Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

jueves, 29 de agosto de 2013

Ex oficial FACh torturado después del "11": "No he perdonado"

Ernesto Galaz lanzó duros emplazamientos al ex Comandante en Jefe de la institución aérea Fernando Matthei: "Que no sea cobarde y reconozca su complicidad", insistió.


Miércoles, 7 de Agosto de 2013, 00:32

Ex oficial FACh torturado después del '11': 'No he perdonado'SANTIAGO.- El ex comandante de Grupo de la Fuerza Aérea de Chile (FACh) Ernesto Galaz, quien fue uno de los oficiales de esa arma procesados en un consejo de guerra y sometidos a torturas luego del 11 de septiembre de 1973, lanzó duros cuestionamientos a quien fue Comandante en Jefe de la institución aérea, Fernando Matthei, en cuanto al rol que cumplió en ese tiempo.

Galaz sufrió apremios en la Academia de Guerra Aérea (AGA) junto al padre de la ex Presidenta Michelle Bachelet, el general Alberto Bachelet, quien murió en la ex Cárcel Pública.

"No he perdonado a nadie ni he olvidado a nadie", enfatizó el ex comandante, en una entrevista concedida al programa "Mentiras Verdaderas" de La Red. Sin embargo, añadió, "he tomado actitudes de entendimiento con mucha gente".

Durante su relato, el ex oficial recordó -con lágrimas y la voz quebrada- las torturas a las que fue sometido junto a sus compañeros de armas durante su permanencia en la AGA.

"Es algo que uno no quisiera nunca recordar", reconoció.

"Usaron las vesanias más enormes contra sus 'enemigos internos'", describió. "El 'submarino', que es meter la cabeza en el agua hasta que la víctima se está ahogando y sacarlo; el 'pau d'arara', en el que se cuelga a la víctima con las manos y los pies atados a una vara; agujas en los dedos; corriente eléctrica aplicada en el cuerpo", relató.

Añadió que mientras eran víctimas de tales suplicios, fueron obligados a firmar documentos en los que "confesaban" distintas acciones.

"Cuando te están poniendo corriente eléctrica", expresó, "cualquiera firma lo que le pasen. No es cuestión de valentía ni nada. Con el propósito de terminar con que te estén asesinando uno dice 'qué quieren que firme'. Hubo compañeros que firmaron hojas en blanco para salir de las torturas".

"Naturalmente, sentí y siento odio. No sería honesto con mi conciencia si dijera que no odio a quien me torturó. Eso no significa que si lo encuentro en la calle lo voy a escupir o patear. Seguramente lo ignoraré, pero en mi conciencia está un odio permanente contra todo lo que significa actuar de esa manera", admitió.

"Fue cómplice"
Galaz acusó al general (R) Matthei de "complicidad" en las violaciones a los derechos humanos ocurridas en ese recinto de la FACh, del que fue comandante en 1974.

El ex miembro de la Junta de Gobierno ha afirmado que no tuvo participación en la muerte del general Bachelet. El juez Mario Carroza, quien investiga el caso, rechazó este lunes por segunda vez el procesamiento del retirado jefe castrense.

Al respecto, Galaz insistió en que Matthei "sabía" que se aplicaban torturas en la AGA.

"Él señala hoy que no tenía acceso (a la información) y que recibió nominalmente el cargo. Se ampara en eso, con una falta de entereza moral espantosa, para decir que no tiene nada que ver con las torturas ocurridas allí", aseveró.

Según el ex comandante de Grupo, Matthei, en su calidad de jefe de la AGA, "era el dueño del recinto".

"Él sabe que llega allí un grupo de inteligencia, sabe que llega un fiscal militar. Él no tiene responsabilidad militar sobre unos y otros, pero está allí y sabe que en los subterráneos hay prisioneros; sabe que en una dependencia, que es la capilla, hay instrumentos de tortura, como un dínamo para colocar corriente eléctrica" a los prisioneros, recalca.

"Si lo sabe, es cómplice", añadió.

"Le digo (a Fernando Matthei), en forma bien directa y categórica, que no sea cobarde. Que reconozca su complicidad en los actos en la AGA y en la Junta de Gobierno. No es desdoroso reconocer un hecho cuando es tan evidente, aunque él no crea que es cómplice", recalcó.

