Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

domingo, 27 de enero de 2013

TIENEN CAMPUS EN LA EX SEDE CENTRAL DE CEMA Y EN EL MELOCOTÓN Los negocios de Pinochet que beneficiaron a las universidades Mayor y San Sebastián


CEMA Chile, fundación dirigida por Lucía Hiriart, se ha beneficiado con la venta de terrenos que le entregó en forma gratuita el Estado durante el régimen militar. Al caso ya narrado por CIPER de la Universidad Bernardo O`Higgins, se agrega otro inmueble que el Estado le donó a CEMA y que fue vendido en $1.200 millones a la Universidad Mayor (Campus “El Claustro”). Una tercera propiedad es El Melocotón, que hoy arrienda la Universidad San Sebastián. Si bien pertenece a la familia del fallecido dictador, la justicia demostró que se construyó y alhajó con recursos públicos, entre ellos de CEMA.
Entre 1974 y 1990, CEMA Chile recibió gratuitamente de parte del Estado más de 100 terrenos y edificios para cumplir con la labor social indicada en sus estatutos, esto es: “La ejecución de actividades tendientes a proporcionar bienestar espiritual y material a la mujer chilena, especialmente, a aquella afiliada a Centros de Madres u otras organizaciones comunitarias o de bien social”. La fundación era dirigida, igual que hoy, por Lucía Hiriart, la esposa del fallecido dictador Augusto Pinochet, y recibió los terrenos mientras éste gobernaba. Actualmente la mayor parte de los terrenos recibidos por CEMA sin pagar un centavo, no forman parte de esta fundación -que se define sin fines de lucro- pues fueron vendidos.
Ese es el caso del terreno donde se levanta actualmente la casa central de la Universidad Bernardo O’Higgins, episodio que fue detallado en un reportaje de CIPER (vea “Universidad B. O’Higgins: La alianza con CEMA que le permitió crecer de $10 millones a más de $ 6 mil millones”). Esa venta, efectuada en 2002, le permitió a CEMA recibir $760 millones, una cifra inferior al valor de mercado que tenía el inmueble en esa época.
Pero la Universidad Bernardo O`Higgins no fue el único plantel de estudios superiores beneficiado por las ventas de la institución manejada por Lucía Hiriart. Entre los otros terrenos que CEMA Chile recibió como donación del Estado y que terminó vendiendo a buen precio, está su ex sede principal y actualCampus El Claustro de la Universidad Mayor. Ubicado en calle Portugal 351, el inmueble es actualmente sede de su Facultad de Arquitectura, Diseño y Construcción.
La propiedad había sido desde 1860 un claustro de la Congregación de Religiosas del Sagrado Corazón, hasta que en 1968 pasó a manos de una constructora que luego vendió el edificio a la Corporación de Mejoramiento Urbano (CORMU), actual Serviu Metropolitano. El 27 de enero de 1978, el Fisco realizó la transferencia gratuita de la propiedad conocida como “el Claustro del Novecientos”, a la Fundación CEMA Chile, dirigida por Lucía Hiriart. Tal como otras donaciones, ésta se enmarcó en el artículo N º87 del Decreto Ley 1.939 y obligaba a la fundación a no vender la propiedad durante cinco años.
CEMA ocupó “el claustro” como sede central de sus oficinas, hasta que en 1996, dieciocho años después de haber recibido gratuitamente el inmueble, lo vendió a la Universidad Mayor por $1.248.321.000, correspondientes a 99.919,56 UF ($2.260.915.855,16 al valor de la UF al 8 de julio de 2012). Era un precio cercano al avalúo fiscal que tenía el terreno en esa época. Ese inmueble hoy presenta un avalúo fiscal de más de $2.350 millones, aunque si se considera que ese avalúo es siempre mucho menor al precio de mercado, la propiedad podría valer hoy cerca de cuatro mil millones de pesos.
La Universidad Mayor, que se benefició con esta compra, se ubica hoy entre las diez más caras del país, según informó en 2010 el Consejo Nacional de Educación (CNE), siendo sus carreras de Medicina y Odontología las más onerosas ($5.470.000 anuales).
Entre sus fundadores se encuentran ex asesores en Educación del régimen militar: el ex director de Educación Superior del Ministerio de Educación, Rubén Covarrubias; el ex asesor de la misma cartera, Eric Villaseñor; y Francisco Enrique Beltrán Herrera, socio fundador del Instituto Diego Portales. En su directorio actual se encuentran los mencionados Villaseñor y Covarrubias, Ricardo García Rodríguez (ex ministro del Interior y de Relaciones Exteriores de Pinochet), Francisco Varela Noguera (abogado), Mario Arnello Romo (ex diputado del Partido Nacional y ex embajador especial en la ONU y ante la OEA entre 1974 y 1978), Jorge Prado Aránguiz (ex ministro de Agricultura en los años 80), Sergio Melnick Israel (empresario y ex ministro de Planificación entre 1987 y 1989) yCristián Cortés Póo (abogado y socio del bufete Espina, Zepeda & Acosta).
Actualmente el polémico Campus El Claustro pertenece al Banco Santander Chile, pues la universidad lo usó para realizar una operación de leasback que le reportó más de $1.300 millones. El leasback es una herramienta financiera que consiste en que la empresa le vende al banco un bien -maquinarias o terrenos- y consigue así dinero fresco. La característica del leasback es que la empresa puede seguir usando esos bienes mientras paga mensualmente las cuotas al banco. En la última cuota, que es la más cuantiosa, la empresa tiene, además, la opción de recomprar el bien que ha vendido. Debido a que el banco sólo compra a un 90% del valor del bien y a que los intereses son altos, el leasback es una forma de financiamiento cara que sólo se justifica en momentos de apuro o ante la perspectiva de negocios de muy alta rentabilidad.
Según las escrituras y contratos que revisó CIPER, el 29 de enero de 2004 la Universidad Mayor vendió el polémico Campus El Claustro al Banco Santander en $1.367 millones (81.054,82 UF) y lo recompró cuatro años después (en octubre de 2007) tras cancelar $3.036 millones (158.092,11 UF). La universidad no conservó el terreno mucho tiempo: ese mismo día firmó un nuevo contrato deleasback y volvió a venderlo al Santander por $2.072 millones (107.897,4 UF), es decir por mil millones de pesos menos que el precio que acababa de pagar unas horas antes.
El Campus El Claustro no es el único con el que la Universidad Mayor ha hecho operaciones de leasback. En el Conservador de Bienes Raíces de Santiago figuran otras ocho propiedades que han pasado por el mismo sistema (ver cuadro). De hecho, el único inmueble que hoy la Mayor posee a su nombre es el de Manuel Montt 367, en Providencia, sede de las facultades de Derecho, Ingeniería y Ciencias Económicas y Empresariales.
Uno de los terrenos donde funciona la universidad llama la atención, pues no pertenece a la universidad ni a un banco y puede dar luces de cuál es el sentido de estas operaciones de leasback. Se trata de la propiedad que ocupa la Facultad de Odontología de la Universidad Mayor, en Avenida Bernardo O’Higgins 2013. En octubre de 1998, la propiedad fue comprada en $544 millones (37.500 UF) por la Sociedad Centro Médico Odontológico Universitario S.A. Revisando la cadena de sociedades que son propietarias de este Centro Médico, CIPER llego a la sociedad Inversiones Matriz S.A., formada en 2007 por Rubén Covarrubias y Erich Villaseñor Maldonado, fundadores de la Universidad Mayor y actuales rector y vicerrector de Desarrollo, respectivamente.
Ocurre que el terreno de Bernardo O’Higgins 2013 fue vendido al banco BBVA Banco Bhif, en un proceso de leasback que le permitió al Centro Médico Odontológico recibir $3.661millones (219.326 UF). No está claro quién pagó el préstamo, pero el hecho es que en el Conservador de Bienes Raíces figura la Universidad Mayor cancelando $1.298 millones (77.801,751 UF), pago con el cual ejerce la opción de compra. El mismo día que la Universidad Mayor adquiere el inmueble, lo vuelve a vender al mismo banco, en una nueva operación de leasback, esta vez por $3.737 millones (178.456 UF).
La Universidad Mayor está acreditada desde 2006. No obstante que no se ubica entre las universidades que recibe la mayor proporción de los fondos del Crédito con Aval del Estado (CAE), de todos modos desde 2006 ha podido contar con más de $11.500 millones de pesos por alumnos que han pagado sus estudios endeudándose con el CAE. Sólo en 2011 la Universidad Mayor recibió $ 2.748 millones por los 1.463 alumnos de esa casa de estudios que accedieron al CAE.

