Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

jueves, 21 de noviembre de 2019

Sindrome de Sherwood

Guia de autocuidado para manifestantes

Poesía para un Chile rebelde: versos a una mimo


Daniela Carrasco era una mimo. Joven, combativa, salía a las calles como millones en el país cordillerano. Un domingo fue hallada sin vida. La juventud movilizada denuncia que fue asesinada por Carabineros, los odiados pacos represores. Aquí un poema en homenaje.

Edgardo Zouza | Viernes 15 de noviembre 

No olvidamos tu nombre
No olvidamos tu nombre,
Daniela Carrasco.
¿Cómo creer lo que dicen
asesinos,
torturadores,
violadores…?
Las calles,
hoy,
ríen menos
sin tu color.
Perros violetas,
espadas amarillas,
nacían de tus pulmones
y tus manos
pequeñas.
No olvidamos tu nombre,
Daniela
La Mimo,
ni perdonamos.
Quisieron usar tu cuerpo
exhibirlo.
Evidencia
del terror,
argumento
del miedo.
Pero transformamos
el miedo
en coraje,
el terror trocamos
en furia,
fuego.
Entre cenizas
la vida reverdece
y seguimos
gritando tu nombre
Daniela Carrasco,
y volvemos a fecundar
las calles y las veredas
de color y de risas,
flores y espadas,
como aquellas que nacian
de tus pulmones
y tus manos
tan pequeñas.

http://www.laizquierdadiario.com/Poesia-para-un-Chile-rebelde-versos-a-una-mimo

Investigan muerte de mujer que fue encontrada ahorcada en sitio eriazo de Pedro Aguirre Cerdade 2019


Viernes 25 octubre de 2019

La Fiscalía Sur se encuentra investigando la muerte de una mujer de 36 años que el domingo pasado fue encontrada ahorcada en un sitio eriazo cercano al Parque André Jarlan, en la comuna de Pedro Aguirre Cerda, en la región Metropolitana.

Se trata de Daniela Carrasco, conocida como la “Mimo”, cuyo cuerpo fue encontrado por un hombre que grabó un registro del momento, advirtiendo en él sus sospechas contra carabineros, que según relata se habrían encontrado en las cercanías del lugar.

Hasta el lugar donde fue encontrado su cuerpo llegó personal de la PDI y el Servicio Médico Legal, organismo que le realizó una autopsia al día siguiente, siendo entregado el miércoles a sus familiares, según confirmó el organismo a BioBioChile.

Acusaciones en redes sociales

Desde la Coordinadora Ni Una Menos realizaron graves acusaciones a través de posteos en redes sociales: “A Daniela la violaron, la torturaron, se ensañaron contra ella hasta el extremo de arrebatarle la vida”, escribieron sobre el caso.

En tanto, desde la Red de Actrices Chilenas, acusan que Daniela “fue secuestrada por fuerzas militares en la protesta del día 19 de Octubre”.

Descartan lesiones o ataque sexual
Sin embargo desde Fiscalía indicaron que el hallazgo del cuerpo se indaga en primera instancia como un suicidio, ya que el informe del Servicio Médico Legal estableció que la causa de muerte fue asfixia por ahorcamiento, descartando participación de terceros.

Asimismo, el informe del organismo estableció que el cuerpo no registraba lesiones físicas atribuibles a un ataque sexual.

Por el momento el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) no ha recibido una denuncia formal por este caso, que es investigado por la Fiscalía Metropolitana Sur.


https://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/region-metropolitana/2019/10/25/investigan-muerte-de-mujer-que-fue-encontrada-ahorcada-en-sitio-eriazo-de-pedro-aguirre-cerda.shtml

Daniela Carrasco, la "Mimo"

Daniela Carrasco, la "Mimo", torturada, violada y asesinada por agentes del estado chileno, Parque Jarlan, comuna de Pedro Aguirre Cerda. El objetivo de matarla era exhibirla para sembrar terror en la población. El miércoles 23 de Octubre fueron sus funerales.





miércoles, 20 de noviembre de 2019

Natalia, la enfermera que perdió un ojo: “Ese carabinero lo hizo para dañarme directamente”


Natalia Aravena es una de las 222 personas que han sufrido daños oculares severos. Ella, enfermera titulada hace dos años, jamás imaginó que la cita frente a La Moneda el lunes 28 de octubre la dejaría con un estallido ocular en su ojo derecho. Solo bastó estar en el día, lugar y hora incorrecta. Esta es su historia, contada con su propia voz.
Por Mariana Meza y Pedro Thies
20 de Noviembre, 2019

*Mariana y Pedro son alumnos de cuarto año de periodismo de la Universidad Diego Portales. Este trabajo fue realizado para el curso Redacción Dígital de la profesora Ivonne Toro.

El lunes 28 de octubre de 2019, Natalia Aravena (24) tomó desayuno, se levantó, se vistió, se maquilló y habló con un amigo para ir a marchar al centro de Santiago, quien le dijo que se juntaran durante la tarde. Hizo la hora viendo Friends en Netflix y, cerca de las 15.00, salió de su casa ubicada en Peñalolén. Sabía que debía salir con tiempo porque la estación de Metro “Las Torres” – la más cercana a su casa- había sido quemada días antes, al igual que Trinidad y otras estaciones de la línea 4. Su única opción para acercarse al centro era esperar el recorrido 508, que la acercaría a la Alameda.

Hasta ese entonces, habían pasado solo diez días del estallido social y político que le ha costado la vida a, hasta ahora, 23 personas, según cifras del Gobierno. Ese día, había una convocatoria frente a La Moneda que se realizaría a las 17.00, para manifestarse contra el gobierno de Sebastián Piñera.

“Salí con un poco de miedo ese día, y no sé si habrá sido un sexto sentido o algo así, porque en realidad los otros días no me había pasado”, comenta Natalia con la mirada fija en el vacío y un tono de voz calmado.

Natalia ya había asistido a otras movilizaciones, se sumó a las protestas cuando comenzó la evasión masiva en el Metro. También, ocho años atrás, fue parte de las marchas convocadas por el movimiento estudiantil. “Siempre cuando han habido estos estallidos sociales he salido a marchar. Por ejemplo en 2011, cuando estaba en el colegio todavía, empezó el tema de la educación gratis, de calidad, entonces yo igual fui”.

En su casa en Peñalolén, su madre Myrtha Contreras agrega que: “Ella siempre y cuando esté de acuerdo con la causa irá a manifestarse. La Natalia defiende que las personas tienen el derecho de dar su opinión en un país, supuestamente, libre y democrático”.

Ese día, sin embargo, esa libertad a la que alude Myrtha se vio truncada. Los miedos de su hija, el sexto sentido al que se refería, se hizo presente cuando un proyectil de bomba lacrimógena impactó en su ojo.

El día en que todo se nubló

Antes de que el proyectil impactara en su ojo derecho, Natalia Aravena (24) estudió enfermería en la Pontificia Universidad Católica (PUC), donde se tituló hace dos años. Actualmente trabaja en una Clínica Psiquiátrica privada en La Reina.

Aunque Natalia tenía un mal presentimiento, ese lunes 28 de octubre siguió su camino hasta el centro de Santiago para llegar a la cita en La Moneda. Solo logró acercarse a la estación Santa Ana, y desde ahí decidió caminar para reunirse con su amigo que estaba en Paseo Bulnes, sin saber que finalmente no cumpliría su objetivo.

Caminó hasta la intersección de Alonso de Ovalle con Nataniel Cox. El ambiente, dice Natalia, era agradable y tranquilo. Había gente protestando pacíficamente y el sonido de silbatos y vuvuzelas se mezclaba con las consignas que se podían leer en los carteles que se desplegaban a lo largo de la calle.

Minutos después de eso, cerca de las 16.30, el panorama tranquilo comenzó a cambiar. Según recuerda Natalia, Carabineros comenzó la ofensiva lanzando bombas lacrimógenas. “Al principio las lanzaron al aire y después de eso directamente a la gente. Empecé a correr y me desvié hasta que llegué a la calle Tarapacá, y ahí me acuerdo que a mi izquierda vi a varios Carabineros escondidos detrás de un Transantiago. Seguí avanzando como media cuadra más o menos, me di vuelta para ver dónde venían y sentí el sonido del disparo y el impacto en el ojo”, recuerda Natalia con su ojo lloroso.

Natalia agrega que se sintió aturdida, que no sabía a dónde ir. No podía reincorporarse, solo pudo zafar gracias un joven técnico en enfermería llamado Jaime quien la ayudó y le prestó los primeros auxilios. También la socorrió una pareja de inmigrantes, quienes la llevaron a la urgencia de la Posta Central en su auto.

Natalia tenía la cara cubierta de sangre.

