Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

miércoles, 24 de febrero de 2010

Juez Garzón busca indagar a familia de Pinochet por blanqueo de capitales


24 DE FEBRERO DE 2010
Los exhortos, según la Corte, llegaron a Chile el lunes y en ellos el magistrado de la Audiencia Nacional española pide que se notifique e interrogue a la viuda del dictador, Lucía Hiriart, de una querella por blanqueo de capitales.

La Corte Suprema estudia dos exhortos enviados por el juez español Baltasar Garzón, que busca indagar a familiares y colaboradores de Augusto Pinochet por blanqueo de dinero, informaron hoy fuentes judiciales.
Los exhortos, según la Corte, llegaron a Chile el lunes y en ellos el magistrado de la Audiencia Nacional española pide que se notifique e interrogue a la viuda del dictador, Lucía Hiriart, de una querella por blanqueo de capitales.
La querella fue presentada en Madrid por la española Fundación Salvador Allende y está dirigida además contra el presidente del Banco de Chile, Pablo Granifo; el ex gerente en Nueva York de dicho banco, Hernán Donoso, y el ex albacea de Pinochet, Óscar Aitken, quienes también deberían ser notificados e interrogados.
La acción judicial se deriva del descubrimiento de cuentas secretas que Pinochet mantenía en el Riggs Bank de EE.UU. y en otros bancos extranjeros, que dio lugar en Chile a un juicio para determinar el origen de la fortuna del dictador, fallecido en diciembre de 2006.
En 2007, la Fundación Salvador Allende pidió en España la persecución penal de quienes colaboraron con el ocultamiento de los supuestos fondos ilícitos del general, después que el Riggs Bank reconoció que había ocultado 9 millones de dólares en cuentas secretas y aceptó pagarle esa suma.
Según la investigación, Pinochet acumuló algo más de 26 millones de dólares en esas cuentas, de los que 20 millones no tienen justificación legal.
Al morir, el general estaba procesado en este caso por fraude tributario y uso de pasaportes falsos, además de desaforado (paso previo al procesamiento) por malversación de fondos públicos.
Garzón, además, dispuso que los querellados paguen, en conjunto, una fianza de 77.348.374 dólares y señaló que de no hacerlo en un plazo de diez días, los tribunales embarguen sus bienes y bloqueen sus cuentas por la cantidad mencionada más un tercio, según fuentes judiciales.
Esos montos, según asegura el juez español en los exhortos, son pedidos en el caso de que, al finalizar el proceso, la justicia acoja las demandas.
El magistrado solicita que se interrogue a todos los querellados, “con asistencia de abogados, sobre los hechos que se imputan en la querella”, según un pliego de preguntas que se adjuntará.
Asimismo, pidió que se permita la presencia de un representante de la parte querellante durante los interrogatorios, “si la legislación chilena lo permite”.
Según el procedimiento, será la II Sala Penal de la Corte Suprema la que decida si acoge o no los exhortos, previo informe de la fiscal Mónica Maldonado, cuyas conclusiones no son vinculantes y suponen solo una recomendación para los jueces que resolverán.
En caso de que la solicitud de Garzón sea aceptada, las diligencias serán realizadas por el juez Manuel Antonio Valderrama, actual encargado del juicio sobre la fortuna de Pinochet.
Hace algunos meses, cuando se anunció en España que Garzón enviaría las cartas rogatorias, Valderrama advirtió que en Chile no se indaga el blanqueo de capitales en este caso.
La abogada Carmen Hertz, querellante contra Pinochet, dijo a radio Cooperativa que espera que “en el marco de la legislación internacional” los exhortos de Garzón sean tramitados “como corresponde”.
Mientras la familia y abogados de Pinochet han guardado silencio, el diputado derechista Iván Moreira calificó de “persecución política contra una mujer de 87 años la gestión de Garzón, “que lo único que busca es protagonismo, ya que en su país cada día está más desprestigiado”.

sábado, 13 de febrero de 2010

Testigo lamenta que haya que cruzar el océano para tener justicia

13 DE FEBRERO DE 2010
Caso Podlech

El implicado en la desaparición del sacerdote Omar Venturelli fue detenido en julio de 2008 en el aeropuerto madrileño de Barajas en cumplimiento de una orden europea de detención y entrega emitida por las autoridades italianas y el 13 de agosto fue extraditado a Italia y encarcelado en la prisión de Rebibbia (Roma). En tanto, Nicola Caricaterra, abogado del ex fiscal militar, mostró sus aprensiones sobre el tema, debido a que se está juzgando en otro país por hechos que acontecieron hace más de 37 años y por personas que no han vivido la realidad.