"¿Movió un dedo para defender a su amigo, el general Bachelet, cuando estaba preso y fue torturado?", se preguntó.

"Nadie dice que (Matthei) es asesino, nadie dice que es torturador, pero es evidente que es cómplice", dijo.

"Generosidad" de Ángela Jeria
En cuanto a declaraciones hechas por Ángela Jeria, viuda del general Bachelet, quien ha descartado la participación de Fernando Matthei en la muerte de su esposo, el ex oficial consideró que ello se debe "a la infinita bondad de ella y de su hija, Michelle Bachelet".

"La familia Matthei se escuda y aprovecha la infinita bondad de ellas para presentarse como amigo de la familia", alegó. "Es un aprovechamiento ilícito de una actitud generosa de la familia de Bachelet".

"Afinidad" con la UP
Galaz, quien reconoció que en esa época tenía "afinidad" con el gobierno de la Unidad Popular (UP), aseguró que antes del 11 de septiembre de 1973, entre la oficialidad de las Fuerzas Armadas "había un 10% que se oponía" a un movimiento militar contra el gobierno de Salvador Allende y otro 10% de los oficiales tenía "una inquina enorme" contra la UP.

El 80% restante, estimó, "era gente que no apoyaba ni a unos ni a otros" y después de ese día "se quedaron con los que ganaron".

http://www.emol.com/noticias/nacional/2013/08/07/613259/ex-oficial-fach-torturado-en-1973-no-he-perdonado-ni-olvidado.html

Ernesto Galáz, si tuviera al general (R) Matthei al frente le diría que no fuera cobarde

2013-08-03

Por Agencias/estocolmo

El ex-comandante de la Fuerza Aérea, Ernesto Galaz dice: en toda la época en que Matthei estaba como comandante de la AGA, esto se producía. Él no puede decir que él no sabía. Su delito es el de cómplice. Quiéralo él o no. Aunque el juez Carroza lo dude, aunque la familia Bachelet crea que no hay tal…¡Matthei es cómplice de tortura en la Academia!.
 -


El ex oficial de la Fuerza Aérea, Ernesto Galaz, estuvo detenido junto al ex-general Alberto Bachelet con quien compartió celda durante el cautiverio en la Academia de Guerra Aérea (AGA) y apunta contra el general (R) Fernando Matthei quien es padre de la candidata presidencial de la UDI, Evelyn Matthei, por ser al menos cómplice de los hechos ocurridos en el lugar y responsabiliza a Ángela Jeria por entregar su amistad al ex miembro de la Junta Militar.

Galaz tenía 30 años de servicio cuando fue detenido en 1973 por oponerse al golpe de Estado, afirmando que junto a Bachelet estuvieron en la cárcel pública, en la Base de Colina y en la AGA, la cual era dirigida en ese entonces por el general (R) Fernando Matthei.

En entrevista que publica El Dinamo, Galaz afirma que al momento en que Matthei asume el mando de la AGA, los detenidos estaban en el subterráneo y en la capilla donde había varias salas en las que se encontraban “vendados, colocados hacía la pared. Cada huevón que pasaba te pegaba una patada o un golpe, además del hecho de evitar que fuéramos al baño, no nos dejaban dormir, nos tenían de pie. Era todo un cuadro para quebrantarnos. En la capilla estaba todo el instrumental para aplicar corriente eléctrica. Ahí hacían eso hasta que uno contestara sus preguntas”.

En ese sentido, asegura Galaz que “en toda la época en que Matthei estaba como comandante de esta unidad, esto se producía. Él no puede decir que él no sabía. Su delito es el de cómplice. Quiéralo él o no. Aunque el juez Carroza lo dude, aunque la familia Bachelet crea que no hay tal…¡Matthei es cómplice de tortura en la Academia!”.

Y agrega que Bachelet no fue el único torturado en ese lugar, ya que “en la AGA se produjeron cientos de torturas a personas. Me parece chocante la defensa a Matthei por parte de la familia de Michelle Bachelet”.

Respecto a que si esta defensa tiene que ver con querer borrar el pasado, Galaz afirma que “una cosa es borrar y otra justificar. "Tampoco se puede borrar que Matthei fue parte de la Junta Militar, en el periodo donde se mató a Tucapel Jiménez, a Nattino y Parada, en ese mismo periodo se hizo el juicio en la Academia de Guerra Aérea en la sala principal… son cosas que no se pueden olvidar”.


