Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

miércoles, 1 de febrero de 2012

Andrea Ojeda renunciada asesora de Piñera, rompió su silencio. Tuvo que dejar La Moneda por el bullado caso del homenaje al torturador Krassnoff donde deseo "éxito" a los organizadores. Hubo “manos negras”, dijo


Por Pilar González
La mujer militante de RN llegó al gabinete presidencial, para contestar todas las cartas que llegan al escritorio de Piñera. Era la jefa de un equipo de 40 personas. Hasta que respondió que les fuera bien y tuvieran éxito a una actividad donde el alcalde de Providencia, el ex DINA, Cristián Labbé, (UDI) le rendiría homenaje al torturador Miguel Krassnoff en dependencias municipales. Cambio21 la dio a conocer en exclusiva y causó un gran revuelo político-ciudadano. Ojeda tuvo que renunciar y habló en una revista evángelica, ya que profesa esa religión. Hoy trabaja en un organismo de su propio partido
La ex asesora presidencial Andrea Ojeda, (RN) quien estuvo a cargo de responder a la invitación del alcalde de Providencia, el ex integrante de la DINA, Cristián Labbé, (UDI) para que Sebastián Piñera participara en el homenaje al represor Miguel Krassnoff, dio una entrevista a la publicación Prensa Evangélica, donde sostiene que "creo que hubo mala intención de Patricio Malatesta", gerente general de la Agencia Orbe, quien había solicitado una respuesta del mandatario para este acto.

Recordemos que Ojeda tuvo que salir de la administración Piñera, por estar a cargo de la polémica respuesta a un homenaje al violador de derechos humanos Miguel Krassnoff, señalando, a nombre del Presidente Piñera, "manifestarle sus felicitaciones y sus mejores deseos de éxito, como también su saludo afectuoso a quienes asistan a este homenaje".

Krassnoff está condenado y preso en el penal de Peñalolén, acusado de varios homicidios, secuestros, torturas y desaparición de personas durante la dictadura.

La misiva respondiendo la invitación por parte del gabinete de Piñera fue dada a conocer en exclusiva por Cambio21, al igual que la invitación a la actividad que encabezaba Cristián Labbé, para homenajear a su amigo de labores en la DINA, Miguel Krassnoff. Labbé, ex integrante también de la policia secreta de Pinochet,  puso a disposición de los organizadores del evento, un salón en el Club Providencia de calle Pocuro.

La entrevista en la revista evángelica

En la entrevista, se señala que Ojeda es hija de un pastor, comprometida con su iglesia y se refieren a ella como "hermana en Cristo". Desde su nuevo puesto como subdirectora del Instituto Liberad de Renovación Nacional se refiere al bullado caso Krassnoff que la dejó fuera de La Moneda.

"El vocero de Gobierno, en su declaración, dio a entender que yo no era directamente responsable. Quienes estamos en política hace mucho tiempo sabemos que los cargos tiene ciertas responsabilidades. Son los derechos y deberes por decirlo así. La verdad que fue muy duro, muy difícil, porque tuve que asumir la responsabilidad política. Si bien es cierto que yo no escribí la carta de respuesta, se cometieron errores en los procesos porque no me consultaron. Pero es tú equipo, tú eres la jefatura responsable de ellos. Yo como tal, eso me llevó a presentar mi renuncia", sostiene.

Ojeda señala además que "el tema de los DD.HH. es algo muy sensible en el país, algo que el presidente Piñera respeta mucho, y en lo personal, también. Si yo seguía iba a haber una tensión constante (...). Fue muy duro el episodio., fue una situación compleja para mi familia, que no actúan en política. Un día iba escuchando la radio y mi hija me preguntó por qué el presidente estaba enojado conmigo... Pero para mí lo más difícil fue escuchar llorar a mi papá, que es pastor y misionero. Todavía me da pena cuando me acuerdo".

En la publicación le preguntan si considera que todo lo ocurrido fue un montaje, frente a lo cual responde: "No, pero creo que si hubo una mala intención de parte de quienes enviaron el email, (a La Moneda, invitando a Piñera) particularmente de Patricio Malatesta" (organizador del evento de homenaje a Krassnoff y actual gerente de Agencia Orbe).

Continua su relato diciendo que "recibimos un email de Malatesta con la invitación, y nuestra respuesta fue a su email. ¿Cómo llegó la carta aCambio21, si era un email personal? Saca tus conclusiones...Cabe señalar que el mencionado Patricio Malatesta, es oficial de la Armada en retiro", dice Andrea Ojeda, ex asesora de Piñera.