UNIVERSIDAD SAN SEBASTIAN Y EL MELOCOTON

A diferencia de la Universidad Mayor, la Universidad San Sebastián (USS) es de las que más recursos CAE recibe. En 2011 ocupó el séptimo lugar entre 80 instituciones beneficiadas con ese crédito, pues 3.300 alumnos (de sus más de 25 mil matriculados) accedieron a $5.888 millones para pagar carreras en la USS. Desde que en 2007 la USS fue acreditada, ha recibido $24 mil millones por concepto de CAE.
Según una reciente investigación del Centro de Estudios de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Cefech), la Universidad San Sebastián se destaca dentro de las instituciones “no selectivas” (es decir, que no tiene requisitos de ingreso) pues ha conseguido una alta presencia en los sectores medios y bajos. Según el estudio de Cefech, a pesar de que no es cara en comparación con otras instituciones, sí lo es al considerar los ingresos de las familias que acceden a ella.
Poner el foco del negocio en estos sectores sociales genera características académicas complejas. El arquitecto Cristián Boza, ex decano de Arquitectura de la USS, las reveló de manera brutal cuando en una entrevista que concedió a la revista Vivienda y Decoración de El Mercurio le preguntaron si tenían buenos alumnos
-No. Porque el perfil de la universidad es C2, C3. Eso es más difícil. Yo me he pegado dos recorridos por Asia y Europa nada más que para configurar un programa de arquitectura top. Reconozco que me equivoqué en un tema y que estoy remontando, y es que no consideré el segmento y el perfil que va a esta universidad; no tiene cultura, no tiene sofisticación, y con mucho respeto lo digo, porque los adoro y nos hemos hecho muy amigos. Son primera generación en la universidad, son por ejemplo hijos de un camionero, de gente vulnerable. Me equivoqué en plantear un esquema muy sofisticado.
Tras esas declaraciones, Cristián Boza fue despedido.
En la web www.futurolaboral.cl se puede corroborar cuál es el origen de los estudiantes y también un dato que se ha vuelto cada vez más importante en el debate actual: la rentabilidad que ofrecen las carreras de la USS a los que egresan de ahí. Por ejemplo, la carrera de Psicología que tiene un arancel anual de $3.182.333 y dura seis años: según los datos de futurolaboral.cl el 87% de los alumnos que cursan esa carrera en la USS provienen de colegios municipales o particulares subvencionados. Al cuarto año de haber egresado, el 87% de ellos estará ganando entre $500 mil y $750 mil, por lo que les será difícil solventar una deuda de más de $18 millones.
Mejor suerte corren sus estudiantes de Ingeniería Comercial. La carrera dura en promedio más de seis años y tiene un arancel de $3.123.000. Según la información disponible en futurolaboral.cl, al cuarto año de egreso el sueldo promedio de los que estudiaron en la USS será de entre $1 millón y $1 millón 250 mil. El 78% de los estudiantes de Ingeniería Comercial de la USS cursó su educación escolar en un establecimiento municipal o particular subvencionado.
La Universidad San Sebastián no se vio beneficiada por terrenos donados a CEMA Chile, pero si por una propiedad que pertenece a la familia Pinochet y que fue construida y alhajada usando recursos fiscales, entre ellos de CEMA.
Rodeados de la naturaleza y del microclima especial de la precordillera, los alumnos de la carrera deIngeniería en Expediciones y Ecoturismo de la Universidad San Sebastián reciben desde octubre de 2010 algunas clases prácticas en la polémica residencia secundaria que en los años 80 construyó Augusto Pinochet para su familia en San José de Maipo: la casa de El Melocotón. La residencia fue abandonada paulatinamente por la familia Pinochet luego del intento de asesinato del general en 1986, perpetrado por integrantes del Frente Patriótico Manuel Rodríguez en el camino de El Melocotón hacia Santiago.
Desde 2009, tres años después de fallecido el general Pinochet, su familia anunció que buscaba un arrendatario para la propiedad, ya que no pueden venderla debido a las medidas cautelares que restringen esa operación, derivadas de la investigación de la fortuna que ocultaba el general Pinochet en cuentas en el extranjero, principalmente en el Banco Riggs y que salieron a la luz en 2004.
A inicios de 2010 el arrendamiento se concretó con la Universidad San Sebastián, quienes se comprometieron a ocuparla por diez años.
Luego de una inversión de más de $50 millones en el reacondicionamiento de las dos casas emplazadas en el extenso terreno, la USS abrió sus puertas. En septiembre de 2010 el juez Manuel Antonio Valderrama levantó el embargo al predio del Melocotón. Para entonces, los alumnos de Expediciones y Ecoturismo ya disfrutaban de las 13 hectáreas del terreno, y de su piscina, cocinas, habitaciones, caballeriza y huertos, para realizar sus cursos de rafting, caminatas al aire libre y montañismo.
La carrera de Ingeniería en Expediciones y Ecoturismo tiene un arancel anual de $3.980.584 y una duración de cuatro años. Su director, al igual que en el caso de los fundadores de la Universidad Bernardo O’Higgins, también está ligado al mundo militar: Joe Vidal es teniente primero (r) de la Armada. La universidad también tiene descuentos de los aranceles para miembros del Ejército.
El actual directorio de la universidad está compuesto por el ex gerente general de Celco, Alejandro Pérez Rodríguez; una de las dueñas del holding HPD, Inmobiliaria Pie de Monte e hija de uno de los fundadores de la USS, Pilar Zabala Meruane; el ex gerente general de Lan, Andrés Vaccaro Buscaglia; el general en retiro, ex Subsecretario de RR.EE. del régimen militar y quien representó a Chile en la mediación Papal con Argentina en los años 80, Ernesto Videla Cifuentes; el director ejecutivo de la Fundación Banigualdad y ex asesor de Joaquín Lavín, Patricio Cordero Barrera; el dueño de Sonda, Andrés Navarro HaeusslerMargarita Cofré Larraín y Pablo Valenzuela Valdés, bioquímico y Premio Nacional de Ciencias Aplicadas.