Alberto Bachelet
El ex oficial apunta contra la candidata de la Nueva Mayoría y su madre de entregarle su amistad, mencionando que “¿se puede ser amigo de un tipo que fue parte de la tortura y los vejámenes en Chile? Así como se va dando el esquema, pareciera que hay una especie de contubernio de ciertas fuerzas. Es lamentable porque así no hay perspectiva alguna de cambio en Chile”.

Asimismo, descarta que el ex general Matthei no haya sabido lo que pasaba en la AGA, explicando que “es como si a mi casa llegará una pareja y yo les doy alojamiento en mi pieza, y el tipo la maltrata y la golpea en la noche, y yo me doy cuenta. Yo no le dije al tipo que le pegara, no me voy a meter al boche, pero sé que están allí y que la maltrató. Y si yo no señalo eso, soy cómplice. Si veo que a alguien lo atropellan en la calle y me hago el leso, soy cómplice de ese delito. La dimensión de esa complicidad tiene relación con la conciencia. El General (R) Matthei ha dicho varias veces “estoy tranquilo con mi conciencia”.¡ Por supuesto! Su conciencia no le da para comprender que haber estado a cargo de donde se torturaba, es un delito”.

EL Cmdte.Galaz Guzmán, sostuvo en una entrevista a cooperativa el 2012, que los procesados Edgar Ceballos Jones y Ramón Cáceres "lo torturaron sabiendo que estaba afectado del corazón, de modo que era predecible el desenlace", refiriendose al ex-general Alberto Bachelet.

Sin embargo enfatizó que "lo que interesa mucho más en todo esto es entender que tanto Cáceres como Ceballos supongo que no se mandaban solos. Ellos trabajaban en un edificio que era de la Fuerza Aérea, con personal de la Fuerza Aérea, con vehículo de la Fuerza Aérea, alimentados por la Fuerza Aérea".


Fernando Matthei
"Hasta ahora parece que son individuos que trabajan por su cuenta y que se han sobrepasado en sus funciones. Recordemos que en esa época el jefe de la Academia de Guerra era el general (Fernando) Matthei, supongo que algo sabrá en esta materia", apuntó Galaz, en la entrevista publicada el Miércoles 18 de julio de 2012 cooperativa.cl

Continuando con la entrevista en el Dinamo, Y respecto a las afirmaciones hechas por Matthei de que él no concurría a la Academia de Guerra, Galaz lo desmiente y señala que eso se demostró en el careo hecho por el juez Mario Carroza a distintas personas y “son muchos los que dicen haberlo visto: el cabo Sergio Lontano, el capitán en retiro Jaime Donoso…al igual que la ex presa política Carmen Gloria Díaz. Lo que dice su hija: “le tenían prohibido que se acercara a la Academia”. ¡Es absolutamente falso!. ¿Cabe en la cabeza que a un individuo que está nombrado por decreto como director le prohíban que vaya al lugar dónde está destinado? ¡Se cae de maduro!. Hay toda una campaña para blanquear la imagen del señor Matthei”.

A través de sus actividades se puede saber cuál es el perfil de Matthei. Por ejemplo, cuando el general Leigh es expulsado de la Junta por Pinochet, Matthei fue el único general que dijo “yo asumo”, siendo que todos habían dicho que no asumían en apoyo a la lucha de Leigh contra Pinochet. Fue una traición que no se la han perdonado nunca sus compañeros. No me interesa que haya traicionado a Leigh, pero es un hecho concreto de sus deslealtades. Él es así, es eso.Cuando se produce el triunfo del NO, y todos le reconocen que fue el primero en reconocer la derrota, lo que él hace es colocarse del lado del ganador inmediatamente. Eso es Matthei.
Dice Ernesto Galáz
El ex oficial de la FACh también señaló estar dispuesto a declarar en el proceso, pero argumentó que primero tiene que hablar con el abogado Eduardo Contreras para analizar cómo se manejará este tema.

“Yo no tengo ningún problema específico contra Matthei, pero me interesa que las cosas sean verdaderas. Me duele mucho que se utilicen subterfugios para borrar su responsabilidad en la Academia de Guerra Aérea y en la Junta de Gobierno”, precisó.

