Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

martes, 6 de marzo de 2012

How to Be Arrested In Chile Without Breaking the Law

 03/ 6/2012 3:03 pm





Jason Suder, periodista que trabaja para ‘The Santiago Times’, denunció por medio de una columna en The Huffington Post la injustificada represión de Carabineros de Chile, quienes lo detuvieron por captar evidencias de su “brutalidad” en medio de una protesta.
En su publicación, titulada “Cómo ser arrestado en Chile sin violar la ley”, Suder comenta que durante una manifestación realizada el pasado jueves en Santiago en apoyo al movimiento de Aysén, y mientras fotografiaba el violento arresto de un joven llamado Juan Balcazar, fue detenido por Carabineros sin haber cometido ninguna acción en contra de la ley.
“Carabineros hace todo lo posible para evitar que haya evidencia de esto”, expresó al tiempo en que contaba que el Subteniente O. Sepúlveda trató de frenar su acción con empujones y golpes. El hombre continuó registrando las imágenes pese a las agresiones, no obstante, al rato los efectivos optaron por detenerlo.
“En un país que intenta mejorar sus libertades de prensa, yo obedecí la ley. No hice nada malo. No hice nada ilegal. En Chile, está permitido que tomes fotos libremente en los espacios públicos, (sin embargo) mis gritos de ‘¡Prensa internacional!, ¡Prensa internacional!’ no lograron protegerme. Este ‘gringo’ tenía que irse”, añadió.
Una vez que se bajó del vehículo de los policías en la Tercera Comisaría de Santiago Centro, en el que además se trasladaba Balcazar, llamó a su editor en ‘The Santiago Times’, quien ya estaba al tanto del hecho y en conversaciones con abogados para sacarlo de esta situación. Acto seguido, comentó que tuvo que ponerse manos arriba contra la pared junto a otras 6 personas, tras lo cual los policías revisaron sus credenciales.
Una vez que se comprobó su identidad, Suder fue derivado a una celda bajo la atenta mirada de Carabineros, y se sentó junto a un grupo de detenidos que le hablaba del sistema educacional, Aysén y Pearl Jam.
Al poco rato los efectivos lo llamaron y, mientras mantenía su cámara colgada al cuello, le solicitaron ver las fotos que había tomado: “una forma educada de pedirme ver su brutalidad policial y borrar la evidencia. Les dije que no tenía las fotos”. Al cabo de unos minutos -en que lo llamaron “mentiroso”- desistieron y nuevamente lo llevaron a la celda. Suder, no obstante, ya había guardado las tarjetas de memoria con el material en uno de sus calcetines, con ayuda de un detenido mientras se desplazaban en el vehículo policial.
Tras dos horas de nerviosismo, incluso alcanzó a elaborar un dibujo de su lugar de detención, el cual guardaría a modo de “souvenir” y para que le recordara esta historia en el futuro. Al reverso, agregó notas sobre el comportamiento agresivo y confuso de Carabineros. Sin embargo, cuando se le permitió retirarse del lugar el comandante pidió ver su cuaderno y, tras hallar el bosquejo, le espetó que sólo un “terrorista” podría haber dibujado un diagrama como ese y que, seguramente, estaba planeando un ataque al recinto. Luego, arrancó la hoja y lo dirigió a la salida de la comisaría.
En este contexto Suder denunció que en nuestro país, que cayó 42 puestos en el ránking 2011-2012 de ‘Reporteros sin Fronteras’ respecto de la libertad de la prensa, la policía lanza gases y apunta a los periodistas con “cañones de agua, duchándolos con productos químicos”.
“Sin importar cuán pacíficas comiencen las protestas, las Fuerzas Especiales arriban en sus vehículos blindados y trajes de ‘Tortugas Ninja’, provocando una violenta respuesta de los encapuchados, o vándalos enmascarados”, señaló el reportero.
“La seguridad pública debe ser asegurada, pero debe existir un balance para su ejecución. Aunque la línea esté entre el hecho de mantener el orden y oprimir a las personas, es aparente que Carabineros inclina abiertamente la balanza con su excesiva fuerza”, añadió.
Por último, expresó categóricamente que “tras 23 años de tomar decisiones estúpidas y hacer travesuras a lo largo de Estados Unidos, me detuvieron por obedecer la ley en un país extranjero (…) Sólo estaba siendo una persona moral y un periodista con conciencia. Si documentar la brutalidad de la policía es suficiente como para aprehender a una persona, quizás el país no ha avanzado mucho desde los años dictatoriales, como hubiesen querido”.





http://www.biobiochile.cl/2012/03/07/como-ser-arrestado-en-chile-sin-violar-la-ley-periodista-de-eeuu-denuncia-brutalidad-policial.shtml