PLATAS DE CEMA EN EL MELOCOTON

La construcción de la casa del Melocotón fue un escándalo en 1984, cuando la revista Cauce investigó la compra de los terrenos del predio y sus alrededores, que fueron financiados a través de un decreto supremo del Ministerio de Obras Públicas y revendidos por un precio menor al general Pinochet.
Según el procesamiento que dictó el ministro Carlos Cerda en octubre de 2007 por las cuentas ocultas en el Banco Riggs, también se usaron fondos de CEMA Chile para financiar la ampliación de la casa que el general y la presidenta nacional de la fundación, Lucía Hiriart, levantaron en San José de Maipo. La fundación de centros de madres aportó “tanto en la compra de materiales como en los pagos de los trabajadores”. Los obreros que llevó CEMA hasta el predio para la costrucción de los dos inmuebles, fueron pagados por el Ministerio del Interior. Así lo declararon el fiscal y el administrador de CEMA ante el juez. El mayor de Ejército Álvaro Romero Reyes, administrador de CEMA en la época, confirmó también que la vinoteca de El Melocotón se hizo con uso de fondos fiscales. El mismo fallo establece que gastos reservados de la Comandancia en Jefe del Ejército se usaron en compra de propiedades, explotación agrícola, gastos médicos, compra de “estatuas o bustos de Napoleón Bonaparte” y aportes directos a la Fundación CEMA Chile.
En el mismo juicio, existen pruebas de los vasos comunicantes entre los dineros que Augusto Pinochet ocultó en cuentas secretas en el exterior y los fondos de CEMA CHILE, una arista que hasta ahora se investiga en tribunales. De allí la importancia de determinar si los más de $2 mil millones de pesos que le reportaron a CEMA las ventas de inmuebles a la Universidad Bernardo O’ Higgins y a la Universidad Mayor ingresaron efectivamente a la caja de esa fundación sin fines de lucro. La investigación que llevó a cabo CIPER no encontró esa constancia.
Entre los colaboradores de Pinochet interrogados en el juicio por los dineros ocultos del Banco Riggs figura Julia Hormazábal, quien fue representante legal de CEMA Chile en la sociedad que esa fundación constituyó para controlar la Universidad Bernardo O’Higgins, institución que se vio beneficiada con la venta de un terreno que CEMA había recibido gratuitamente en el Parque O’Higgins. Una parte de los $760 millones que CEMA cobró por el terreno, debió salir de la hipoteca que hicieron los controladores de dicha universidad una vez que se inscribió la propiedad a su nombre. La hipoteca de su casa central con Scotiabanck les reportó 16.510 UF ($268.997.430 al valor de la época y $373.541.557 al actual), según consta en documentos rastreados por CIPER.
La abogada Julia Hormazábal es la actual albacea de los bienes de Augusto Pinochet, según el testamento que dejó en 2005. Ese documento sólo tuvo un cambio con respecto al testamento inicial que el ex gobernante estipuló en 2000. Esa modificación fue sacar a Oscar Aitken como albacea y en su lugar poner a Julia Hormazábal. El cambio lo ejecutó Pinochet dos días después de que el Servicio de Impuestos Internos agregara a Aitken en la querella que inició contra Pinochet y miembros de su familia por fraude al Fisco.
Dos integrantes del primer consejo de la UBO, los generales (r) Jorge Ballerino y Guillermo Garín, fueron procesados por el juez Carlos Cerda en el mismo juicio por los dineros del Riggs.

EL CLAUSTRO EL 11 DE SEPTIEMBRE DE 1973

Siempre con el ánimo de contribuir a la memoria histórica deseo complementar la información entregada por CIPER respecto al llamado Claustro del 900, ya que se ha omitido lo siguiente:
Efectivamente el Claustro que alojó a la Congregación de religiosas del Sagrado Corazón, fue adquirido por CORMU el año 1968. En noviembre de 1970 asumimos los nuevos ejecutivos designados por el Presidente Allende para dirigir la institución, constatando que el edificio estaba comenzando a ser demolido en el marco del programa de la Remodelación San Borja.
Detuvimos dicha demolición y evaluamos la posibilidad de restaurarlo, dado su indiscutible valor patrimonial.
Así fue como se recuperó el edificio y en 1971 se habilitó como sede central de la CORMU, institución que hasta entonces estaba repartida en diferentes lugares de la capital.
Cuarenta y cuatro funcionarios de la CORMU permanecimos allí, en nuestro lugar de trabajo, el 11 de septiembre de 1973, siendo asaltados al día siguiente por una compañía de Carabineros que irrumpió en el Claustro con ráfagas de fusiles ametralladoras, arrasando con puertas y ventanas y castigando duramente a todos quienes permanecíamos allí, los cuales fuimos conducidos detenidos al Estadio Chile.
El Claustro continuó siendo la sede de la CORMU, hasta que doña Lucía Hiriart decidió en 1976 que ese era el sitio ideal para alojar a CEMA Chile. En un solo día, sin previo aviso, los funcionarios de CORMU se encontraron con sus muebles, archivos y asuntos personales depositados en plena calle Portugal. Fueron desalojados por orden de doña Lucía Hiriart, que se instaló en el lugar ultrajando un sitio de tan digna historia.
Miguel Lawner
Ex Director Ejecutivo de CORMU: (1970-1973)


Operacion Condor

La Operación Cóndor o Plan Cóndor es el nombre con el que es conocido el plan de coordinación de operaciones entre las cúpulas de los gobiernos dictatoriales del Cono Sur de América -Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia- y con la CIA de los EE.UU.,[1] llevada a cabo en las décadas de 1970 y 1980.

Enmarcada en la Doctrina Truman, esta coordinación se tradujo en "el seguimiento, vigilancia, detención, interrogatorios con apremios psico-físicos, traslados entre países y desaparición o muerte de personas consideradas por dichos regímenes como 'subversivas del orden instaurado o contrarias al pensamiento político o ideológico opuesto, o no compatible con las dictaduras militares de la región'".[1] El Plan Cóndor se constituyó en una organización clandestina internacional para la práctica del terrorismo de Estado que instrumentó el asesinato y desaparición de decenas de miles de opositores a las mencionadas dictaduras, la mayoría de ellos pertenecientes a movimientos de la izquierda política.









Abogado que descubrió Operación Cóndor: "Ley Hinzpeter salió de Washington"

 jueves, enero 12, 2012




En una entrevista exclusiva que será publicada próximamente, el jurista Martín Almada reveló a Verdad Ahora que la Operación Cóndor continúa activa en Latinoamérica. Además sostuvo que la llamada Ley Hinzpeter sigue claras directrices de Washington.