Por último, Ojeda señala que "como profesional cristiano tienes que destacarte, y hacerlo con la forma de trabajar, con la forma de entregar tu labor profesional a los demás. Hacerlo con excelencia, obviamente. Con mucho respeto, sin dejarte llevar por el resto, con ideas claras".

¿Quién es la ex asesora?

Para que no lo olvide, según una entrevista publicada por Qué Pasa, cerca de 110 mil cartas y correos electrónicos ha recibido el presidente Sebastián Piñera desde que asumió el mando en marzo de 2010.

Quien procesaba toda esta información era la ingeniera comercial Andrea Ojeda Miranda. Militante RN y ex candidata a diputada por Concepción, lideraba un equipo de 40 personas que debían leer y responder toda la correspondencia que envía la ciudadanía al Mandatario.

Andrea Ojeda, claramente no era mayormente conocida hasta este episodio que le costó el puesto, por el que recibía la suma de $2.547.111, de acuerdo a la información de Gobierno Transparente.


El bullado caso Krassnoff

El homenaje fue para el brigadier de Ejército (r) Miguel Krassnoff, uno de los criminales más siniestros de la dictadura, que actualmente cumple condena en el penal Cordillera por casi 150 años de presidio.

Este reconocimiento fue organizado por el coronel (r) y actual alcalde de Providencia, Cristián Labbé, de la UDI y ex agente de la DINA, quien producto de la polémica generada, optó por no asistir señalando que tenía compromisos agendados con anterioridad.

El alcalde, a pesar de las diversas críticas que le hicieron desde todos los sectores, incluso de su propia coalición política (UDI-RN), no dio pie atrás y siguió con la idea del acto que terminó con millonarios destrozos y enfrentamientos entre personas.

Para el sociólogo Pablo Huneeus el episodio de Cristián Labbé y su homenaje al torturador Miguel Krassnoff le preocupa mucho, porque "hoy nadie tiene culpa de nada, se comete terrorismo de Estado y nadie responde. Yo me pregunto cómo no va a existir alguien mejor. Hoy tenemos unos reyecitos inamovibles, imposible de desafiarlos, porque no se puede hacer nada contra un alcalde; éstos no le rinden cuentas a nadie, los concejales no sirven para nada. El alcalde actualmente destruye la comuna. Mira lo que está haciendo con Providencia, destruir casas maravillosas para construir edificios", asevera.

Cabe señalar que en la invitación firmada por Labbé Galilea, quien estuvo en la cresta de la polémica por sus actuaciones y declaraciones en el conflicto educacional, se señalaba además que se haría la presentación de la cuarta edición del libro escrito por Gisela Silva Encina llamado "Miguel Krassnoff, Prisionero por servir a Chile"...Y agrega la esquela de la invitación, que esta "versión está complementada y actualizada, cuyos ejemplares estarán disponibles para ser adquiridos por los asistentes"



http://www.cambio21.cl/cambio21/site/artic/20120201/pags/20120201174511.html

UDI: los guardianes de la Revolución Silenciosa

1 de Febrero de 2012

No conozco país alguno que tenga un partido político como la UDI. Tampoco la propia historia de Chile conoce un movimiento político de la profundidad, la rigurosidad ideológica y el alcance de la UDI. Las dos experiencias actuales de la derecha en el poder en América Latina —México y Colombia— corresponden a fenómenos distintos, y con posiciones en materias morales y de participación del Estado en la economía que horrorizarían a la ortodoxia gremialista.

