinco años, quien ante el efecto de los gases, cerro sus ojos y tropezó cayendo en la acera húmeda por las aguas asquerosas del guanaco y con  químico de los gases lanzados, entonces sus ojos se nublaron y lloraba sin que lo pudiera calmar,  que podía decirle cuando me decía  “me duele”, “no puedo ver”,  por primera vez sus ojos por los cuales suele ver un mundo feliz y lleno de  amor que día a día tratamos de darle, se empañaban en lágrimas  por efecto del vandalismo de estado que no mide consecuencias.
Cuando veo el discurso del gobierno, en especial al Ministro Hinzpeter, me parece estar volviendo a ese pasado del documental de Guzmán y  estar frente a la re-encarnación de Pinochet o del mismo Hittler.  Me da tristeza, rabia e indignación pensar que hay quienes creen que la violencia de los jóvenes sólo debe resolverse con más violencia, no importa  las consecuencias de ello,  yo me pregunto ¿Cuánto más debemos soportar?.  Al parecer el gobierno cuando decidió utilizar el escudo como su emblema entre las modificaciones que le hizo borro la palabra “RAZÒN” para solo quedarse con la frase “PORLA FUERZA”…
Vivian Saavedra Vásquez
Psicóloga
Valparaíso;  24 de Marzo del 2012




http://oposicionpinera.net/post/19939065881

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

La Historia Oculta del Régimen Militar

Donde Están?

Entradas populares

¡TERMAS DE POLLOQUERE Y SURIRE EN PELIGRO!