En 1992, Martín Almada descubrió una serie de documentos secretos de la Operación Cóndor, plan encabezado por Henry Kissinger y la CIA para coordinar las actividades represivas de las dictaduras latinoamericanas durante las décadas de 1970 y 1980. A pesar de sus valiosos aportes a la persecución criminal de Augusto Pinochet, el abogado paraguayo pasó desapercibido para los medios tradicionales durante su breve paso por Valparaíso.

"La Operación Cóndor es un pacto criminal entre los gobiernos de Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Uruguay, Paraguay", revela. "Y eso nació en Santiago a finales de noviembre, principios de diciembre, del año '75".


En una larga conversación, Almada explicó cómo nació su interés por investigar la coordinación de los servicios de inteligencia del Cono Sur para erradicar la disidencia popular en América Latina, ejerciendo vigilancia, torturas y secuestros sobre la población. Además de sentenciar que Pinochet planeaba globalizar las prácticas de la Operación Cóndor y convertir a la organización en una Interpol "anticomunista", el abogado afirma que el plan sigue activo.

"El Cóndor aún vuela alto", sostuvo con seguridad, mencionando que los contactos de las fuerzas armadas latinoamericanas, en la llamada "lucha antisubversiva", continúa vigente a través de la Conferencia de Ejércitos Americanos, cumbre celebrada cada dos años en el continente.

No sólo eso. Almada cuenta que la denominada Ley Hinzpeter, que fue recientemente aprobada por la Comisión de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Diputados, sigue las pautas de Estados Unidos en pos de controlar los alzamientos populares que han resurgido en América Latina. El abogado pone especial énfasis en las movilizaciones estudiantiles de Chile, las cuales llevaron a países como Colombia a replicar las mismas demandas en 2011, haciendo un paralelo con la agitación social de los setenta.

El jurista explica: "Ellos tienen un equipo de abogados de derecha. Elaboran las leyes en Washington, las mandan acá y luego se aplica en todos. Esta ley represiva que está en el Congreso (...) es la ley de Washington. Eso viene de Washington (...) Esto se aplicó en la Argentina, se aprobó ya en Paraguay y ahora está aquí". Como ejemplo, cita el Acta Patriota de Estados Unidos, la cual fue aprobada después de los ataques del 11-S y ha sido utilizada para perseguir a disidentes políticos en nombre del combate terrorista.
Martín Almada dice que la red controladora de Washington también se expande al plano educacional, con programas financiados por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Interamericano del Desarrollo (BID).

En cuanto a las políticas de seguridad ciudadana del gobierno de Piñera, cabe destacar que la llegada de William Bratton al Ministerio del Interior, quien fuese jefe de la policía de Nueva York y gestor de la doctrina de Tolerancia Cero, fue financiada justamente por el Banco Interamericano del Desarrollo (BID). La "revolución" que Hinzpeter pretende implantar progresivamente en Carabineros de Chile, incluso sin que sus funcionarios noten los cambios protocolares, se enmarcan claramente en un programa bosquejado desde el extranjero para importar prácticas represivas al país.

FUENTE: http://www.youtube.com/user/NWNoticias

LEY ANTI TERRORISTA ARGENTINA: http://www.centroalac.org.ar/files/LeyAntiterrorista.pdf





http://www.laverdadoculta.com.ar/2012/01/abogado-que-descubrio-operacion-condor.html

asesinato del camarógrafo argentino Leonardo Henrichsen

9 JULIO 2011


38 años del asesinato del camarógrafo argentino Leonardo Henrichsen



Por Mateo Fernández
Esta semana se cumplieron 38 años del asesinato en Chile del camarógrafo argentino Leonardo Henrichsen, muerto en las calles de Santiago en un fallido levantamiento militar contra Salvador Allende, el 29 de junio de 1973.
Con motivo del aniversario, la editorial “Aún Creemos en los Sueños”, que publica la revista Le Monde Diplomatique Chile, puso a la venta la versión DVD del documental en 35 mm “Imagen Final”, del director argentino Andrés Habegger. La película rescata la vida y trabajo profesional, así como la trágica muerte del camarógrafo que concentrado en su trabajo registró las imágenes de los militares mientras estos le quitaban la vida. Fue el primer camarógrafo que filmó su propia muerte.
Trabajando para el noticiario de cine “Sucesos Argentinos” y más tarde para la Radio-TV Suecia, la cámara de Henrichsen capturó imágenes inéditas de importantes conmociones sociales y políticas en diferentes países de la convulsionada América Latina de los años 60/70. Fue asesinado 74 días antes del golpe militar encabezado por Augusto Pinochet, mientras filmaba un olvidado y fallido alzamiento castrense que pasó a la pequeña historia como “El Tanquetazo”, porque el protagonista principal del atentado al orden constitucional fue el regimiento de tanques Blindados N° 2, que en esos tiempos tenia su sede a unas 15 cuadras del palacio presidencial de La Moneda.
La asonada, que fue frustrada por la decidida y valiente actuación del general Carlos Prats González -antecesor de Pinochet como comandante en jefe del Ejército y leal al Presidente Allende- fue digitada por la organización armada de extrema derecha “Patria y Libertad”, conducida en esos años por el abogado Pablo Rodríguez Grez, quien a partir de 1998 se convirtió en el más activo defensor de Pinochet ante los tribunales chilenos en numerosos juicios por crímenes que se litigaron hasta su muerte por infarto en diciembre de 2006.
(El general Prats fue asesinado en su exilio en Buenos Aires el 30 de septiembre de 1974 por el estadounidense Michael Townley, el mismo agente DINA que, junto a un equipo de terroristas de origen cubano protegidos hasta hoy por la CIA en EEUU, dio muerte en Washington al ex canciller y ex ministro de Defensa de Allende Orlando Letelier, el 21 de septiembre de 1976. Los asesinatos fuera de la frontera chilena fueron ordenados por Pinochet y planificados por el jefe de la DINA Manuel Contreras Valdebenito, ex general que cumple presidio perpetuo y otras condenas adicionales por múltiples crímenes).
Cuando le dieron muerte, Henrichsen registraba en su cámara el desplazamiento de los tanques en las proximidades de La Moneda, trabajando para la Radio-TV Suecia junto al corresponsal Jan Sanquist. Una patrulla, al mando del cabo segundo Héctor Hernán Bustamante Gómez lo asesinó frente al Banco Central, en la esquina de Agustinas y Morandé. En un hecho inédito en la historia del periodismo mundial, el periodista registró en su cámara de 16 mm la imagen de Bustamante Gómez cuando le disparaba con su pistola, así como a los conscriptos que también gatillaron fusiles de grueso calibre.
Paradójicamente, y a pesar de las imágenes profusamente difundidas del asesino principal,  la identidad de Bustamante logró ser conocida más de 30 años después del homicidio. La justicia chilena desestimó el crimen de lesa humanidad por haber ocurrido antes del golpe militar del 11 de septiembre de 1973. La jueza Rommy Rutheford, del segundo juzgado del crimen de Santiago, falló en 2006 que el homicidio había prescrito. Tampoco prosperó un recurso ante la corte superior. Para la justicia chilena, Herichsen fue una víctima de derechos humanos de segunda clase.
En 2007, la Corte de Apelaciones de Santiago encomendó al ministro Jorge Zepeda Arancibia investigar los asesinatos de Henrichsen y la suerte de otros tres ciudadanos argentinos desaparecidos tras el golpe (Oscar Héctor Bugallo Celuzi, Miguel Ángel Lacorte y Héctor Garzán Morillo), diligencia judicial que teóricamente aún seguiría su curso.
Bustamente pudo morir tranquilamente el 18 de diciembre de 2007, en una cama del Hospital Militar y en la más absoluta impunidad –curiosamente, al igual que Pinochet-, por neumonía asociada a cáncer pulmonar. Durante el fallido intento de golpe fue uno de los pocos miliares golpistas que resultó herido cuando huyó de la escena del crimen tras el fracaso de la asonada y fue conducido al mismo Hospital Militar, del que siguió siendo usuario hasta el fin de sus días.
El cinematografista argentino Andrés Habegger recreó la vida, pasión por su trabajo y muerte de Henrichsen en el documental “Imagen Final”, que -entre otros laureles cinematográficos- en 2010 obtuvo el gran premio del festival internacional de la cadena árabe de TV Al Jazeera, en Qatar. El film de 35 mm, estrenado en varias salas de cine de Buenos Aires en 2009, aún no se exhibe en Chile en “pantalla grande”.
El documental será mostrado en Santiago el martes 19 de junio, a las 18 horas, en la librería Le Monde Diplomatique, San Antonio 434, local 14. Estará presente uno de los protagonistas del film, el periodista Ernesto Carmona, cuya investigación de 10 años permitió establecer la identidad y conocer el paradero del cabo Héctor Hernán Bustamante Gómez. (Entrada liberada).
Nota:
El DVD “Imagen Final”  se encuentra a la venta a $3.990 (menos de 8 dólares) en Le Monde Diplomatique, San Antonio 434 local 14, Santiago, Chile. Por Internet: http://www.editorialauncreemos.cl