Original en Ingles:



Chile fell 47 spots in the Reporters Without Borders Press Freedom Index 2011-2012, an international ranking that measures countries by their treatment of the media. A deteriorating score should come as no surprise for a country where simply capturing evidence of police brutality is enough cause to apprehend a journalist. I became an example last Thursday when Chile's special police force detained me for doing just this.
During a demonstration in Santiago last Thursday to call attention to the struggle of the people of Aysén, a fishing region in southern Chile where fuel prices, a crumbling infrastructure and poor healthcare, among other things, have led to mass strikes, road blocks, and violent protests effectively shutting down the area, a young protester took off in a dead sprint across Parque Almagro. Trailing closely behind were the four officers ready to arrest Juan Balcazar for speaking up when a saw a young girl get shoved with a riot shield. As Balcazar gained space between himself and the forces behind him, two officers on motorcycles sped down Mensia de Los Nidos and brought an end to the chase. Sprinting closely behind, I began taking photos of his arrest.
2012-03-06-2012_2302_detained_suder_001.jpeg

One of the arresting officers tightened his baton around Balcazar's neck, prompting the demonstrator's brother to jump on the policeman. Aroused to action by the excitement, the surrounding officers pulled out their steel-reinforced wooden batons to subdue the unarmed 24-year-old.
Whether it's for education reform or ending police brutality, Chileans love to demonstrate. No matter how peaceful a protest begins, the special forces arrive in their armored cars and Ninja Turtle suits, stirring a violent response from the encapuchados, or masked vandals. As the hooded youths throw rocks, the police launch tear gas and target journalists with water cannons, showering them with chemicals. At the end of these weekly showdowns, tattered and beaten teenagers are locked up and a public space is destroyed in the clash between the Carabineros, the impenetrable force of military-trained police left over from the Pinochet era, and their masked opponents.
2012-03-06-2012_2302_detained_suder_002.jpg

Public safety must be ensured, but there is a balance to its enforcement. Wherever the line lies between maintaining order and oppressing the public, it's apparent that the Carabineros -- dressed in riot armor topped with military helmets while armed with batons, riot shields, and a revolver at their side -- overtly tilt the scale with their excessive force.
Carabineros go to great lengths to avoid there being evidence of this. While I captured the police brutality on camera, Subteniente O. Sepulveda F. tried to stop me with a series of powerful pushes and punches. When he couldn't deter me, he turned to punching my camera into my face, grabbing my arms, and pulling me into the violence. I continued to take pictures, until Sepulveda threw me into the back of the police car with Juan Balcazar and his brother.
2012-03-06-2012_2302_detained_suder_003.jpeg

In a country trying to improve its press freedoms, I had obeyed the law. I had done nothing wrong. I had done nothing illegal. In Chile, you are allowed to take pictures freely in a public space. My shouts of "International press! International press!" did nothing to protect me. This gringo had to go.
There were six of us crammed tightly into nine square feet of space in the back of the armored paddy wagon. The oldest detainee was 24, and the youngest was 14. No one shouted. No one called for justice. We just sat, all 12 of our knees rubbing together, in the cramped, unventilated, sweat-box of a vehicle, wondering where we were being taken.
2012-03-06-2012_2302_detained_suder_004.jpeg