Y relacionado con que ambas hijas de generales sean candidatas presidenciales, Galaz dice: “es una burla y una falta absoluta de dignidad para el pueblo chileno. Es como el caso de Keiko Fujimori, la hija de Fujimori que fue candidata presidencial en Perú. Hija de un miembro de la Junta de Gobierno que tortura y mata… es la peor carta que pudiera haber escogido la derecha. Es la más atacable”.

En un entrevista con fecha del 23/11/2011 al ex-comandante de grupo de la Fuerza Aérea Chilena, sostenía lo que hoy, recuerda y hace historia, lo "doloroso" es ser acusado por sus mismos pares, "En la Academia de Guerra Aérea me torturó el general Orlando Gutiérrez Bravo, quien actuaba como fiscal en el proceso Bachelet y había sido mi compañero de curso. De repente es algo incomprensible y patético".

y continua, donde se dice que, En su peor momento, Galaz compartió celda junto al General Alberto Bachelet. En su relato Galáz hace memoria: "estuvimos juntos en el ministerio de Defensa y después en Colina, todo el mundo sabía que sufría del corazón (se refiere a Bachelet) y a pesar de eso pasó dos días de pie, y era torturado por subalternos".

ya casi al finalizar la entrevista, Galaz agrega: "un día, cuando se sintió muy mal, fue llevado al Hospital de la Fach y desde ahí nosotros perdimos su pista. Pero cuando pasó el tiempo y ya estando en la cárcel pública aparece Bachelet nuevamente prisionero, donde después murió" entrevista dada el 23/11/2011/cambio21.cl

Finalmente el periodista del www.eldinamo.cl, Nicolás Sepúlveda pregunta:
-¿Qué le diría hoy al general (R) Matthei si lo tuviera al frente?
Que no fuera cobarde y que afrontara la realidad. Que aunque el Juez dude, aunque la familia aérea lo defienda y lo justifique, él es cómplice. Es cómplice de torturas en la Academia de Guerra Aérea. Le diría que no basta con que él no haya estado presente en la tortura al general Bachelet para no ser torturador. No fue el único torturado en la AGA, fueron centenares. Le diría que afrontara varonilmente la responsabilidad que tiene.

A través de sus actividades se puede saber cuál es el perfil de Matthei. Por ejemplo, cuando el general Leigh es expulsado de la Junta por Pinochet, Matthei fue el único general que dijo “yo asumo”, siendo que todos habían dicho que no asumían en apoyo a la lucha de Leigh contra Pinochet. Fue una traición que no se la han perdonado nunca sus compañeros. No me interesa que haya traicionado a Leigh, pero es un hecho concreto de sus deslealtades. Él es así, es eso. Cuando se produce el triunfo del NO, y todos le reconocen que fue el primero en reconocer la derrota, lo que él hace es colocarse del lado del ganador inmediatamente. Eso es Matthei.


La familia de Galaz abandonó Chile en 1974, Ernesto galaz fue expulsado del país. Él estuvo preso en la Cárcel Pública y Capuchinos casi cinco años. Salió al exilio a Bélgica. "Éramos oficiales constitucionalistas, contrarios al uso de la fuerza, y con respeto a la institucionalidad", señala. Fue dirigente del PS en el exterior y en 1989 retornó a Chile. Hoy su principal batalla es que Matthei reconozca su responsabilidad en el caso de las torturas en la AGA.

El Juez Mario Carroza deberá resolver si Matthei tuvo responsabilidad en la muerte de Alberto Bachelet, luego que el abogado Eduardo Contreras pidiera su procesamiento. Como el caso se tramita bajo el sistema de la justicia antigua, no existe un plazo para que esto ocurra. Podría ser en dos años, como también podría ocurrir la próxima semana, en plena carrera presidencial.

http://www.estocolmo.se/noticias/?id=2627

Impactante relato del oficial de la Fach Ernesto Galaz, detenido y acusado de “traición a la patria”. Presentará solicitud para anular el proceso al que fue sometido junto al padre de Michelle Bachelet

23/11/2011 |
El ex comandante de grupo de la Fuerza Aérea, estuvo detenido junto al general Alberto Bachelet, y recuerda lo “doloroso” de ser acusado por sus mismos pares. “En la Academia de Guerra Aérea me torturó el general Orlando Gutiérrez Bravo, quien actuaba como fiscal en el proceso Bachelet y había sido mi compañero de curso. De repente es algo incomprensible y patético”, sentenció a Cambio21
El oficial (r) Ernesto Galaz fue condenado a la pena de muerte en 1974 por el Consejo de Guerra de la Fach, y estuvo a punto de morir fusilado, acusado de "traición a la patria" por su lealtad a la Constitución y a un gobierno democrático.