Leonardo Henrichsen filma su muerte


Leonardo Henrichsen, Camarógrafo y periodista argentino, muerto en Chile mientras reportaba la sublevación militar llamada el "Tanquetazo". En 1973, Henrichsen fue enviado a Chile a cubrir la delicada situación política y militar del gobierno de Salvador Allende. En la mañana del 29 de junio, al escuchar los primeros disparos de la sublevación militar, salió a filmar junto a su colega, el periodista sueco Jan Sandquist. Mientras grababa imágenes de una patrulla militar en las calles Agustinas y Morandé, a una cuadra del Palacio de La Moneda, fue asesinado por los militares, su muerte fue lo último que registró con su cámara. Las imágenes fueron reveladas en secreto en un laboratorio argentino y dadas a conocer en Chile el 24 de julio, con un profundo impacto. El cabo Héctor Hernán Bustamante Gómez en acción frente al Banco Central, dispara contra el camarógrafo el 29 de junio de 1973. El periodista registró las imágenes de los militares que lo mataron cuando tuvo la mala suerte de toparse, a las 9:10 de la mañana, con el malhumorado cabo Bustamante que, tras el fracaso de su misión de enlace, se dedicó a agredir a los civiles que transitaban por las calles Agustinas y Morandé hasta que Souper dio la orden de huir en desbandada. Otro hecho muy curioso fue que el cabo Bustamante casi muere ese día por lo que podría llamarse 'fuego amigo'. El asesinato de Leonardo Henrichsen todavía continúa impune. Hasta ahora los tribunales chilenos han denegado justicia a la familia del periodista. La jueza Romy Grace Rutherford Parentti, del Segundo Juzgado del Crimen, desestimó por 'prescripción' la querella criminal presentada por los hijos Josephine y Andrés Henrichsen Macfarlane, el 27 de octubre de 2005, contra el cabo Bustamante Gómez 'y quienes resulten responsables'. La corte de Apelaciones acogió también la tesis de la prescripción. El último reclamo de justicia fue un recurso introducido ante la Corte Suprema a fines de abril de este año, por el abogado Hiram Villagra, "por los delitos de secuestro calificado, asociación ilícita genocida, crímenes de guerra y homicidio calificado" de cuatro ciudadanos argentinos muertos o asesinados bajo la dictadura militar: Leonardo Henrichsen, Oscar Héctor Bugallo Celuzi, Miguel Angel Lacorte y Héctor Garzán Morillo.



Policía chilena detuvo a periodista argentino que cubrió manifestación contra el asesino del camarógrafo Leonardo Henrichsen


AMENAZAS DE MUERTE CONTRA UN PERIODISTA
Por Ernesto Carmona.- El periodista y camarógrafo argentino Benjamín Avila y sus colaboradores chilenos Mario Puerto (sonidista) y Arturo Peraldi (asistente) se querellarán contra Carabineros de Chile por la detención ilegal y arbitraria sufrida el sábado, mientras fotografiaban la vivienda del ex cabo de Ejército Héctor Hernán Bustamante Gómez, autor impune del asesinato del periodista argentino-sueco Leonardo Henrichsen, acaecido el 29 de junio de 1973.


 