En urgencias de la Posta la información fue difusa. Los trabajadores del recinto la querían pasar a la sala de categorización: “yo misma les dije que yo soy enfermera, que no me podían categorizar si venía con el ojo reventado”, señala Natalia, quien agrega:.

“Lo que yo pensaba, más que arrepentimiento, es que salí para ejercer mi libre derecho de expresarme y sin hacer ningún desmán, sin hacer nada malo. Yo no me arrepiento de haber salido porque yo no hice nada malo. Los que hicieron mal fueron los Carabineros que me atacaron directamente. Al principio pensaba que estaba soñando. Me decía ¿Será que voy a despertar de esto? pero después me fui dando cuenta que no, que no se iba a acabar. Que todo era real”.

La vida después de la mutilación

Son cerca de las 16.00 del martes 5 de noviembre y hacen más de 30ºC en Santiago. Natalia se encuentra acostada en su cama, a oscuras, con las cortinas cerradas. No puede estar expuesta a la luz solar porque su ojo derecho le comienza a llorar y a doler. Está viendo Two and a half men, una de las series que más le gustan.

En su casa, analiza la responsabilidad de Carabineros en su caso, es enfática en recalcar que espera que se individualice al responsable. “Yo no alcancé a ver quién fue, porque fue todo muy rápido, pero ya está puesta la denuncia en Fiscalía y se supone que tienen que hacer la solicitud de las cámaras para ver si se puede identificar a alguien. Ese Carabinero lo hizo para hacerme daño directamente”, dice.

Sus palabras tienen un tono optimista, pese a que en el último control le informaron que debido a la gravedad de la lesión no será posible mantener su ojo, por lo que deberá usar una prótesis. El pasado jueves 14 de noviembre Natalia ingresó a pabellón a las 14.00 en la Clínica Pasteur.

¿Violencia sistemática?

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) es uno de los organismos que se ha encargado de fiscalizar y llevar registro de todas las personas que han visto vulnerado sus derechos humanos en el contexto de las manifestaciones actuales.

Según las últimas cifras oficiales, 222 personas han sufrido daños oculares. Entre ellas se encuentra Natalia. “Una observadora me tomó la declaración cuando estuve en la Posta Central. Hace poquito hablé con ella y me dijo que le iba a dar mi número a un abogado para que se contactara conmigo y así darme la asistencia necesaria”, dice, mientras reposa su mano cerca de su ojo.

Branislav Marelic, ex director del INDH y actual abogado de la Institución, quien viene llegando de Ecuador, donde expuso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por el actuar de Carabineros durante el estallido social en Chile, comenta que han recibido más de 3.000 denuncias y que todas se han procesado.

“No es posible que la primera reacción en algunas situaciones sea el disparo de armas de fuego”, dice con respecto a las múltiples denuncias que reciben día a día.

¿Es correcto hablar de que en Chile existe una violación sistemática a los derechos humanos?

“De acuerdo a lo que ha declarado el consejo del Instituto, hablar que existen o no violaciones sistemáticas a los derechos humanos es un debate que todavía no podemos dar con la evidencia disponible. Sin embargo, ya podemos hablar de que hay patrones de conducta que se repiten y eso ya marca una reiteración de reacciones del poder estatal ante los manifestantes, es preocupante. Ahora, no necesitamos hablar de violaciones sistemáticas para decir que cualquier infracción a los derechos humanos es grave y tiene que ser condenada”, responde.

Actualmente, Natalia presentó una querella a través de una abogada particular y está a la espera del resultado. Desde el INDH, dice, no se han vuelto a comunicar con ella.

En su casa, la enfermera analiza el costo que le ha significado en su vida la lesión por la lacrimógena. “No puedo ir a trabajar, no puedo manejar, no puedo salir sola. Tengo que estar en mi cama acostada todo el día. Mi mamá me lleva la comida, me ayuda en lo que necesite porque tampoco me puedo agachar para no aumentar la presión del ojo. Me veo limitada en todo lo que puedo hacer yo sola. Siento que he perdido mi independencia”.

https://www.theclinic.cl/2019/11/20/natalia-la-enfermera-que-perdio-un-ojo-ese-carabinero-lo-hizo-para-danarme-directamente/

Daniela Carrasco, "La Mimo": la artista que apareció colgada en medio de la represión en Chile.

El Sindicato Nacional Interempresa de Actores y Actrices de Chile "exige justicia" por el fallecimiento de Daniela Carrasco, conocida como "La Mimo" mientras que el colectivo feminista #NiUnaMenos-Chile denuncia que a la joven "la ultrajaron, torturaron y asesinaron". La última vez que fue vista era arrestada por carabineros y horas más tardes apareció colgada de una reja en una plaza.

Daniela Carrasco

La muerte de Daniela Carrasco, artista callejera conocida como 'La Mimo', causó conmoción en Chile en días recientes por versiones que circulan en redes sociales sobre un posible asesinato cometido por la fuerza policial del país andino.

El domingo 20 de octubre, 'La Mimo', de 36 años de edad, fue encontrada ahorcada, colgada de una reja en un paraje cercano al Parque André Jarlan, en la comuna de Pedro Aguirre Cerda, en el sector sur de Santiago de Chile.

En redes sociales circularon versiones que refieren que la última vez que Daniela Carrasco fue vista con vida había sido detenida por carabineros. Las dudas se acrecentaron con la difusión de un video, en el que un hombre encuentra colgado el cuerpo de una persona —presuntamente 'La Mimo'— en la comuna de Pedro Aguirre Cerda.

El Sindicato Nacional Interempresa de Actores y Actrices de Chile (Sidarte) exigió el esclarecimiento de las circunstancias de la muerte de Daniela Carrasco. "El Estado de Chile debe responder y transparentar la participación de fuerza policial en su muerte. Estamos consternados y exigimos justicia", publicó el Sidarte en su cuenta de Twitter. Por su parte, el colectivo feminista #NiUnaMenos-Chile denunció en la misma red social que a Daniela Carrasco "la ultrajaron, torturaron y asesinaron".

El colectivo feminista reiteró la exigencia de investigar y esclarecer el "feminicidio" de 'La Mimo', que supuestamente ocurrió en medio del estado de emergencia y toque de queda decretados por el presidente Sebastián Piñera, tras las fuertes protestas en varias ciudades chilenas para exigir su renuncia.

Homenaje a Daniela en las marchas de protestas


https://www.elpatagonico.com/la-mimo-la-artista-que-aparecio-colgada-medio-la-represion-chile-n5066721

Jorge González el 2013: Profetico o bien parado sobre la tierra

Jorge González el 2013:

“Si alguien quiere reclamar por mejores salarios, si alguien quiere reclamar por justicia, si alguien quiere reclamar porque le están robando su vida para que otros señores tengan más dinero, le van a pegar un balazo”


El sistema de AFP explicado con manzanitas

Columna escrita por Matias Godoy.

¿Qué es el sistema de AFP? ¿Cómo funciona? ¿Funciona? Son preguntas que esperamos resolver en esta nueva entrada. Con más de una manzanita, y la ayuda de nuestros amigos de Peanut’s, intentaremos explicar el sistema de pensiones que opera en Chile desde 1980. Ampliamente criticado, aunque defendido por algunos, buscaremos aportar antecedentes que contribuyan a desmitificar la discusión, para así comprender las generalidades del sistema que define la jubilación de gran parte de los chilenos. Veamos.
¿QUÉ ES EL SISTEMA DE AFP?
En noviembre de 1980 entró en vigencia el nuevo sistema de pensiones para los chilenos: el sistema de capitalización individual. Este consiste en que cada trabajador posee unacuenta de ahorro personal administrada por una Administradora de Fondos de Pensiones (AFP). Las AFP son empresas que por ley deben invertir los ahorros de las personas en instrumentos del mercado financiero, de forma que los ahorros generen rentabilidad en el tiempo. A cambio de este servicio los trabajadores deben pagar comisiones mensuales y al momento de la jubilación a las AFP.
El sistema obliga a que los trabajadores dependientes ahorren un 10% de sus rentas mensuales. Esto es así dado que el Estado asume que las personas voluntariamente no ahorran lo suficiente para su vejez. Así pues se obliga a ahorrar un 10% de su salario mensual.
LOS COSTOS DE LAS AFP
Hemos dicho que el Estado obliga a los trabajadores dependientes a ahorrar un 10% de sus salarios mensuales. A modo de compensación por esta obligación, el Estado brinda la opción de que las personas elijan a cuál AFP afiliarse y cuál fondo elegir para sus ahorros.
Actualmente operan 6 AFP en Chile. En la siguiente tabla se señala cuales son estas AFPy sus comisiones, actualizado a Agosto 2015:
Estas comisiones se agregan al 10% de ahorro retenido. Es así como, dependiendo de que AFP usted escoja, su empleador le descontará el 10% de ahorro obligatorio más la comisión para la AFP elegida. Supongamos que usted elige la AFP Cuprum. Mes a mes su empleador le descontará el 10% de su salario, por concepto de ahorro, y un 1,48% por concepto de comisión para AFP Cuprum. Así el descuento total de su sueldo será 11,48%.
Como se puede apreciar en la tabla, la AFP con menor comisión mensual es AFP Planvital. Sin embargo, la AFP con menor costo al momento de jubilación es la AFP Habitat.  Si bien la decisión de afiliación pasa por los costos, recuerde que también usted debe considerar cuál AFP es más rentable y, quizás más importante, cuál fondo.
TIPOS DE FONDOS