Después de 30 años, sigue impulsando las querellas destinadas a anular la falacia del proceso "Contra Bachelet y otros" y así reivindicar su nombre y el de aquellos que fueron condenados.

Es por eso que este jueves se presentará ante la Corte Suprema junto a una treintena de oficiales y suboficiales para anular los procesos, "puesto que a nuestro juicio no existen los delitos por los cuales se nos condena", asegura.

De comandante a preso

A 38 años de haber sido acusado de "traidor", en entrevista conCambio21 recuerda aquel momento en que fue detenido en su oficina, tres días después del golpe militar.

"Es muy inquietante recordar el episodio vivido, pero sí me detuvieron. Después de ser dado de baja, fui conducido al subterráneo del ministerio de Defensa, donde se encontraban detenidos también el general Alberto Bachelet, el coronel Miranda y el capitán Vergara", relató.

A ello agrega que "después nos hicieron un interrogatorio, y luego fuimos conducidos hasta Colina. Nos hicieron una persecución denigrante porque entramos en una pieza encapuchados, molidos a golpes. Estuvimos dos días de pie, fuimos golpeados y torturados".

Para Galaz "estos interrogatorios eran para que nosotros ratificáramos todo lo que ellos presumían que habíamos cometido. Nos acusaban de estar coludidos con el MIR y de haber entregado documentos secretos, como el Plan Trueno, y otros como el Escalafón, al enemigo. Tenían en su desquiciada mente determinado de antemano como que era la verdad".

El ex comandante de grupo de la Fuerza Aérea, recuerda lo "doloroso" de ser acusado por sus mismos pares, como lo calificó a nuestro portal: "En la Academia de Guerra Aérea me torturó el general Orlando Gutiérrez Bravo, quien actuaba como fiscal en el proceso Bachelet y había sido mi compañero de curso. De repente es algo incomprensible y patético".

Su compañero Bachelet

En su peor momento, Galaz compartió celda junto al General Alberto Bachelet, padre de la ex Presidenta Michelle. En su relato comenta que "estuvimos juntos en el ministerio de Defensa y después en Colina", agregando que "todo el mundo sabía que sufría del corazón y a pesar de eso pasó dos días de pie, y era torturado por subalternos".

Siguiendo con su historia comenta que "un día, cuando se sintió muy mal, fue llevado al Hospital de la Fach y desde ahí nosotros perdimos su pista. Pero cuando pasó el tiempo y ya estando en la cárcel pública aparece Bachelet nuevamente prisionero, donde después murió".

El exilio

La familia de Galaz abandonó Chile en 1974. Él estuvo preso en la Cárcel Pública y Capuchinos casi cinco años. Salió al exilio a Bélgica. "Éramos oficiales constitucionalistas, contrarios al uso de la fuerza, y con respeto a la institucionalidad", señala.

El general agregó que "pude sobrevivir en el extranjero porque, al caer detenido, tenía 30 años de servicio, de modo que tuvieron que jubilarme, y como las pensiones son inembargables, aunque parezca raro, recibía mi jubilación aún estando preso".

Finalmente fue tajante e indicó que "consideramos que deben ser juzgados los que nos torturaron y que andan por la calle y tienen nombre y apellido".
http://www.cambio21.cl/cambio21/site/artic/20111123/pags/20111123150337.html

Ex Comandante de la FACH Ernesto Galaz pide a Fernando Matthei: "Que no sea cobarde"