La acción policial, que prácticamente fue ignorada por los grandes medios de comunicación, constituye una violación abierta a los derechos de la libertad de expresión e información.
Avila y su equipo cubrió el sábado 18 de agosto la “funa” o “scratch” promovida por Funa Chile y diferentes organizaciones sociales que manifestaron frente a la vivienda de Bustamante Gómez, en calle Berna 1538, Población Juanita Aguirre (Unidad Vecinal Nº 26), comuna de Conchalí. Carabineros practicó la detención ilegal del camarógrafo y de sus colaboradores cuando el equipo de tres personas quedó solo, rezagado, haciendo tomas de la casa, sin percatarse que la Funa había concluido.
La Funa recorrió el sector de viviendas de clase media baja de Santiago tal como ocurre, por ejemplo, en una procesión religiosa o una manifestación política. Con megáfonos, bombos, cajas y gritos, la Funa advirtió a los vecinos de la población Juanita Aguirre que viven cerca de un criminal. Muchos vecinos y vecinas, incluso los participantes de una reunión católica que interrumpieron su actividad en la unidad escolar para plegarse a la Funa, reclamaron contra la acción de Carabineros, llamados popularmente “los pacos”. Los vecinos le enrostraron a los policías de Conchalí, Santiago, que cuando los llaman para que acudan a combatir a los delincuentes, “ustedes alegan que tienen poco personal o que les falta bencina, pero a proteger a un asesino llegan altiro’, exclamó una indignada dirigenta de la Unidad Vecinal Nº 26.
Los moradores de la casa de Bustamante Gómez permanecieron todo el tiempo escondidos y sin darse por enterados de la ruidosa Funa que se desarrollaba afuera de su vivienda, pero cuando observaron que el camarógrafo y sus colaboradores habían quedado solos, llamaron a los Carabineros de la Subcomisaría Conchalí Norte, adscrita a la Quinta Comisaría, Av. Independencia 6208, quienes acudieron rápidamente con 2 motocicletas, la Comisaría Móvil Z 3247, el radio patrulla placa RP 479 y numeroso personal que debiera dedicarse a combatir el delito, en un desproporcionado despliegue de fuerza policial contra tres trabajadores de prensa, a quienes acusaron de ’desórdenes públicos’.
“Desórdenes públicos” vs “libertad de información”
“Los pacos”, que no se hicieron presente durante la Funa, convencieron al fiscal de turno, Marcos Meneses, de aplicarle a los trabajadores de prensa el artículo 26 del nuevo Código de Procedimiento Penal, que castiga los llamados “desórdenes públicos”, ignorando que realizaban una cobertura documental y periodística de un hecho social absolutamente legítimo. Actualmente, el artículo 26 es considerado “el caballito de batalla” del Estado chileno para meter a la cárcel a los disidentes políticos del actual gobierno que manifiestan en las calles, en particular los estudiantes y trabajadores subcontratados por las grandes empresas privadas y estatales.
Asimismo, los Carabineros de la 5ª Comisaría de Conchalí parecieran tener estrechos lazos de amistad con el ex cabo Bustamante Gómez porque cuando este periodista se hallaba en la Comisaría esperando la libertad de los detenidos, observó cómo la esposa y la hija del ex suboficial de ejército aparecieron abruptamente en el edificio para abogar contra los presos. Sin siquiera pedirles identificación, los carabineros de guardia les franquearon el acceso directo hasta la oficina del capitán jefe que oficia como jefe de la Comisaría. ¿A qué fueron? ¿Qué hablaron?... Mientras Bustamante Gómez utilizaba a sus mujeres, él permaneció siempre escondido en su guarida.
Merced a los esfuerzos del presidente del Colegio de Periodistas, Luis Conejeros; del abogado de la organización Funa Chile, Rodrigo Román; y de otras personas que se hicieron presentes o intervinieron, los detenidos fueron puestos en libertad al cabo de dos horas de detención ilegal y arbitraria, a las 14 horas del sábado 18 de agosto. Pero no se pudo obtener que la policía levantara los cargos e impedir que el periodista argentino fuera citado a declarar a los tribunales. Benjamín Avila viajó exclusivamente desde Buenos Aires a la cobertura de la Funa y debía regresar a su país el domingo. Por tal motivo, los afectados anunciaron que se querellarán por detención arbitraria e ilegal contra los Carabineros que convencieron al fiscal de turno del Ministerio Público, Marcos Meneses, de fabricar los manidos cargos de ’desórdenes públicos’.
Amenazas de muerte
Esta mañana, al regresar del hospital adonde este periodista acudió a tomarse una muestra de sangre para un control hematológico, recibió una llamada amenazante en el teléfono de su casa, relacionada con la Funa efectuada el sábado al ex cabo Héctor Hernán Bustamante Gómez, el asesino impune del periodista argentino Leonardo Henrichsen.
Desde el teléfono 442 67 26, a las 9:40 de esta mañana del 20 de agosto de 2007, un sujeto me llamó para preguntarme :
- Carmona, ¿a qué hora es la Funa?
- La Funa fue el sábado, respondí.
- Como no trabajas con honestidad, concha e tu madre, te vamos a ...
Presumo que este tipo está relacionado con Bustamante Gómez, a quien descubrí y denuncié como el asesino de Henrichsen, en un trabajo de periodismo investigativo de 10 años. También relaciono estas cobardes amenazas desde el anonimato de un teléfono público de la ciudad con la actuación de Carabineros ocurrida el sábado, después de la Funa.
Por mi parte, como consejero nacional, periodista y ciudadano, he solicitado algún gesto del Colegio de Periodistas de Chile, expresando su preocupación por estos hechos, que además ocurren en total clandestinidad, sin que se reflejen en los medios de comunicación, con la excepción notable de Radio Bío Bío y muy pocos otros medios independientes.


Nota publicada en Argenpress.info (http://www.argenpress.info/nota.asp...)



http://www.voltairenet.org/article151013.html

Pinochet usó dos sombreros diferentes, uno con los protagonistas del "Tanquetazo" y otro con el Presidente Salvador Allende


El día que mataron al periodista Leonardo Henrichsen
Pinochet usó dos sombreros diferentes, uno con los protagonistas del "Tanquetazo" y otro con el Presidente Salvador Allende
por Ernesto Carmona*
El reclamo de justicia que el jueves plantearon a los tribunales chilenos por el crimen de su padre los hijos del periodista argentino Leonardo Henrichsen quizás permita esclarecer los entretelones más oscuros del levantamiento militar previo al golpe definitivo de 1973 que se recuerda mejor como el "Tanquetazo".