La UDI es el único partido grande, en los años de democracia, que no ha sufrido escisiones y que sus crisis internas no han terminado con divisiones y salidas dolorosas. El Partido Socialista, pese a declararse también de profundo contenido ideológico, sufrió la más dura prueba al tener en la última elección a dos ex militantes de su partido corriendo por fuera de la Concertación. La debacle municipal del 2008 terminó con la salida de los colorines de la DC. El antiguo hermano mayor de la UDI, Renovación Nacional, tiene hoy un senador ex RN y ha tenido salida de militantes hacia el gremialismo. Incluso el propio Partido Comunista ha tenido a lo largo de estos años, pese a sus camisas amarantas, deserciones de militantes importantes hacia la Concertación y otros movimientos sociales.
Como ocurre en Irán, y pasó en la España de Franco, la fórmula es una mezcla exacta de disciplina ideológica con pragmatismo y lectura fina de lo que el pueblo quiere de sus gobernantes.
Más aún, no solamente no ha sufrido los dolores de otros partidos, sino que ha aumentado su votación. En el año 90, el primer Congreso tenía solo 14 diputados UDI, que parecían en realidad restos de un legado autoritario. Hoy muerto Pinochet, y anatematizada la dictadura, la UDI, surgida para ser la expresión política de las ideas de la dictadura, y ser capaz de defender lo que llamaba la idea de democracia protegida de Jaime Guzmán, goza de excelente salud política. Posee 39 diputados y 8 senadores, con los que hace valer su peso en el Congreso. Los números de las votaciones también son admirables. En la elección de 1989, la UDI sacó cerca de 670 mil votos, y en la última superó el millón y medio de votantes, en un país con padrones que se mantienen estáticos y que en materias morales e ideológicas ha avanzado en un sentido distinto a lo que piensa y por lo que ha bregado la UDI en estas dos décadas. A manera de comparación, la Democracia Cristiana hizo el camino inverso: superaba el millón 700 mil votantes en el 89 y hoy no llega al millón.
La disciplina de sus huestes es admirable. No caben díscolos, ni disquisiciones ideológicas, ni acusaciones de ser más de derecha o de izquierda, ni tendencias o sensibilidades internas. Incluso sus generaciones políticas son llamadas coroneles, capitanes o sargentos, más como evidencia de cómo ejercen el poder interno que de remembranza de su antiguo origen de defensores del legado de Pinochet.
Piñera, pese a haber derrotado a la UDI, tanto el 2005 en la primera vuelta como en el 2009 al imponerse por el peso de las encuestas, debe coincidir en el gabinete con quien fue uno de sus mayores críticos: Pablo Longueira, quien con la fuerza que sólo puede dar la disciplinada UDI y su excepcional talento político le ha doblado la mano al propio Presidente en varias ocasiones.
Más aún, después de la propia muerte de Jaime Guzmán, la UDI, en vez de desmoronarse ha crecido más todavía. Pareciera cierto ese mito urbano que desde el más allá les habla, recomendándole pragmatismo cuando es necesario, pero una férrea defensa de los valores de lo que Joaquín Lavín, en un libro de alabanzas al régimen militar, llamó la Revolución Silenciosa.
¿Cuál es el elixir mágico, más allá de las voces de su creador, que ha hecho que este partido se haya convertido en el más influyente de la democracia chilena?
Como ocurre en Irán, y pasó en la España de Franco, la fórmula es una mezcla exacta de disciplina ideológica con pragmatismo y lectura fina de lo que el pueblo quiere de sus gobernantes.
Es más allá del acceso a los recursos y su tradicional defensa de los poderosos. El estrecho vínculo que mantiene con las élites empresariales -que le permite acceder de manera privilegiada a financiamiento de sus campañas políticas, centro de estudios y programas de formación de nuevos cuadros-  no  es la causa de su poder, sino el resultado  de ejercerlo. Incluso los propios escarceos populistas de Longueira forman parte de esa praxis.
Lo ideológico viene por la visión de un movimiento cuyo origen fue siempre para defender posiciones, desde el gremialismo de los años 60, que pretendía defender la pureza de la Universidad contra los vientos de cambio que se infiltraban en sus aulas, o la propia razón de ser de la UDI, que en palabras de Guzmán en el año 1989 era de un firme compromiso con el gobierno militar, su expresión política y sus principales artífices. Aunque en estos tiempos le molesta a veces su rol de vigías de la llama del pinochetismo en los años 90, sigue siendo un reducto moral, que busca ir más allá de lo que está en la ola, como ha dicho varias veces otro de sus referentes, Hernán Buchi.
Por otro lado, han sabido ser pragmáticos hasta lo sorpresivo. El propio apellido popular, y validado en exitosos resultados en elecciones en reductos tradicionales de la izquierda, y tener al Ministro de Economía más duro con el empresariado que se recuerde desde los tiempos de Allende es la prueba de hasta donde son capaces de llegar.
Y en estos tiempos de confusiones, donde el Presidente de la República debe corregirse a sí mismo y la Concertación suele aparecer avergonzada de lo que hizo en 20 años de gobierno, la fórmula de la UDI es claramente mucho más atractiva y eficiente para los votantes que todo el galimatías restante.

http://www.elmostrador.cl/opinion/2012/02/01/udi-los-guardianes-de-la-revolucion-silenciosa/

La Historia Oculta del Régimen Militar

Donde Están?

Entradas populares

¡TERMAS DE POLLOQUERE Y SURIRE EN PELIGRO!