Una vez que el trabajador elige una AFP debe elegir en que fondo quiere que sus ahorros renten. Para ello existen 5 tipos de fondos: A, B, C, D y E. Los fondos se invierten en instrumentos de renta variable (tales como acciones y monedas) e instrumentos de renta fija (depósitos a plazo, pagarés, bonos). Los instrumentos de renta variable tienen la particularidad de rentar más, pero enfrentando un alto riesgo.
Un ejemplo de instrumento de renta variable son las acciones de empresas, pues pueden subir de precio y generar rentabilidad, pero a la vez pueden bajar de precio y generar pérdidas. Lo mismo las monedas, como el dólar.

En cambio los instrumentos de renta fija son seguros. Un depósito en un banco promete el pago de un interés seguro, sin embargo al ser seguro genera una rentabilidad baja.
Los fondos disponibles en las AFP se diferencian por la cantidad de dinero que se invierte en instrumentos de renta variable. En la siguiente tabla se especifica.
Es posible apreciar que el Fondo A es el fondo con mayor riesgo, dado que se invierte entre un 80% y 40% del dinero en instrumentos de renta variable, tales como acciones de empresas o monedas. Así los porcentajes decaen hasta el Fondo E, el fondo más seguro, dado que invierte sólo entre un 5% y 0% en renta variable.

¿Cuál fondo es más rentable?

Usted, yo y muchos se hacen esta pregunta. Es casi una apuesta, más segura dependiendo de la información que se posea. Lo único cierto es que no existe una regla para determinar qué fondo es más rentable que otro. Lo que sí se puede asegurar con certeza es que las condiciones de la economía son variables año a año, mes a mes y día a día. Dependiendo de cuáles sean esas condiciones, algunos fondos se ven favorecidos y otros se ven perjudicados.
Supongamos que usted va de viaje a Estados Unidos. Usted deberá elegir la ropa apropiada de equipaje dependiendo de cómo estará el clima allá. Si usted viaja entre junio y agosto probablemente deberá llevar ropa ligera. En tanto, si usted viaja entre octubre y diciembre probablemente deberá llevar ropa de abrigo. Lo mismo sucede con los fondos de la AFP. La decisión de qué fondo será más conveniente para depositar sus ahorros, dependerá de la economía.
Los cambios de fondos son gratuitos e ilimitados. Además usted puede elegir repartir sus ahorros en más de un fondo. No obstante no es recomendable cambiarse constantemente. Puede que usted vaya a Estados Unidos en verano y se encuentre con una inesperada lluvia. Aquello no debiese conducirlo a abandonar el país inmediatamente.

EL PROBLEMA : EL CASO DE CHARLIE BROWN Y MÁS DE ALGÚN CHILENO

En el papel el sistema de capitalización individual pareciera ideal. Las personas ahorran mes a mes y pueden elegir en qué y con quién ahorrar. Entonces: ¿Por qué el sistema es tan criticado? Al respecto recurriremos a un viejo amigo: Charlie Brown. 
Charlie Brown es un trabajador dependiente promedio de Chile. Trabaja en el Banco Peanut’s y percibe una remuneración de $500.000 mensuales. Gracias a diversas cualidades que lo caracterizan, Charlie comenzó a trabajar a los 25 años y, después de 40 años de servicio, está pronto a jubilarse. Charlie ahorraba en AFP conforme lo dictaba la ley: 10% mes a mes, es decir, $50.000. Sin embargo, Charlie es una persona de origen humilde por lo que desde muy joven aprendió a cuidar la riqueza generada, esa que en su niñez le fue tan esquiva a su familia. Así, Charlie eligió el Fondo E. A Charlie nadie nunca le suministró información que lo convenciera de cambiarse alguna vez de fondo, así que nunca lo hizo. Él era feliz con la tranquilidad de estar ahorrando mes a mes.
Charlie acude a su AFP para revisar sus ahorros y conocer la pensión que lo acompañará el resto de su vida. En la AFP lo reciben con calidez y le cuentan que su pensión es de $123.623. Esta es la Pensión Mínima Garantizada (PMG) por el Estado. Charlie no lo puede creer. Charlie siempre percibió $500.000 de sueldo, ahorró todos los meses durante los 40 años de su vida laboral y le cuentan que su jubilación será de $123.623un cuarto de su sueldo permanente. Ante la incredulidad el ejecutivo le explica.
“Sin embargo el Estado no permite una pensión tan baja” le cuenta el ejecutivo. “Su pensión será el mínimo garantizado por el Estado: $123.623”. “A eso hay que agregarle un Aporte Previsional Solidario que le hará el Estado para que su pensión ojalá logre los $291.778Debe postular en el Instituto de Previsión Social (IPS)“.
explicaciones
Note que en este ejemplo hemos asumido que la rentabilidad de los ahorros de Charlie fueron de 0%. Sus ahorros no crecían. Él acumuló $50.000 por 40 años y acumuló $24 millones, que equivale a multiplicar los $50.000 por 480 meses. Esto se explica porque él siempre se mantuvo en el Fondo E. El Fondo E es un fondo donde casi la totalidad de los ahorros se invierten en renta fija. La renta fija genera una rentabilidad acotada a cambio de la seguridad de esa rentabilidad. Sin embargo considere que en Chile los precios de los bienes y servicios aumentan en promedio 3% al año. Así, si un depósito le genera una rentabilidad de 3% en un año, usted en términos reales no habrá generado riqueza. Imagine que tengo $100 y los deposito en el banco. El banco me otorga un interés de 3% y paso a tener $103. Sin embargo los precios de los alimentos, el vestuario y el transporte subieron 3%. En suma y resta sigo teniendo $100, en términos reales.
Si Charlie hubiese elegido otro fondo, tal como el A, B, C o D, quizás la realidad sería distinta. ¿Pero qué tan distinta? Habría que calcular en base a los datos históricos. Lo concreto es que las pensiones promedio en Chile ascienden a 7,94 UF. Esto equivale a poco más de $200.000. Esto a pesar de que la mayoría de los cotizantes ahorran en el Fondo B y C, tal como señala la siguiente tabla.
Cotizantes
Pero por ahora mantengamos el beneficio de la duda. Charlie ahorró toda su vida en el Fondo E. La realidad podría haber sido distinta. Sin embargo note que Charlie ahorró toda su vida laboral: los 40 años que trabajó. ¿El común de los chilenos ahorra en AFP toda su vida laboral?
Es así como vamos viendo que existen muchas preguntas para una inequívoca problemática:
  1. ¿Por qué las pensiones son tan bajas?
  2. ¿De quién es la responsabilidad?
  3. ¿Cómo lograr mejores pensiones?
  4. ¿Es necesario cambiar el sistema?

https://conmanzanitas.com/tag/afp/
https://www.radioimagina.cl/2015/08/el-sistema-de-afp-explicado-con-manzanitas/

martes, 19 de noviembre de 2019

Piñera frente a su peor pesadilla: Acabar con el sistema de pensiones que creó su hermano


Si el sueldo mínimo de 301 mil pesos no alcanza para vivir, las pensiones, que llegan a la mitad o menos de eso, están en situación de miseria. Subirlas al salario mínimo significa varios miles de millones de dólares. El gobierno está negociando con senadores de la ex Nueva Mayoría replicar la fórmula Bachelet II. Pero los montos no alcanzan, pues se sumarán casi 2 millones de pensiones más al 2030. No+AFP y Fundación Sol piden abrir el debate para acabar con el sistema de AFP que creó José Piñera, el hermano del presidente. Pero Sebastián Piñera no lo ha puesto sobre la mesa; tampoco la ex Nueva Mayoría ni la elite económica, que en gran parte vive gracias a esos fondos. La “cocina” de las pensiones está en silencio y sigue pendiente hacer público su plato. El Desconcierto presenta un reportaje sobre las negociaciones que se hacen y la historia de un sistema que se resquebraja, aunque se niega a morir.
Mientras gran parte de los partidos políticos y los medios de comunicación parecen extasiados tras el anuncio del inicio de un proceso para cambiar la Constitución, los temas de la agenda social contra la desigualdad se negocian y ‘cocinan’ en un llamativo silencio. Uno de ellos es el caso de las pensiones.