When the doors opened, it didn't matter that we were being corralled into police custody -- being able to breathe after getting out of our sauna was as sweet as freedom. Unsure of anyone's phone number by memory, and not knowing whether I would be allowed a phone call while in custody, I speed-dialed my editor at The Santiago Times from my mobile. He already had heard of my detainment and had notified several press groups ready with legal representatives before I had reached him.
The police filed the six of us against a wall outside a warehouse within the Third Police Commissary in Santiago Central. When asked my age, I played dumb and spoke only in English. A guard grabbed my arm and pulled me into the warehouse to check my credentials.
What at one time could have been a basketball court was now a massive holding cell. I counted 30 detainees but lost count quickly as those inside were constantly being exchanged six at a time for the new detainees coming in. Steel barricades lined the walls, sectioning off the area into squares marked by age and gender. Beaten youths huddled together in these "cells." I felt like I was at the stock show back in my hometown in Texas, looking at the pigs and sheep waiting to be bought for slaughter. While the minors yelled and played games, those over 18 sat quietly and talked of political oppression.
Cross-checking my press pass and driver's license, the officers on guard eventually decided I was in fact Jason Suder and had me sign their guest book. I was shoved into the "Hombres Mayores" (older men) pen in the most direct line of police eyesight and sat on the cold concrete next to some of the men with whom I had suffered the ride over. They talked to me about the education system and how urgently it needs reforming; they spoke of Aysén and the armed struggle taking place there because the people want a hospital closer than 800 km outside the city, and they spoke to me about Pearl Jam.
I was soon called out of the holding area and said goodbye to my cellmates. Several Carabineros surrounded me in what I assumed was an escort out, but with my camera still hanging around my neck, they insisted I show them my photos -- a polite way for them to see their police brutality and delete the evidence. I told them I didn't have any photos. They called me liar and told me to give them my memory cards. I told them the arresting officers had already taken them. Frustrated, they returned me to my laughing comrades in the holding pen.
I threatened to give one of the guys in the holding area a knock if he pointed one more time at my faded Chuck Taylors -- my hiding place. When we were in the back of the armored car, the arrested man sitting across from me had helped me pull the memory cards out of my camera and secure them in my socks. Had the Carabineros found my cards, they would have likely released me from incarceration and possession of my photos.
In the two nervous, cigarette-free hours I was held, I had drawn a detailed sketch of the warehouse in my notebook, a souvenir and reminder for a future story. On the other side of the page were notes on the guards' aggressive and confusing behavior. When I finally was allowed to leave, the last of the men to be released, the commandant demanded my notebook. Not thinking I had done anything wrong and ready to get out of their custody, I handed it over for inspection.
I've been accused of being many different things in my life, but never have I been called a terrorist. Here in Chile, though, a commandant was telling me that only a terrorist would draw a diagram of the holding room and that I must have been planning to attack the station, as though I would have wanted to attack a place where he had brought the frustrated minors of Santiago's protests. He ripped the page from my notebook and led me to the outer gates of the commissary.

After 23 years of making mischief and stupid decisions across the United States, it took obeying the laws in a foreign country to get myself detained. I was not involved in the violence, nor was I hindering the police department's ability to do its job. I was just being a moral person and a conscientious journalist. If documenting police brutality is enough cause to detain a person, then perhaps the country has not come as far from the dictatorship years as it might have hoped.



http://www.huffingtonpost.com/jason-suder/chile-freedom-of-press_b_1324547.html

























Nuevos datos revelan Boicot de Militares a Bachelet en la madrugada del Terremoto


Bachelet y el General Le Dantec
.
A dos años del terremoto y tsunami las dudas sobre lo que pasó durante las horas siguientes aún persisten y apuntan a una acción coordinada de las Fuerzas Armadas, en la cual se le ocultó información crucial para tomar decisiones a la presidenta Michelle Bachelet y se le denegaron los medios que permitirían monitorear y enfrentar de mejor manera la catástrofe.
Cambio21 en su edición impresa, muestra en exclusiva la declaración judicial de la entonces jefa de la Onemi Carmen Fernández, y revela datos inéditos como las conversaciones secretas que tenían desde la Oficina Nacional de Emergencia el general Le Dantec y el ahora presidente Sebastián Piñera.
Tras lo ocurrido, las primeras autoridades en llegar a la Onemi, la ex directora de la Onemi, Carmen Fernández; el ex subsecretario del Interior Patricio Rosende y la ex Presidenta Michelle Bachelet. Posteriormente, hacen su arribo el ex ministro del Interior Edmundo Pérez Yoma, el ex ministro de Obras Públicas Sergio Bitar y el ex ministro de Defensa Francisco Vidal. Sin embargo, no estaban ni estuvieron los encargados de entregar ayuda y de dar las respuestas claras, específicas y necesarias para este tipo de emergencias.
Esto porque simplemente los altos mandos de las Fuerzas Armadas de Chile simplemente no se presentaron…. Fue ahí cuando Bachelet, en medio de la confusión reinante, se preguntó: “¿dónde están los altos mandos?”, o cuando a las 06.26 horas se cuestionó: “¿Cuál es mi dificultad, mi problema? Me gustaría que estuviera alguien de la Armada aquí”.
Surgen las dudas por ejemplo, de por qué esa noche nadie le informó a Bachelet que sí existía un plan de comunicación denominado “Red Torrente”, perteneciente al Ejército y que funcionó normalmente. Los altos mandos prefirieron guardar silencio y decir que ellos sí estuvieron comunicados entre sus regimientos.
La incertidumbre se alimenta por el ineficaz papel del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA) al levantar la alerta de tsunami, en el hecho de que los buques y submarinos en Talcahuano alcanzaran a salir mar adentro, en el corte de las comunicaciones y en la demora de los helicópteros solicitados a las 5 de la madrugada por la entonces Presidenta, pero que sólo estuvieron listos para despegar pasadas las 9 de la mañana desde el Parque O´Higgins.
La Declaración de Carmen Fernández ante la Fiscalía.
El 22 de octubre de 2010, la ex directora de la Onemi, Carmen Fernández declaró ante la Fiscalía Local de Talagante, donde relata lo ocurrido la madrugada del 27 de febrero. Cambio21 accedió de la manera exclusiva a este documento. Entre los dichos, Fernández deja entrever que los organismos presentes en la Onemi fueron los que dificultaron el acceso a la información, y que nunca existió un apoyo a la Presidenta.
“La Presidenta reiteraba la solicitud de información a los organismos, preguntando por medios alternativos de comunicación que pidiéramos usar, información sobre carreteras, puentes, entre otros aspectos. Quiero dejar expresa constancia sobre dos aspectos: ninguno de los organismos presentes, algunos representados por sus más altas autoridades, proporcionaron ni un mínimo de antecedentes sobre situaciones del mar, lo que me validaba lo informado por el segundo fax del Shoa, porque no puede ser que a nivel de autoridades que se encontraba en el COE a esas alturas de la madrugada, no hubiese un indicio de la ocurrencia de un tsunami, salvo Juan Fernández”.
“El jefe del Estado Mayor Conjunto general Le Dantec, en ningún momento indicó que se mantenía operativo su plan de comunicación “Torrente”, el que habría constituido una importante alternativa si lo hubiese informado. El general Le Dantec me informó el domingo 7 de marzo de 2010 que la “Red Torrente” siempre funcionó y que habría bastado con que la Presidenta se hubiese constituido en algún regimiento la madrugada del 27 de febrero de 2010 para que hubiese contado con buenas comunicaciones. Por otra parte, la madrugada del 27 de febrero la Presidenta también le solicitó al general Le Dantec que pusiera al máximo de su gente en la calle a trabajar”.