31 de octubre de 2005 | Desde Santiago (Chile)
La demanda de castigo a los asesinos del camarógrafo fue introducida por Josephine y Andrés Henrichsen Macfarlane en el Segundo Juzgado del Crimen, a cargo de la magistrada Romy Grace Rutherford Parentti.
El periodista sueco murió durante la asonada castrense recordada como el "Tanquetazo", registrada por la historia el 29 de junio de 1973, dos meses y medio antes del golpe definitivo del 11 de septiembre. Sus protagonistas fueron militares y civiles: la oficialidad del Regimiento Blindado Nº 2, encabezada por su comandante Roberto Federico Souper Onfray, y la cúpula del movimiento Patria y Libertad, que dirigía entonces el abogado Pablo Rodríguez Grez, hoy defensor de Augusto Pinochet en numerosos juicios.
Los uniformados del regimiento de tanques (oficiales, suboficiales y concriptos), ubicado en esa época en Santa Rosa y Porvenir, pasaron todos a la justicia militar, en un proceso que instruyó como fiscal el coronel (J) Francisco Saavedra Moreno, en tanto los cabecillas civiles de la sangrienta asonada se asilaron en la Embajada de Ecuador, donde permanecieron una semana, hasta que el gobierno de Salvador Allende les otorgó salvoconductos para abandonar el país. Los dirigentes de Patria y Libertad que se refugiaron en la sede diplomática, una vez constatado el fracaso del intento de golpe, fueron Pablo Rodríguez Grez, Manuel Fuentes Wendling, John Shaeffer, Benjamín Matte y Juan Hurtado, cuyo asilo duró una semana.
Veintidós personas perdieron la vida en esta violenta acción militar contra civiles indefensos que circulaban por las cercanías del Palacio de La Moneda. Más de un centenar de uniformados se desplazó en tanques, camiones orugas y "camionetas tres cuarto", pertrechados con armas cortas, largas y ametralladoras de calibre .30 y .50.
El periodista Leonardo Henrichsen filmó a sus asesinos en el instante mismo en que le dieron muerte, mientras cubría el alzamiento militar para la Radio y Televisión de Suecia. Cayó en Agustinas, entre Morandé y Bandera, frente al Banco Central, abatido por las balas disparadas por una patrulla que se desplazaba en la camioneta 3/4 PAM Nº 3091, al mando del cabo Héctor Hernán Bustamante Gómez, del Cuadro Permanente de la Compañía de Tiradores del Regimiento Blindado Nº 2.
Oficiales del Blindado Nº 2
Fuente: Proceso 2765/73, Segunda Fiscalía Militar Fiscal: Coronel (J) Francisco Saavedra Moreno Secretario adhoc: Mayor (J) Rolando Melo Silva
El comandante del Regimiento Blindado Nº 2 era el teniente coronel Roberto Federico Souper Onfray. Al quedar en libertad tras el golpe militar del 11 de septiembre de 1973, se desempeñó como agente de la División de Inteligencia Regional de la División de Inteligencia Metropolitana de la DINA/CNI. Un informe desclasificado de la CIA del 31 de agosto de 1971 lo mencionó entre los ocho oficiales del ejército chileno más propensos a oponerse al gobierno de Allende, según la opinión de una fuente no revelada. (El nombre del primero de la lista fue tachado, pero lo siguen Augusto Pinochet, el "Brigadier general Alfredo Canales Márquez, director de la Academia de Guerra; teniente coronel Dante Iturriaga Marchesse, comandante de Fuerzas Especiales; coronel Julio Canessa Robert; teniente coronel Roberto Souper Onfray, comandante del segundo batallón blindado (comanda todos los tanques en Santiago); coronel Sergio Víctor Arellano Stark, actualmente agregado militar en Madrid, pero quien volverá a Santiago próximamente, con destinación desconocida; y coronel Sergio de la Puente, comandante del Regimiento Buin" [Fuente:http://www.elmostrador.cl/modulos/n...]). También es pariente de Carlos Enrique Roberto Souper Quinteros y de los hermanos Jaime y Patricio Souper, activos participantes civiles de Patria y Libertad en el levantamiento, también detenidos y procesados por el tribunal militar.
Souper Onfray quedó en libertad inmediatamente después del golpe, al igual que el resto de los oficiales que se levantaron contra el gobierno de Salvador Allende, más de una semana antes de que el "juez militar" general Herman brady sobreseyera definitivamente la causa por sedición el 20 de septiembre de 1973. En mayo de 2001, Souper Onfray figuraba como "jinete director de turno" del Regimiento Simbólico de Caballería [Blindada] "Coronel Santiago Bueras". En diciembre de 2004, el diario La Cuarta lo señaló entre los probables homicidas de Víctor Jara en el Estadio Chile, junto a otros ex oficiales del Blindado Nº 2, según la investigación que adelanta el juez especial Juan Carlos Urrutia, quien busca a los autores materiales del crimen del canta-autor tras procesar al teniente coronel (R) Marío Manríquez Bravo, jefe del campo de prisioneros que funcionó en ese recinto deportivo que hoy lleva el nombre de la más emblemática de sus víctimas.
Los demás oficiales que participaron en la asonada fueron:
–Capitán Sergio Ramón Rocha Aros, liberado desde los calabozos del Ministerio de Defensa, donde se hallaba detenido. –Teniente Edwin Dimter Bianqui, pariente del compositor Vicente Bianqui, jefe de la acción que liberó a Rocha Aros. –Teniente Raúl Aníbal Jofré González –Teniente Mario Garay Martínez –Teniente José Gasset Ojeda, hermano de Alberto Gasset Ojeda, civil de Patria y Libertad que vistió uniforme militar en el alzamiento. –Teniente Antonio R. Bustamante Aguilar
Según la foja 1089 del expediente del proceso militar 2765/73, en el Regimiento Blindado Nº 2 había otros dos tenientes que tuvieron una participación nula o menos relevante en el intento de golpe: –Teniente René López Medina –Teniente Sergio Fernández Castillo

El doble discurso de Pinochet

El cabo Héctor Hernán Bustamante Gómez, jefe de la patrulla que dio muerte a Leonardo Henrichsen en calle Agustinas, realizó ese día labores de enlace entre Souper Onfray, los carabineros de la Comisaría de Investigación de Accidentes de Tránsito (CIAT) y las tropas del Regimiento Buin, supuestamente "leales", comandadas por el coronel Felipe Geiger Stahr, cuyo mando fue avasallado por el general Augusto Pinochet, quien se presentó emprano en esa unidad en tenida de comabate –"vestido para matar"–, en lugar de estar junto al comandante en jefe del Ejército, general Carlos Prats González, como lo establecía su rol de Jefe del Estado Mayor.
Los carabineros rehusaron una propuesta de Souper, que consistía en permitir el ingreso tropas propias y del Buin al Palacio de La Moneda desde el lado sur y a través del subterráneo de la CIAT, que funcionaba entonces debajo de la Plaza de la Constitución, que en esa época era una amplia explanada utilizada como estacionamiento gratuito de automóviles. Pinochet y el jefe del Buin se echaron para atrás cuando constataron que Souper Onfray había perdido la partida, una vez que comenzaron a llegar al sector norte del palacio las tropas del Regimiento Tacna, sacadas a la calle de mala gana por el golpista coronel Julio Canessa Robert, quien ascendió general y todavía hoy se desempeña como senador de la República, designado por el Ejército. Su cargo "legislativo" expira en marzo de 2006, junto con la figura de los senadores designados que son un quinto de los 50 miembros de la cámara alta.
Prats hizo rendirse a varios tanques por el lado norte del palacio presidencial, derrochando valentía y utilizando solamente la fuerza de su autoridad y su simbólica pistola de reglamento. En cambio, Geiger Stahr prefirió allanar el ministerio de Hacienda, donde apresó a unas ciento cincuenta personas, entre hombres, mujeres y niños, con el pretexto de buscar "francotiradores". El expediente militar registra una declaración del capitán Gabriel Alliende Figueroa, del Buin, sobre un diálogo o parlamento que sostuvo con el comandante Souper Onfray. Otros testimonios dan cuenta de los reclamos de Souper: "¿Dónde está la ayuda del Buin?", el regimiento que fue controlado temprano por Pinochet, en un doble juego, a la espera de los acontecimientos o "al cateo de la laucha", según el lenguaje popular.
Pinochet anduvo toda esa mañana en la cuerda floja. Su comportamiento es un episodio oscuro de la jornada. Pareciera que Souper se abstuvo de destruir los portones de La Moneda con los tanques por sentirse poco seguro debido a la ausencia del Buin, del Tacna, de la Escuela de Suboficiales y de las "masas de Patria y Libertad" comprometidas para la asonada, pero que no aparecieron, aunque fueron armadas con un arsenal robado desde el Blindado Nº 2. El Tacna y la Escuela fueron controladas por los generales Prats y Guillermo Pickering, jefe del Comando de Institutos Militares, apoyado por su vice comandante, el coronel José Domingo Ramos Albornoz.
Ese Comando, que controlaba a todas las tropas conformadas por quienes "estudian" para ser militares –infantería, suboficiales y cadetes– actuó sincronizada y lealmente contra el intento de golpe. Pickering falleció en el exilio y Ramos Albornoz, que fue expulsado por Pinochet del Ejército inmediatamente después del golpe, logró sobrevivir a los frecuentes asesinatos de oficiales disidentes que fueron disfrazados como "suicidios".
El Diario de Guerra que debió redactar ese día el general Pickering registra una contraorden a la Escuela de Infantería dictada por Pinochet, indicando que no salieran las tropas. Pinochet fue el único alto oficial que apareció vestido con ropa de combate, mientras los otros jefes militares como Prats, Pickering y Ramos usaron su "gabardina 2" de reglamento, para trabajo de oficina, puesto que salieron de sus casas sin saber que habría un intento de golpe a primera hora de la mañana.
Aunque Pinochet "sabía" anticipadamente que ese día habría operaciones militares, tampoco se decidió a actuar abiertamente en favor de los golpistas porque estos vacilaron en utilizar la fuerza de sus tanques para introducirse en La Moneda, tal como lo hicieron en el –paradojalmente "indefenso"– ministerio de Defensa, donde obtuvieron bastante ayuda interna para rescatar al capitán Rocha. Cuando el Presidente Allende arribó por la puerta norte del palacio presidencial, Pinochet se las arregló para cuadrarse frente al mandatario. Con su vestimenta de combate y sus gafas oscuras espetó "Señor Presidente, todo está bajo control", palabras que irritaron a sus acompañantes ocasionales, el comandante en jefe del Ejército, general Carlos Prats, y el ministro de Defensa, el periodista José Tohá. Hoy están muertos los protagonistas de ese encuentro con el Presidente, al concluir la jornada sediciosa. Excepto Pinochet, ...quien los hizo matar a todos.