Enviado por Diario El Corresponsal el 07/08/2013 a las 4:33


Ernesto Galaz estuvo detenido junto al padre de Michelle Bachelet en la AGA y acusa que el General (R) Fernando Matthei es cómplice de torturas. En plena carrera presidencial, dispara también contra los Bachelet, por exculpar al padre de la candidata de la Alianza.
Ernesto Galaz ingresó a la Fuerza Aérea en 1943, y egresó de la Escuela como oficial a fines del ´45. Tenía 30 años de servicio cuando el 14 de septiembre de 1973 se presentó en el Ministerio de Defensa y fue detenido por oponerse al golpe de estado. En esta entrevista confiesa que antes de coincidir en la cárcel solo había visto en un par de ocasiones al general Alberto Bachelet, pero que su relación se profundizó en el encierro. Estuvieron juntos en la cárcel pública, en la Base de Colina y en la Academia de Guerra Aérea (AGA), entonces dirigida por el general (R) Fernando Matthei.
Sin proponérselo, este socialista que se hizo militante en el exilio en Bruselas aparece como un protagonista en la historia que atravesará la elección presidencial: la de la amistad trizada entre Bachelet y Matthei, el primero muerto en tortura en plena dictadura y el segundo acusado de ser uno de los responsables. Ambos generales y ambos padres de las principales candidatas a conducir La Moneda desde marzo próximo: Michelle Bachelet y Evelyn Matthei.
A pesar que el proceso contra Matthei está en curso y la Justicia no ha establecido ningún tipo de responsabilidad en su contra, Galaz asegura que el General en retiro estaba a cargo de dirigir la AGA en 1974, el mismo año en que Bachelet murió por un infarto al miocardio provocado por los apremios aplicados. Según su versión, el padre de la candidata UDI al menos es cómplice de los horrores ocurridos en ese lugar y lo llama a reconocer su responsabilidad, al mismo tiempo que dispara contra Angela Jeria por ofrecer su amistad al retirado general.
Ernesto Galaz roza los 90 años, pero sus recuerdos se mantienen lúcidos. De barba cana y poco cabello, oculta su calvicie bajo una boina café. A medida que escarba en sus memorias, sus cejas se aprietan y los gruesos lentes que le cubren los ojos se mueven cada vez que arruga la nariz. Acostumbrado a entregar testimonio, no se moverá de su silla en más de una hora de conversación, donde cada tanto repite que se debe hacer justicia.
Vea sus últimas declaraciones efectuadas en el programa de hoy martes 06 de Agosto en el programa de La Red, Mentiras Verdaderas.
http://www.elcorresponsal.cl/ex-comandante-de-la-fach-ernesto-galaz-pide-a-fernando-matthei-que-no-sea-cobarde#.Uh_S99-ir3w

Capitan Ernesto Galaz torturado junto a Alberto Bachelet

Javier Rebolledo define a Manuel Contreras y a la persona que reconoció a Cristian Labbé