En Chile hay unos 17 millones de habitantes. De ellos, 2 millones 524 mil personas son jubilados, de acuerdo a datos de la Superintendencia de Pensiones (SP). En ese grupo no hay copago en la educación ni isapre en la salud que los separe. Indefectiblemente, en materia de pensiones, gran parte de las experiencias se cruzan. Casi todos empobrecidos.

El problema es que cambiar diametralmente su realidad significaría un salto superlativo en el gasto fiscal para duplicar o triplicar sólo las pensiones más bajas que paga el Estado, en subsidio al sistema privado, y que además solo benefician al 60% más pobre del país. Las personas que están en el otro 40% se autofinancian sus pensiones, aunque también de forma miserable, lejos de aquella promesa que apuntaba a una tasa de reemplazo de 100% del último sueldo.

“Solo con duplicar la Pensión Básica Solidaria (PBS) que paga el Estado (hoy en 110 mil pesos) y considerando el efecto que eso tiene en el Aporte Previsional Solidario (APS), son casi 3.000 millones de dólares. Es muy difícil de financiar”, dice Marco Kremerman, economista de la Fundación Sol, una de las pocas instituciones ajenas al sistema económico y que, junto a No+AFP, cree que se debe transitar del sistema de capitalización individual a uno de reparto, donde al menos se equipare la pensión más baja con el salario mínimo de 301 mil pesos actual, usando los ahorros acumulados desde 1981 cuando nacieron las AFP, además de los 25 mil millones ahorrados por el Estado.

Pero esta opción es un tema tabú en la elite dirigencial. Pocos quieren aceptar el debate, porque devuelve en 40 años la historia. Por eso, pese a toda la efervescencia social en el país, cada mañana en los matinales de televisión, en la radio y en los medios escritos tradicionales, solo se habla de medidas parciales, donde se apuesta por alzas importantes pero muy insuficientes para el nivel de pobreza en que van cayendo los que jubilan.

En ello contribuye también que el sistema de reparto ha tenido problemas para financiarse en el largo plazo en Europa, porque al parecer no alcanza el dinero para mantener las pensiones que se compromete y que por ley se asegura en un sistema de reparto. De hecho, en Europa numerosos países han reducido beneficios por la falta de recursos.

Pero también se explica porque las AFP, que manejan los fondos aunque no son los dueños de ellos, son el nexo con los grandes grupos económicos chilenos, asegurando un flujo permanente de fondos (los ahorros de todos) para sus actividades. Siendo los fondos de pensiones, en muchos casos, el segundo accionista de las grandes empresas en Chile, después de los controladores -las familias más poderosas del país o grupos financieros internacionales- se han transformado en uno de los mayores motores del crecimiento económico del país. Y su ausencia aterra al mercado.

Tanto es el temor, que no solo la derecha y el gobierno ni siquiera lo evalúan, sino que la oposición tampoco ha planteado una alternativa de reparto real. En estos, días de agitación social, ni siquiera el Frente Amplio ha propuesto algo similar, pese a que en la anterior campaña presidencial y parlamentaria hicieron suya la propuesta de reparto de NO+AFP.

El principal acuerdo que negocian en estos días el gobierno y la oposición busca un camino intermedio que no termina con las AFP, pero que sí abre un pequeño boquete en el flujo de dinero que cada mes pasan del sueldo del trabajador a la cuenta que manejan las AFP.

El gobierno anunció que el ahorro obligatorio de 10% actual (sin considerar la comisión) subirá a 15%, con un cargo adicional de 5% al empleador. Piñera siempre planteó que todo fuera a las cuentas individuales (defendiendo el derecho de propiedad establecido en la Constitución), pero ante la crisis actual acaba de aceptar que 2 de los 5 puntos nuevos de ahorro vayan a un fondo solidario de reparto destinado, en lo esencial, a subsidiar pensiones, lo que en los hechos deja intactas a las AFP, el invento privado para un sistema de seguridad social público que, a 38 años de su creación por parte de José Piñera, hace crisis por todos lados.

El ex ministro de Economía del gobierno de Ricardo Lagos y ex presidente del Banco Central en tiempos de Bachelet, José De Gregorio, dijo a Chilevisión que esta medida permitiría subir 30% las pensiones promedio. Esto beneficiaría a parte del millón de chilenos que se jubila en las AFP, con pocas cotizaciones.

El resto, los que reciben pensiones del Estado, o que reciben subsidios por tener jubilaciones demasiado insignificantes, solo se quedarían con el 20% de alza que anunció Piñera en su primera Agenda Social, a los pocos días del estallido. Sin embargo, este domingo, en su última cadena presidencial, deslizó que podría aumentar ese porcentaje, aunque de manera gradual. Probablemente, las palabras de Piñera se relacionan con la aprobación unánime de la Cámara de Diputados a una propuesta de la diputada RN Ximena Ossandón, quien propuso elevar en 50% las PBS.

Para impugnar dicha medida, que incurre en gasto fiscal, Piñera podría promover un veto presidencial o acudir al Tribunal Constitucional (TC). Pero no tiene piso político ni social para optar por una de esas alternativas.

Así, se está preparando el escenario para tomar medidas que harán un salto importante en pensiones respecto de lo actual, pero que no sacarán a las AFP del sistema ni llevarán las pensiones a niveles, al menos, del salario mínimo. La cocina está en tierra derecha.

Pensiones de hambre

El nacimiento del sistema de AFP en 1981 no tenía como prioridad dar las mejores pensiones. En rigor, su afán era sacarle un abultado peso al Estado, hacer que la gente se hiciera cargo sola de sus futuras pensiones y utilizar esos ahorros en impulsar la economía local.

Así fue. Se estima que hasta un 15% del crecimiento del país en tres décadas fue influido por los fondos de pensiones. Sin embargo, la segunda patita, pagar buenas pensiones, chocó con la realidad en los últimos años, cuando los resultados del experimento se hicieran carne y la consecuencia ha sido fatal. Lo acumulado por cada uno en sus cuentas individuales, en su gran mayoría, no alcanza ni para vivir.

Nadie pareció dimensionar que los sueldos serían bajos (costos en las empresas acotados, un mantra del modelo), sin dejar espacio al ahorro; que la cotización era muy poca, que la gente viviría más años y que el mercado laboral no es perfecto, pues cuenta con bajo porcentaje de contratos estables.

Hoy, el promedio de pensiones que pagan las AFP (sin subsidio del Estado) en las distintas pensiones (vejez edad, anticipada, invalidez, orfandad y viudez), promediaba, a septiembre de 2019, 138 mil pesos para 719 mil personas; y las pagadas por las compañías de seguro, otros 293 mil pesos (617 mil personas). Incluyendo a un pequeño grupo de 45 mil personas que recibe renta temporal (mezcla de las dos anteriores), el promedio de pensiones llega a 224 mil pesos para un total de 1 millón 400 mil personas.

De ese grupo, los que cuentan con Aporte Previsional Solidario (APS) del Estado, unas 627 mil personas, reciben un promedio de 245 mil pesos, equivalente a un 81% del salario mínimo actual. Así, del total pensionado en el sistema privado, unas 780 mil personas (poco más de la mitad), queda abandonada a la pensión que alcanzó a financiar con lo ahorrado en su cuenta individual. Ese grupo hoy está en tierra de nadie.

A ese segmento de la población jubilada se suman las 580 mil personas que ni siquiera tuvieron ahorro para pensionarse y deben ser rescatadas por las PBS del fisco que entregan 110 mil pesos.

Paralelo a estos tres grupos, existe un cuarto que no se quiso cambiar al sistema de AFP. Se trata de 623 mil personas que hoy reciben pensiones del IPS, aunque el promedio tampoco es elevado, pues a agosto pasado promediaban 225 mil pesos al mes de pensión. Y 263 mil pesos mensuales, con el aporte de Estado (APS).

Finalmente, están los privilegios heredados de la dictadura por parte de las Fuerzas Armadas y de Orden, que promedian entre 900 mil y un millón 100 mil pesos de pensión, beneficiando a un pequeño grupo de 170 mil ex uniformados.

Estos cinco sistemas totalizan más de 2 millones de jubilados en el país, y dan cuenta de las diversas realidades de los pensionados: algunos con privilegios; otros con jubilaciones de hambre.

Cada día puede ser peor
Ya a mediados de la década pasada se conocía este escenario. Previo a la Reforma Previsional de Michelle  Bachelet, en 2008, la Comisión Marcel develó el complejo futuro que se venía. Miles y miles de chilenos se jubilarían y sus pensiones serían realmente exiguas.