La Demora del Helicoptero.
Tras el terremoto hubo una demora de cinco horas para poner helicóptero a disposición de la ex Presidenta Bachelet para ir a la zona de la catástrofe. Según le explicaron, fue porque no había piloto para las máquinas. Sin embargo, el ex jefe de la Fuerza Aérea, general Ricardo Ortega, reconoció que dos horas después de la catástrofe (5:30) “todo estaba listo para que me dijeran dónde llevar y qué llevar (…) el problema es que no llegó la orden”.
En este punto, todos los actores políticos señalan que el militar falta a la verdad, que queda absolutamente demostrado en el video de la Onemi, donde cerca de las 8.30 horas del día del terremoto, la mandataria ya enojada (a su manera) de tanta ineficiencia, dice en un tono irónico: “¿Y dónde está el piloto?”.
¿Piñera Boicoteando a Bachelet?
Un dato desconocido y que ocurrió esa madrugada del terremoto en las oficinas de la Onemi dice relación con las secretas llamadas que recibía y que hacía el ex jefe del Estado Mayor Conjunto, el general de Ejército Cristián Le Dantec, a Sebastián Piñera -entonces Presidente electo- , informándole todo lo que estaba ocurriendo en ese recinto. Ello, pese a que la Presidenta aún estaba en ejercicio. Así lo informaron tres ex altas autoridades de la Onemi y dos ex funcionarios del gobierno saliente.
Le Dantec, según la versión a la que tuvo acceso Cambio21, salía al patio exterior de Onemi, donde estaban estacionados los vehículos de la entidad de emergencia.
“Nosotros fumábamos en el patio y escuchamos decir al general: “Sí, señor Presidente, me parece, señor Presidente, ¿Usted va a venir?”, relataron los testigos.
“Vimos entrar al ayudante de Le Dantec -otro militar- tres veces a la sala donde estaba la Presidenta Bachelet, indicándole que tenía una llamada, y él salía a hablar al estacionamiento, donde nosotros estábamos. Él no se dio cuenta de nuestra presencia”, señala un ex funcionario del anterior gobierno que entregó este dato a las ex autoridades y que hoy desclasifica Cambio21.
Recordemos que Le Dantec salió de su cargo el año pasado, no por los errores del 27 de febrero, sino porque quiso comprar una casa avaluada en un millón de dólares para realzar su cargo de encargado del Estado Mayor, y por si fuera poco,estuvo involucrado en la desaparición de 22 campesinos de Paine en 1973(!).
.
¿EXISTIRÁN EN EL MUNDO MILITARES MÁS NEFASTOS QUE LOS NUESTROS?

Más información en Cambio 21 y en ElGong.cl

La Historia Oculta del Régimen Militar

Donde Están?

Entradas populares

¡TERMAS DE POLLOQUERE Y SURIRE EN PELIGRO!