¿Quién es el cabo Bustamante Gómez?

Descubrir la identidad del supuesto oficial que dió la orden de disparar –y cuya figura quedó registrado en la película de Henrichsen– fue un trabajo de una década para este periodista. El sujeto se vistió ese día como si fuera oficial, sin charreteras, pero no era más que un cabo, exaltado y sediento de sangre. El capitán de Carabineros Héctor Castagliola Carotti, que ese día estaba a cargo de la CIAT, lo describió el l 2 de agosto de 1973 como un tipo "sumamente alterado".
Según la declaración de este oficial de policía ante el tribunal militar, "aproximadamente a las 09:15 horas llegó hasta el cuartel [de la CIAT] un furgón de Carabineros que fue detenido por una patrulla militar al mando, al parecer, de un suboficial que no llevaba distintivos y que se encontraba sumamente alterado [Bustamante]". Como la película de menos de dos minutos que alcanzó a filmar Henrichsen antes de morir muestra al reloj del antiguo Banco Sudamericano –hoy Scotia Bank– marcando exactamente las 9:10 de la mañana, al producirse está conversación el camáraografo acababa de ser muerto.
"En vista de ello –prosiguió Castagliola– subí y hable con el suboficial [Bustamante] al que le pedí que se calmara y que dejara bajar el vehículo de Carabineros, lo que efectivamente ocurrió al obtenerse el pase de ese militar. [...] Posteriormente, llegó otra patrulla militar con la misión de hacer presente que el Comandante Souper deseaba entrevistarse con el jefe de nuestra unidad y yo recibí la orden de ir a parlamentar con ese militar, cuyo tanque era el que se encontraba frente a La Moneda". El carabinero relató que Souper pidió la intermediación de la CIAT para obtener la rendición de la Guardia del Palacio. Concluyó su declaración con una frase sacramental que se repite con demasiada frecuencia en las más de dos mil páginas de todo el expediente: "Tampoco supe nada en relación a la muerte del periodista Leonardo Henrichsen".
Según el sargento primero Sergio Espinoza Murillo, comandante del tanque E 2808, que operó junto al de Souper, "el cabo Bustamante me hizo presente que empezaba a acercarse gente por Morandé y Agustinas y que mi Comandante [Souper] me ordenaba que me colocara en Morandé y Agustinas y dispersara a la gente. Yo me puse en el lugar y disparé la punto 50 hacía Morandé, pero al aire". Todavía los edificios circundantes conservan huellas de los impactos de grueso calibre ordenados por Bustamante. En el perímetro de La Moneda murieron numerosas personas que se encontraban en sus oficinas o departamentos.
Enseguida Bustamante ordenó disparar contra el diario La Nación, que se halla frente a la CIAT y a pocos metros de lo que fue el Banco Sudamericano. Según el relato del teniente golpista Raúl Aníbal Jofré González, "[...] uno de los vehículos auxiliares, precisamente el que tripulaba el cabo Bustamante, hizo fuego de ametralladora, al parecer (.50) punto cincuenta, contra esa posición”. El oficial dijo que "transcurría el tiempo sin que apareciera el apoyo, comenzando un gran desasosiego".Bustamente se mostraba cada vez más exaltado.
A media mañana, Souper dio orden de emprender la retirada, decisión que ya había tomado una hora antes el teniente Dimter, a una cuadra de distancia, aburrido de esperar las acciones después de liberar al capitán Rocha, que partió a hacerse cargo del cuartel, donde recibió heridas de bala de tropas de El Tacna. Y ocurrió quizás el único enfrentamiento entre militares que se dio ese día en los alrrededores de La Moneda, pero que fue disfrazado como un tiroteo de "francotiradores", es decir, los trabajadores que construían la torre de Entel, a escasa distancia del centro de los acontecimientos. El Ejército allanó la construcción, donde había más de 100 personas refugiadas en los sótanos, pero no encontraron una sola arma. Sin embargo, igual fueron apresados y entregados a la policía civil, Investigaciones.
Los disparos surgieron, en realidad, desde las "tropas leales" del Tacna, al mando de Canessa, y nada menos que contra la camioneta que manejaba Bustamante, con el resultado de dos muertos, la destrucción del vehículo y heridos por doquier. Bustamante recibió impactos de bala en una pierna, fue a parar al Hospital Militar, y por tal motivo, jamás concurrió a declarar en el corto tiempo que tuvo el fiscal Saavedra para investigar. "Pasó colao", de bajo perfil, ...hasta hoy.
Nacido en 1943, el ex cabo Bustamante –cédula nacional de identidad Nº 6.682.208-7– tenía apenas 30 años cuando ordenó matar a Henrichsen, hace 32 años. Hoy vive en la comuna santiaguina de Conchalí, una barriada popular en la parte norte de la ciudad, pero no parece tener una vida muy próspera, probablemente porque fue jubilado prematuramente por el Ejército, a lo mejor con una pensión baja. Al 29 de marzo de 2005 registrababa 34 cuotas sin pagar de un crédito de consumo del Banco de Chile y un pagaré de la empresa Oriencop Ltda., en mora desde el 28 mayo 2002 al 28 octubre 2004. Pudiera ser que hoy esa deuda cercana a los mil dólares haya aumentado un poco, pero también se le acerca la hora de pagar ante la justicia por su crimen.
 Ernesto Carmona
Consejero nacional del Colegio de Periodistas de Chile y secretario ejecutivo de la Comisión Investigadora de Atentados a Periodistas (Ciap) de la Federación Latinoamericana de Periodistas (Felap).





http://www.a-ipi.net/article130272.html

La Historia Oculta del Régimen Militar

Donde Están?

Entradas populares

¡TERMAS DE POLLOQUERE Y SURIRE EN PELIGRO!