Por eso, en 2008 Bachelet creó el Pilar Solidario, que usa recursos del Estado para subsidiar y dar pensiones no cubiertas por las AFP, lo que representó una verdadera válvula de escape para un sistema que, dado el diagnóstico de la comisión y la misma ciudadanía, ya se resquebrajaba. Pero la PBS logró descomprimir la presión sobre las AFP, al menos, hasta ahora.

Dicho Pilar Solidario se financia a través de las referidas Pensión Básica Solidaria (110 mil pesos mensuales) y el Aporte Previsional Solidario, que aportan unos 70 mil pesos en promedio para pensiones que no lleguen a los 325 mil pesos actuales. Entre ambas se gasta más de 2 mil millones de dólares, un 0,8% del PIB. En contraste, en las Fuerzas Armadas y de Orden se gasta 0,9% del PIB, mientras que en las pensiones del sistema antiguo, incluyendo algunas leyes especiales, como exonerados, se gasta otro 1,4% del PIB.

Pero la realidad en los próximos años puede ser aún más cruda. Además de los más de 2 millones de jubilados que reciben las exiguas pensiones actuales, están los que vendrán. Aquellos, son todos los que cotizan desde 1981, o en años cercanos, y que se sumaron a la promesa de José Piñera.

Según las estadísticas oficiales de la Superintendencia de Pensiones, de los 11 millones de afiliados que tiene el sistema de AFP a agosto pasado, un total de, al menos, 4 millones 400 mil cumplirán la edad para jubilarse en los próximos 20 años. Una cifra que casi triplicará los jubilados actuales.

Son los jóvenes de los ‘70 y ‘80, que se quedaron con las AFP al inicio, criados en dictadura, que quizás se movilizaron por la democracia y que tras 40 años recibirán los frutos de la promesa del modelo. Un shock de realidad.

 Porque solo en los próximos cinco años (2020 a 2025) se sumarán 440 mil nuevos. Y lo más dramático, entre el 2025 y el 2030, es que entrará 1 millón 254 mil personas más. Entonces, la cifra actual se acercará a los 4 millones, casi uno por cada 4 chilenos. De ahí, el 85% de apoyo a las manifestaciones. Les toca a todas las familias, casi transversalmente.

Por eso, Andrés Solimano, ex director del Banco Mundial, sostuvo que “el sistema necesita una reingeniería mayor, pues “está bien el reajuste del Pilar Solidario, pero deja a la gran mayoría expuesta a un sistema que lamentablemente, no funciona”.

¿Cómo financiará el país una pensión digna a los actuales y futuros pensionados? ¿Tiene el Estado dinero para hacerlo?

La Comisión Bravo, que Bachelet conformó en 2014, cuando ya veían nuevamente el complejo escenario, le entregó su informe en septiembre de 2015. Sus conclusiones son reveladoras sobre el futuro de las personas que se afiliaron al sistema de AFP al inicio, cunado José Piñera lo presentó como la solución privada, y de capitalización individual, para la seguridad social pública.

 El informe de la Comisión Bravo estima que, hacia 2025, al menos la mitad de ellos tendrá una pensión equivalente al 15% del sueldo que recibieron en la última década de actividad laboral, pese a que la promesa de Piñera apuntaba al 100% de tasa de reemplazo del último sueldo.

Es decir, si ganaba 400 mil pesos, recibirá menos de 80 mil pesos, y si promedió un sueldo de 800 mil pesos, recibirá unos 120 mil. Así, sucesivamente, caerán al rescate del Estado, siempre que estén en el 60% más pobre.

Incluso, aunque una persona haya cotizado muchos años, tampoco está asegurada. Según la Comisión que dirigía el economista de la Pontificia Universidad Católica (PUC), David Bravo, al menos la mitad de quienes se jubilarán en 2025, aun cuando hayan alcanzado 33 años de cotización, igual obtendrán una pensión equivalente a 38% de sus últimos ingresos; esto es, si ganaba 400 mil en promedio en sus últimos 10 años antes de pensionarse, obtendrá una pensión de no más de 160 mil pesos.

 Todo esto, sabiendo además que, al menos, el 50% de los trabajadores en Chile recibe menos de 400 mil pesos de ingresos brutos al momento de llegar a la vejez.

¿La guinda de la torta? En la juguera para calcular las pensiones, uno de los factores clave es la rentabilidad (por cuánto se multiplica cada peso que pone un afiliado todos los meses) que están obteniendo los fondos de pensiones invertidos por las AFP.

Si en los ‘80 -periodo de grandes privatizaciones a grupos económicos- la rentabilidad superaba el 12% anual (se invertía casi todo en Chile), en los ‘90 bordeó el 8% (concesiones Lagos, Frei, Aylwin y apertura comercial). En la primera década de este siglo, promedió 6%; y en la década actual, las AFP están logrando promedios de 4% anual, y cada vez más cerca de 3%. Y el tema es clave, pues cada punto de rentabilidad (1% anual) puede significar 15% o 20% más de pensión en el largo plazo.

La mezcla es explosiva. Pensiones actuales de miseria, millones y millones retirándose en los próximos años y un Estado que tiene límites para poner más plata.

Muerte lenta
Aunque Bachelet permitió asegurar un piso de pensión para 1,5 millones de personas que no tenían acceso a ella, o que su jubilación era mínima, al mismo tiempo fue la aspirina para postergar el sinceramiento de la crisis social que incubaba el sistema y que ahora explotó.

Luego de eso, ni Piñera ni Bachelet hicieron cambios, por lo que este año el gobierno quiso tirar otra aspirina con una reforma que comenzó a negociar con la Democracia Cristiana (DC). Pero ese esfuerzo caducó de golpe el 18 de octubre pasado, cuando comenzó el estallido social.

El mandatario quiso apagar el fuego con su Agenda Social, pero convenció a pocos. Propuso elevar en 20% la PBS y el APS y planteó subsidios adicionales a las pensiones de la llamada ‘clase media’.

En el caso de los subsidios a la clase media, Kremerman dice que los requisitos para acceder son casi inalcanzables.

Por ejemplo, para recibir desde 2020 alzas de 58 mil pesos en pensiones, las personas que se jubilen tendrán que haber acumulado 25 años de cotizaciones. Sin embargo, a la fecha, apenas sólo uno de cada tres hombres cumple con ello y en las mujeres es una de cada cinco.

 También se propone que si alcanzan 35 años de cotizaciones, la pensión será subsidiada en 112 mil pesos. Pero solo cuatro de cada 100 hombres cumple ese requisito y en las mujeres, dos de cada 100. De ahí el rechazo en las calles.

La llegada del nuevo ministro de Hacienda, Ignacio Briones, pareció aflojar la dura posición que mostraba su antecesor, Felipe Larraín. No obstante, a poco andar, el buen tono de Briones filtró su posición conservadora. “Elevar en un 20% la PBS es enorme, es una cosa que cambia la vida”, dijo hace unos días a T13.

Y es que la situación está clara para las autoridades. Simplemente, no se puede hacer mucho más desde el Estado.

De hecho, Rodrigo Cerda, el director de Presupuestos (Dipres) del Ministerio de Hacienda, advirtió que subir 20% la PBS ya elevaba en 600 millones de dólares el gasto fiscal (0,2% del PIB) y que subirla un 50% significaba agregar 1.000 millones de dólares (0,4%), dinero que el gobierno no tiene.

Por ello, mientras la agenda se concentra en los abrazos por el camino a la Nueva Constitución, la cocina que el gobierno ha tratado de instalar con la ex Nueva Mayoría busca fijar el perímetro de cambios. Sus primeros acuerdos se han gestado con senadores de la DC.

Ximena Rincón y el economista Guillermo Larraín propusieron subir entre 20% y 50% las pensiones fuera del Pilar Solidario, con cambios administrativos como bajar la edad de mortalidad promedio a 85 años, además de elevar la tasa de interés con que se calcula la pensión de las AFP.

Rincón es una de las parlamentarias que está liderando el debate desde la oposición en este tema. Fue ministra del Trabajo y Previsión Social con Bachelet II y antes directora de la AFP Provida, cuando su dueño era el español BBVA y la familia Said, propietaria también de Parque Arauco. Según dice, las pensiones podrían subir 50%.

Aunque, el economista y asesor de senadores PS y ex integrante de las comisiones Marcel y Bravo, Andras Uthoff, minimizó en Twitter el grosor de la medida. “Cambiar la tabla de mortalidad es más de lo mismo. La señal es cambiar el sistema. Derechos previsionales asociados al trabajo (incluso del cuidado) y no a la capacidad de ahorro individual. Ahí está la esencia del conflicto”, dijo.