El ex preso político Jorge Acuña, quien testificó en el juicio en Italia contra el ex fiscal militar Alfonso Podlech, lamentó este sábado que “sea necesario cruzar el océano para que se haga justicia” en la desaparición en Chile del ex sacerdote ítalochileno Omar Venturelli.
Acuña fue citado por el juez del caso como testigo contextual y declaró este viernes en la quinta audiencia del juicio contra el ex fiscal militar de Temuco (sur) como cómplice en el secuestro y desaparición de Venturelli, en 1973.
“Era muy activo en la represión de la dictadura (de Augusto Pinochet). Me interrogó en sucesivas ocasiones, formuló una acusación en mi contra y fui condenado a cinco años de prisión”, afirmó Acuña a Radio Cooperativa.
La Fiscalía italiana abrió en 1998 una investigación para esclarecer la desaparición de cuatro ciudadanos ítalochilenos durante la dictadura (1973-1990), entre ellos el ex religioso, cuyo paradero se perdió mientras permanecía en arresto político.
Podlech fue detenido en julio de 2008 en el aeropuerto madrileño de Barajas en cumplimiento de una orden europea de detención y entrega emitida por las autoridades italianas y el 13 de agosto fue extraditado a Italia y encarcelado en la prisión de Rebibbia (Roma).
“Es una lección sin duda. La Justicia siempre es sana para la democracia. Como sociedad, Chile requiere de actos de Justicia”, declaró Acuña, quien se mostró convencido de que el tribunal italiano condenará al ex funcionario del régimen militar.
En tanto, el nuevo abogado de Podlech, Nicola Caricaterra, en declaraciones que publica el diario El Mercurio, mostró sus aprensiones sobre este juicio.
“Es un proceso bastante extraño porque se desarrolla en Italia, un país que está muy lejano geográficamente de Chile, se refiere a unos hechos que ocurrieron hace más de 37 años y además deben ser juzgados por personas que no han vivido esa realidad y para quienes esto puede parecer como una historia casi mitológica”, estimó.
Caricaterra consideró que en estas circunstancias “es muy difícil reconstruir los hechos, y por eso se corre el riesgo de que (el juicio) se convierta en un proceso a un periodo histórico más que un proceso penal propiamente tal”.
Por su parte, Alfonso Podlech Delarze, hijo del acusado y que también asistió a la audiencia, opinó que éste es “una especie de juicio político, porque no se centra en lo jurídico, ya que todos los testimonios son de contexto personal o incluso de familiares que han declarado tal o cual cosa”.
Omar Venturelli, ex cura que había dejado los hábitos para casarse, se presentó voluntariamente en el regimiento “Tucapel”, de Temuco, el 25 de septiembre de 1973, tras enterarse por una emisora de radio local de que era requerido por las autoridades castrenses.
Venturelli, que tenía 31 años, estaba casado y era padre de una niña, fue trasladado posteriormente hasta la cárcel de Temuco, a 672 kilómetros de Santiago, donde fue visto por otros presos hasta el 4 de octubre de ese mismo año, fecha en la que se perdió su rastro.
Un documento firmado por Alfonso Podlech señaló que el ex sacerdote había sido liberado, pero nunca más se supo de él.

http://www.elmostrador.cl/pais/2010/02/13/testigo-lamenta-que-haya-que-cruzar-el-oceano-para-tener-justicia/

La Historia Oculta del Régimen Militar

Donde Están?

Entradas populares

¡TERMAS DE POLLOQUERE Y SURIRE EN PELIGRO!