Con todo, la medida hará que se acelere el uso de los ahorros por lo que, en caso de sobrevivencia después de los 85 años, actuaría un seguro de longevidad, financiado con una parte del 5% de nuevas cotizaciones. La separación del 5% de cotización adicional, para poner una parte (2%) a subsidiar pensiones del sistema, fue el primer giro del gobierno en pensiones.

Y es que cuando fue oposición a Bachelet en 2017, la derecha criticó junto a las AFP -defendiendo la propiedad privada de cada afiliado sobre sus fondos- la misma idea que permitía abrir un pequeño boquete en el sistema de capitalización individual privado.

La paradoja fue total hace unos meses a propósito de la polémica por la profesora que demandó en tribunales su derecho a retirar parte de sus ahorros de inmediato, abriendo la posibilidad de replicar lo ocurrido en Perú.

El giro sobre el 2% venía siendo asimilado por el oficialismo en estos días. El senador Andrés Allamand comentó que había que abrirse. “Yo destinaría una parte de esos nuevos aportes a mejorar las pensiones”, dijo el RN.

Incluso deslizó que las pensiones deberían multiplicarse varias veces. “Se está hablando de un IMG (Ingreso Mínimo Garantizado) de 350 mil, yo trataría de aumentar (las pensiones hacia ese nivel)”.

Pero ese es el límite. Con la separación de las cotizaciones nuevas, el gobierno de Piñera busca cerrar flancos contra el modelo, con el acuerdo con los senadores Carlos Montes, Jorge Pizarro y Ricardo Lagos Weber, los negociadores de la ex Nueva Mayoría. Esos dos puntos porcentuales generarían cerca de 1.800 millones de dólares (0,6% del PIB aproximadamente) al año, pero no se conoce su destino aún. Y nada más. Aquí cierra el perímetro legislativo fijado por el gobierno y la ex Nueva Mayoría sobre el sistema de pensiones.

El resto son medidas no estructurales. María José Zaldívar, la ministra del Trabajo y Previsión Social, no dio ninguna idea de mayores cambios, sólo anunció cosas que han pedido las propias AFP, como permitirles por ley distribuir voluntariamente utilidades, idea nacida antiguamente de AFP Habitat, la gestora de la Cámara Chilena de la Construcción (Cchc), la misma que es dueña de Ciedess, el think tank en pensiones donde Zaldívar fue gerenta general entre 2014 y 2018.La otra idea que propuso Zaldívar es permitir por ley que se constituyan AFP sin fines de lucro, “que lo que tengan de excedentes se reinviertan en beneficio de la afiliados”, aunque igual voluntariamente.

Para la discusión posterior, dijo Zaldívar, incluso podrían analizar medidas para limitar la rentabilidad de las AFP, aunque no dio pistas. También anunció que propondrá que, nuevamente en forma voluntaria, las AFP puedan rebajar o eliminar la comisión a afiliados que posterguen su pensión o que lleven muchos años cotizando. Estas y otras medidas, dijo, van en la línea de una revisión profunda a las normas que regulan las AFP, pues “cumplen un rol social que nosotros tenemos que resguardar”.

No obstante, esta semana Briones anunció que podrían abrir una hoja de ruta para elevar en 50% la PBS y APS en un plazo de cinco años. Esto va en línea con lo que, según fuentes de la industria, el gobierno negocia en estos días, que es rebajar el plazo de subir las pensiones, aunque jamás se ha planteado, por ejemplo duplicar, la PBS o incluso llevarla al salario mínimo. Hay un desincentivo al ahorro, dicen desde las AFP, si se equipara la PBS con el sueldo mínimo, ya que nadie se interesara en cotizar si la pensión futura se asegura será igual a su sueldo.

Otra idea es reducir los años de cotización exigidos para obtener los beneficios de la clase media anunciados por Piñera. Y, finalmente, también se consideraría la idea de permitir que la gente extraiga una parte de sus ahorros al jubilarse, como en Perú.

Las AFP, de hecho, han guardado silencio. Desde el estallido social de octubre la industria no ha abierto la boca. Solo hablan fuera de micrófono.

En el mercado, en tanto, se reconoce que habrá cambios y hasta hoy no han criticado la idea de dividir las nuevas cotizaciones.

¿Fin a las AFP?
Si el acuerdo que están cerrando Piñera y la ex Nueva Mayoría fructifica, la continuidad de las AFP y del sistema de capitalización individual habrá quedado fuera del debate y con saltos acotados en pensiones.

Según Fundación Sol, el nivel de gasto de Chile en pensiones (4% de PIB) es menos de la mitad de la OCDE, lo que deja espacio para ampliarlo. Pero llevar todas las pensiones del Pilar Solidario a niveles del salario mínimo, o al IGM, significa casi triplicar el gasto actual de dicho pilar: más de 6 mil millones de dólares. Nivelar el 100% de las pensiones con el salario mínimo multiplicaría aún más los montos.

Y los ingresos parecen no acercarse. Según el preacuerdo tributario que negocian entre oposición y el gobierno, se obtendría algo más de 1.100 millones de dólares. En el mejor escenario, si es que Piñera se atreve a gravar con impuestos a actividades como la compra y venta de acciones (impuestos a la ganancia de capital que eliminó Ricardo Lagos), terminar con la renta presunta y establecer un impuesto al patrimonio de las principales fortunas del país, podría acercarse a los 2 mil millones de dólares (0,8% del PIB). Pero parte de ese dinero también debe ir a financiar el resto de su Agenda Social.

La alternativa es usar recursos que tiene ahorrados el fisco o endeudarse como ya se anunció. Chile tiene 15 mil millones de dólares en Fondo de Estabilización Económico y Social (FEES) y otros 10.500 millones de dólares en el Fondo de Reserva de Pensiones.

“El problema es que para financiar gastos permanentes (pensiones) necesitas fondos permanentes y si sacas del FEES, no puedes sacar para ahora sino para todos los años”, dice Kremerman.

Por eso, Fundación Sol reafirma la necesidad de reevaluar el sistema de pensiones y pensar en hacer una transición ordenada a un sistema de reparto, donde se usen parte de los recursos ahorrados en mejorar las pensiones actuales y futuras.

Ximena Rincón no ve ese camino viable y cita para ello las encuestas (de AFP y algunas consultoras) en que las personas se niegan a ceder sus cuentas individuales.

Y es que las AFP y las compañías de seguro tienen multimillonarios montos de los fondos invertidos en las grandes empresas chilenas, por lo que un cambio afecta la bolsa local y, por ende, las propias rentabilidades de los fondos de los trabajadores.

Las AFP ganan, en promedio, 500 millones de dólares al año y este 2019, solo a septiembre, ya sobrepasaron esa cifra.

Fernando López, académico de la Universidad Alberto Hurtado, periódicamente realiza estudios sobre el funcionamiento de las AFP y advierte que, aun cuando  no soluciona el tema de las pensiones, esto deslegitima el sistema e inhibe la intención de ahorrar.

Pero es que las AFP y las compañías de seguro (que manejan fondos de pensiones) poseen entre 20% y 25% de la propiedad, o deuda, de las principales empresas de la bolsa local, financiadas con recursos del sistema de pensiones. Los afiliados son socios de las empresas eléctricas, sanitarias, de alimentos y bancos. Pero, paradojalmente, no pueden influir en lo que les cobran en su diario vivir.

Por eso, causa terror en Sanhattan, el barrio financiero de Santiago, la idea de que el Estado pase a administrar el total de los fondos y que no sean las AFP la contraparte de los grandes grupos económicos.

Sin embargo, Kremerman explica que no necesariamente tendrían que moverse drásticamente las inversiones actuales, sino con un calendario acordado.

Para ello cita un informe de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), que dispone un manual para transitar hacia un sistema de reparto, como lo ha hecho gran parte del mundo, aunque algunos mezclados con cuentas individuales.15 mil millones de dólares en Fondo de Estabilización Económico y Social (FEES) y otros 10.500 millones de dólares en el Fondo de Reserva de Pensiones.




https://www.eldesconcierto.cl/2019/11/19/pinera-frente-a-su-peor-pesadilla-acabar-con-el-sistema-de-pensiones-que-creo-su-hermano/

Familiares de fallecidos en bodega Kayser presentan querella y exigen reconstitución de escena



El abogado de los querellantes explicó que habrían diversos antecedentes que no están siendo considerados por la investigación, por lo que "queremos una reconstitución de escena y la otra etapa sería el aspecto de la exhumación".

Este martes un grupo de familiares de Manuel Muga y Andrés Ponce, dos de los cinco fallecidos en el incendio de la bodega Kayser en Renca, presentaron una querella contra quienes resulten responsables por los delitos de homicidio calificado y obstrucción a la investigación.

Lorenzo Morales, abogado querellante y representante de las familias, explicó que va a entregar metaperitajes con especialistas y bomberos, además de solicitar nuevas diligencias debido a que hay antecedentes que no estarían siendo considerados en la causa, como el hecho de que existan cuerpos que presentan múltiples fracturas y de que no hay claridad respecto a la causa de muerte.

Además de estos antecedentes, el abogado explicó también que familiares de los fallecidos encontraron algunas pertenencias de una de las víctimas en el lugar del incendio, entre ellas, llaves y un pantalón. “En su momento cuando la familia encontró aquello (las llaves y el pantalón), quiso entregárselo a la policía“, explicó Morales, quien agregó que al fiscal del caso “parece que no le interesó“.



En esa línea, Morales sostuvo que “queremos una reconstitución de escena y la otra etapa sería el aspecto de la exhumación“.

El abogado explicó además que desde que presentaron la querella diversos testigos y actores involucrados se han acercado a ellos para presentar sus versiones. “Han pasado tres horas desde que hicimos esta querella y nos ha llegado un montón de información: quieren hablar bomberos que llegaron al lugar de los hechos, quieren hablar un montón de personas con nosotros para darnos más luces sobre aquello“, afirmó el abogado.

Cabe recordar, que los hechos ocurrieron en el contexto de un incendio ocurrido el pasado 20 de octubre durante el Estado de emergencia, y cobró la vida de cinco personas.

https://www.eldesconcierto.cl/2019/11/19/familiares-de-fallecidos-en-bodega-kayser-presentan-querella-y-exigen-reconstitucion-de-escena/

Dos días para responder: Contraloría oficia a Carabineros por uso de apodos en uniformes


Martes 19 noviembre de 2019 | Publicado a las 19:17 

La Contraloría General de la República ofició a Carabineros de Chile, institución que deberá responder en 2 días hábiles, luego de que se denunciara la presencia de efectivos policiales en Concepción sin sus identificaciones visibles.

En su lugar, sus uniformes traían apodos como identificador, incluyendo “Raptor”, “Destroyer” y “Super Dick”.


Previamente y ante la denuncia, el teniente coronel Carlos Jara de Carabineros, subprefecto de los servicios de la Prefectura Concepción, afirmó que se indagará si las imágenes son verdaderas y, de serlo, buscar a los responsables.

“Todo el uniforme está reglamentado en la normativa institucional. De detectarse alguna situación que no corresponda, es indagada para determinar responsabilidades y sancionar”, indicó.







lunes, 18 de noviembre de 2019

“No virar a la izquierda” del libro de A. Allamand

Nos parece importante colgar estos extractos del libro escrito por el actual Ministro de Defensa Andres Allamand, (un cargo dado gracias a su colaboración para derrocar al Gobierno de la Unidad Popular) ya que como todos hemos sido testigos que las ultimas manifestaciones y hace ya rato se vienen dando enfrentamientos con carabineros, así también se han realizado otro tipo de acciones, como los cortes de calles en distintos puntos de la capital a tempranas horas, lo que a provocado que los medios de comunicación de la burguesía, no han demorado en criminalizar a quienes realizan estas acciones, llamándolos de diversas maneras delincuentes, anarquistas, violentistas, lumpen, etc.

Esperamos que esos buenos ciudadanos y también algunos compañeros se saquen la venda de los ojos y comprendan que la violencia es criminalizada cada vez que los trabajadores y el pueblo la utilizan en defensa y lucha por sus derechos, pero cuando ésta es ocupada contra el pueblo trabajador, contra sus organizaciones y contra sus sueños es legitimada y avalada por medio de la prensa al servicio de los explotadores.

—————————————————————————————————

“No virar a la izquierda”, y la dedicatoria Esta experiencia es la que recoge Allamand por escrito en su libro “No Virar Izquierda”, mezcla de novela y testimonio, apología de la lucha violenta e insurreccional que la derecha desarrolló contra Salvador Allende y su Gobierno. Apareció a fines de 1974, cuando Allamand cursaba Derecho enla Universidadde Chile y recién habían cesado de humear las pilas de libros que con tanto entusiasmo los militares quemaban en los días siguientes al golpe. El texto muestra claros elementos autobiográficos, y aparece como una auténtica radiografía del espíritu de rabiosa violencia que se apoderó de los que luego serían triunfadores en septiembre de 1973. El libro está encabezado por un “Saludo a Andrés Allamand en el Nacimiento de su Primer Libro”, firmado por Nina Donoso, quien entre otras cosas señalaba: “¡Que triste fue esa guerra, esos mil días negros donde cayó el tambor de la azul cacerola y ustedes, nuestros hijos, se tomaron el cielo como si se tomaran en la calle una rosa! Andrés, fuimos Quijotes de una causa sagrada, luchábamos contra monstruos, disparando palomas”…

La izquierda no cree que Allamand fue una “paloma”. “No Virar Izquierda” contiene no pocos ejemplos de la clase de “palomas” que solían disparar los jóvenes opositores en su afán de “tomarse el cielo”. Así por ejemplo, se describe la participación de los protagonistas en manifestaciones antigubernamentales en el barrio alto de Santiago: “Partimos corriendo hacia donde estaban armando una barricada. Nos integramos rápidamente al grupo. En un par de minutos las llamas tenían más de dos metros e iluminaban la calle. Las viejas hacían sonar las cacerolas sin parar (…) En eso, un inocente chofer de micro dobló por Los Leones hacia Providencia. Grave error. “–¡Krumiro, krumiro! –insultaron todos al tiempo que corrían a la micro. Salieron las primeras piedras, que impactaron en las ventanas de los lados. Los pasajeros, adentro, gritaban enloquecidos. “–¡Al chofer, al chofer! –era la orden (…) “El Tata apodaban al que mandaba (…) Bruscamente aparecieron unos lolos corriendo. Eran tres. El mayor tendría a lo más unos dieciséis años. “–Tata –le dijeron anhelantes–, viene un trole en la otra cuadra, ¿lo podemos hacer recagar? –Al Tata se le iluminó la cara. “Los lolos se taparon la cara con unos pañuelos que en un pasado remoto debían haber sido blancos (…) Partieron embalados. En la carrera se les unieron unos cuantos más (…) Lo primero que hicieron fue colgarse de los cables al trole en marcha. Desconectado, el trole se detuvo (…) Los lolos, sin dar tiempo al chofer ni de que se parara de su asiento, se subieron al vehículo, palo en mano. “–¡Ya, huevón, te fuiste, partiste! –le gritaron, amenazándolo con los garrotes en alto. “El chofer puso cara de espanto. Los pasajeros, paralizados, no atinaban a nada que no fuera no moverse… Los lolos demostraban una decisión y una fiereza asombrosas. “–¿Qué no entendís castellano? ¡Ándate, te dicen! –le gritaron de nuevo mientras lo zamarreaban (…) ¡Apúrate, mierda! Chao, pesca’o, chao, pesca’o –y nuevo empujón (…) Una vez que el chofer se hubo bajado, los lolos se dirigieron a la gente, que seguía inmóvil. “–¡Abajo, abajo, vamos bajando! Si no, quemamos el trole con ustedes adentro –advirtieron. “Un viejo de anteojos trató de resistirse. Se paró y avanzó hacia los lolos con claras intenciones de agredirlos. Sin inmutarse, el más chico le hizo comerse un tremendo palo en la cabeza, que de pasada le quebró los anteojos. Antes que se repusiera, de dos patadas lo dejaron sentado en la calle (…) Los de afuera… procedieron a quebrar los pocos vidrios que quedaban intactos. Fue suficiente. Los pasajeros empezaron a bajar, empujándose, atropellándose unos con otros. El viejo de los anteojos imploraba, lloroso, que lo dejaran subir a buscar su portafolio… “Lo cruzaron en la calle (al trole) y trataron de quemarlo. No prendía. ¡Los troles no usan bencina, que es la que se inflama! Hizo su aparición entonces el engendro criollo de ‘Misión Imposible’. Le conectó un suspensor al vehículo, sacó unos cables, arrancó otros, abrió unas tapas, cuidadosamente hizo contacto entre dos polos opuestos y se produjo la explosión. Saltaban millones de chispas, producto del tremendo cortocircuito. El objetivo lo logró sólo a medias… “El Tata desesperadamente buscaba cómo solucionar el impasse. Se fijó entonces en una vieja parada en la vereda del frente, que observaba detenidamente el proyecto de incendio. Tenía a su lado un bidón azul. El Tata corrió hacia ella (y procedió a robarle la parafina)… Sin detenerse, le sacó la tapa al bidón. Llegó hasta el trole y le vació el contenido equitativamente entre las distintas ruedas. Un segundo más tarde, el trole ardía por los cuatro costados. “–Nuevamente, muchas gracias, señora.La Patriase lo agradecerá –le dijo, mientras le devolvía el bidón sin una gota del, en esos días, apetecido combustible”.Estos fragmentos están extractados de las páginas76 a83 . Más adelante, Allamand caracteriza a estos personajes como “cabros choros, valientes, decididos y que no tenían nada que ver con leseras” (página 87 :No virar izquierda Andrés Allamand 1974 EDIMPRES.Santiago de Chile).

En pleno enfrentamiento conla UP. Tambiénes de antología el pasaje que describe el levantamiento de una barricada enla Plaza Italia, a manos de los estudiantes opositores: “Cuando llegamos a la esquina, justo nos dieron la luz roja. Nos metimos a la calle velozmente, ante la mirada atónita de los automovilistas. En breves segundos, cada uno botó su neumático al suelo, y los encargados los rociaron con grandes cantidades de parafina… Al solo contacto con las antorchas, la parafina encendía y los neumáticos luego de una violenta llamarada empezaban a quemarse. “En breves y contados segundosla Alamedaera un infierno. Gran cantidad de pequeños volcanes surgían del suelo. Como esperábamos, se levantó un humo espeso y negro (…) El tacto se armaba y crecía a cada minuto. Los autos que subían o bajaban por Alameda sólo veían el tráfico y a lo más una humareda. Cuando los conductores advertían lo que ocurría, recién entonces se les venía a la cabeza girar en U. Ya era tarde: otros autos les habían cerrado el camino. Las bocinas no sonaban de pitear. Uno que otro grito iracundo se dejaba oír… Como al cuarto de hora, con las llamas en su punto más alto, se produjo el primer problema. “Un camionero, upeliento y krumiro, que estaba en segunda fila y que nos había insultado hasta cansarse, en audaz maniobra se subió a la vereda y se lanzó rajado, para tratar de pasar entre los neumáticos. “–¡Piedra con él, mierda! –gritó alguien (…) “Todos corrimos hacia el camión, lanzándole todo lo que tuviéramos a mano. Cuando ya traspasaba el límite, derrotándonos, un lolo corrió frente a él. Blandía un trozo de cañería en la mano (…) Saltó impulsado por un resorte invisible y se colgó del espejo lateral, afirmado en una puerta de la pisadera. Le descargó el fierrazo en medio del parabrisas, destrozándolo (…) La valiente y aguerrida actitud nos encendió el espíritu (…) Ver al camión detenerse fue la expresión cabal de nuestra victoria. El camionero abrió la abollada puerta despacito y se bajó con las manos en alto. “–No me peguen, por favor –imploraba. “Lo sacaron de los límites de la barricada entre una ensalada de combos. Su cuerpo se sumergió en una pila de puños que lo golpeaban sin misericordia. El camionero no se defendía, apenas se cubría. A nadie los que le pagaban le importó. Empujamos el camión fuera de la barricada, que fue a estrellarse a un poste, peligrosamente cerca de los automovilistas del frente” (páginas 156–159 “No virar izquierda” Andrés Allamand. 1974.EDIMPRES.Santiago de Chile).

La “toma” de un Liceo y el destino de la UP. Unode los ejes principales del libro es la historia de la toma del Liceo Benjamín Vicuña Mackenna (aparentemente el Lastarria) donde estudian los protagonistas: “La defensa del liceo se basaba en lo que pudieran realizar los miembros del grupo escogido. Eran exactamente doce. Cuatro de ellos armados. Eran los patos malos del liceo. Inefables camorreros. En caso de producirse un intento de retoma, en cada uno de los lugares preestablecidos había un cajón lleno de bombas molotov, preparadas por los químicos del grupo. Eran botellas vineras, las que mejor se quiebran, con bencina, azúcar y aserrín para mantener las llamas. El resto de los tomadores habrían de arreglárselas a peñascazos y hondazos”(página 133 “No virar izquierda”. Andrés Allamand. 1974. EDIMPRES. Santiago de Chile). Un momento realmente espectacular de la novela se produce cuando los estudiantes descubren a un joven infiltrado de la UP: “Saltamos para atrás levantando las pistolas. “–¡Muévete y te mato! –lo amenazó Gerardo. “Retrocedimos lentamente, en el colmo de la excitación, sin quitarle los ojos de encima. Lo observamos con atención. Alto y moreno. De unos 20 años. Vestía blue jeans y una parca negra. Estaba muerto de susto. Algo intentó balbucear. “–¡No digai ni una huevá! –se le adelantó Gerardo. “–Yo… no… he hecho nada… nada… –tartamudeó. “Se ganó el primer coscacho. Se lo pegó Emilio”. Proceden luego a interrogar al intruso: “–¡Contesta, mierda! –gritó Gerardo, pegándole con el cañón de su pistola en las costillas. Soltó un grito y se retorció de dolor. Se llevó instintivamente las manos a la parte afectada. “–¡Las manos a la pared! –gritó Gerardo de nuevo, golpeándole fuertemente los dedos… Bruscamente el intruso se dio vuelta y trató de correr. Estúpido. Iluso. Emilio lo tumbó de una certera zancadilla antes que diera dos pasos. “Lo patearon de lo lindo. “–No me peguen, no me peguen. Yo no he hecho nada –rogaba, cubriéndose el rostro. Una cantidad mayor de insultos y amenazas, como asimismo una mayor cantidad de patadas, fue la respuesta. Se puso a llorar. Una precisa patada, donde duele de veras, lo dejó sin respiración. De las mechas lo pararon y lo pusieron nuevamente de cara a la pared. “–A la otra no la contai –amenazó Gerardo. No bromeaba. “El intruso prorrumpió en sollozos (…) Las lágrimas le corrían por la cara, que empezaba a hinchársele”. Pero el martirio no cesa: “La inmediata golpiza fue macabra. Al poco rato la cara del intruso era una masa informe, llena de sangre, moretones y polvo. Lo golpeaban sin piedad. Con verdadero rencor. Con franco odio. En medio de la paliza saltaba una que otra pregunta… antes que tuviera tiempo para contestar, nuevos golpes lo remecían. Gerardo los paró. Si no, lo mataban. “–Ta güeno. Ya es suficiente. ¡Empelótenlo y échenlo a la calle! “Apenas se tenía en pie. Le sacaron la ropa. A tirones. Rajándosela. Daba lástima. “–Oye –se dirigió a él Gerardo. Estaba de pie, con frío, con vergüenza y los sentidos algo embotados. La cabeza gacha. Tambaleándose. “–¡Mírame! “Una patada lo hizo levantar la cabeza. Gerardo sacó la pistola, que con anterioridad había guardado en la funda, y se la pegó a la sien derecha. El intruso casi se cae de miedo. “–No te mato pa’ que les digai a tus amigos lo que les espera. Si te veo de nuevo, no te perdono. ¿Entendiste? (páginas 176–186 “No virar izquierda”. Andrés Allamand.1974. EDIMPRESS. Santiago de Chile).

El odio hacia la izquierda En otro pasaje, el protagonista dice, refiriéndose a los militantes dela Izquierda: “¡Cómo los odiaba! De haber podido agarrar a uno lo habría pateado hasta no poder mover las piernas y le habría pegado hasta romperme las manos, hasta no poder levantarlas” (página 67.”No virar Izquierda. Andrés Allamand. 1974. EDIMPRES. Santiago de Chile ). La izquierda habla juzga a Allamand de terrorista…¿lo fue? Frente a los atentados terroristas que se multiplicaban durante el paro de los camioneros, el libro de Allamand dice: “Los atentados eran incontables. Los oleoductos y cañerías volaban en las noches, cortando el combustible a las ciudades, pero incentivando a los fieros camioneros, tonificando el paro” (página 71. “No virar izquierda”. Andrés Allamand. 1974. EDIMPRES. Santiago de Chile). Luego, se describe el aporte de los manifestantes estudiantiles al paro del comercio: “Íbamos cerrando los negocios y quebrando algunos vidrios a quienes no accedían a nuestras caballerosas peticiones” (página 89. “No virar izquierda”.Andrés Allamand. 1974. EDIMPRES. Santiago de Chile ).

Las brigadas civiles. Sobre los incidentes entre propagandistas nocturnos, se cuenta una anécdota sobre un personaje llamado “Grone”, que dispara a un militante de las Brigadas “Ramona Parra” durante un rayado nocturno de los jóvenes dela UP: “El negro se detuvo y fríamente le hizo puntería. Le vació la nuez del revólver (un 38, cinco tiros). El otro saltaba y se retorcía en el pavimento” (página 119.”No virar izquierda”. Andrés Allamand. 1974. EDIMPRES. Santiago de Chile).



https://antagonismosocial.wordpress.com/2011/09/17/no-virar-a-la-izquierda/

La Historia Oculta del Régimen Militar

Donde Están?

Entradas populares

¡TERMAS DE POLLOQUERE Y SURIRE EN PELIGRO!