Tejas Verdes

Tejas Verdes

V Región


Foto arriba:  Cortesia de Julio Oliva 

El campo de concentración “Tejas Verdes” estaba ubicado en la Avenida El Arrayán s/n, Población Tejas Verdes, en la Provincia de San Antonio, y era parte de la infraestructura de represión del Ejército y fue uno de los más paradigmáticos centros de tortura, relacionado directamente con la formación y centro de operaciones de la DINA desde 1973. En este recinto de tortura también se entrenaba a agentes de los diferentes servicios de inteligencia en métodos de tortura y represión. Entre los “profesores” se encontraba el hoy Alcalde de Providencia (Santiago) Cristian Labbe Labbe.
 De acuerdo al Informe Rettigg “Tejas Verdes” correspondía al: Campamento Nº 2 de Prisioneros de la Escuela de Ingenieros Militares "Tejas Verdes": Dicho recinto de detención, que llegó a tener más de 100 prisioneros en ciertas épocas, funcionó como tal desde el mismo 11 de septiembre de 1973, existiendo testimonios de su uso sistemático para tales efectos hasta mediados del año 1974.
             Los presos politicos que estuvieron detenidos en Tejas Verdes señalan que, inmediatamente después del golpe de Estado, eran trasladados desde San Antonio y Melipilla a Tejas Verdes. Se trataba de arrestos realizados por carabineros. Luego, desde principios de 1974 y hasta el año 1976, se concentraron aquí prisioneros venidos de otros puntos del país, especialmente de otros recintos de la DINA de Santiago. Testimonios entregados por ex presos políticos señalan que en este recinto de detención se utilizó shocks eléctricos, vejaciones y violaciones como practica diariamente en los interrogatorios. Estas declaraciones también señalan que en muchas ocasiones se utilizo médicos y enfermeras para cuidar a los presos que quedaban en mal estado físico después de los interrogatorios, los cuales, después de recuperarse, eran trasladados a nuevas sesiones de torturas. Los presos políticos permanecían en el Campamento N° 2y en la Cárcel Pública, en tanto los interrogatorios se realizaban en la escuela. Hay testimonios de que relatan que a éste lugar, desde la cárcel, eran trasladados en camiones frigoríficos pertenecientes a una empresa pesquera. Iban siempre amarrados, con los ojos vendada o encapuchados. Eran llevados a distintas dependencias de la escuela, entre las que se menciona el subterráneo del casino de oficiales y un segundo piso; en el intertanto eran mantenidos en una celda húmeda.
Numerosos testimonios entregados a la Comision Valech señalan que transcurridas algunas horas se los llevaba a una sala en la que permanecían desnudos, atados a una silla, o a un somier metálico, se les propinaban golpes, se les aplicaba electricidad, sufrían colgamientos, quemaduras, extracción de uñas, estiramiento del cuerpo con cuerdas, simulacros de fusilamiento, vejaciones y situaciones de violencia sexual. Como efecto inmediato sufrieron fracturas y pérdida de conciencia. Después del los interrogatorios eran devueltos al campamento o la cárcel. Consta en las denuncias que otra forma de humillación y castigo fue la reclusión en una pieza de madera de aproximadamente 5 ó 6 metros cuadrados de superficie, sin ventanas, con fisuras en sus paredes, muy helada, donde permanecían hacinados, con restricciones de alimentos, agua, abrigo, sueño y sin baños. Adicionalmente se torturaba a los detenidos arrojándolos en unos contenedores, donde permanecían días incomunicados; otros eran llevados a los nichos, un pequeño espacio que inmovilizaba a la persona, ubicados bajo las torres de vigilancia, como consta en las declaraciones hechas ante laComisión Valech. Finalmente, en muy malas condiciones, los presos políticos eran enviados a algún campo de prisioneros o a la Cárcel Pública de San Antonio.

 Testimonio de una ex -prisionera política del campo de concentración Tejas Verde
"...estuve detenida en el campo de prisioneros de Tejas Verdes, desde la primera semana de enero de 1974. Tres meses aproximadamente. Posteriormente me trasladaron a otros campos de concentración. Salí de Tres Álamos, luego de ocho o nueve meses. Nunca estuvo claro por qué me detuvieron. Trabajaba con mujeres, y estábamos convencidas del proceso de Salvador Allende y lo que significaba el gobierno de la Unidad Popular. Mi marido trabajaba en Madeco, y luego del golpe fue detenido.
Vivíamos en la Población Madeco. En enero de 1974, yo estaba tratando que a mi marido lo pudiera visitar su familia. Estaba incomunicado. Vecinos me avisaron que en mi casa había hombres de civil. En la casa estaban mis hijos y una cuñada. Cuando entré, permitieron salir a los niños. Tres civiles allanaron la casa y me llevaron en una camioneta sin patente. No tenía conciencia de lo que iba a vivir...
Me vendaron los ojos, trasladándome a Londres 38. Allí me golpearon... Después me trasladaron al Tacna, unas horas... luego a Tejas Verdes...
Llegamos de noche. Iba con otra persona, sentada en el suelo y amarrado con alambre. Yo estaba vendada. No sabíamos qué lugar era, pero sentí que estaba cerca del mar y de eucaliptos...  Me encerraron en una especie de mediagua, y al día siguiente comenzaron los interrogatorios... las primeras semanas fueron las más duras. Nos trasladaban en camiones hasta el lugar de tortura, el Casino de la Escuela de Suboficiales de Tejas Verdes. En ese momento no sabía donde estaba. Nos llevaban en camiones frigoríficos, amarrados, vendados, con capuchas. Nos hacían bajar escalones y, a mí me dejaron en una celda. Los interrogatorios empezaban muy temprano... me golpearon y aplicaron todas las formas de tormento: Golpes, corriente eléctrica, quemaduras con cera, cigarrillos; en un brazo aun tengo las marcas. Les dije que estaba embarazada, pero la verdad a ellos no les importó, al contrario. Me golpeaban con una fusta en el bajo vientre, para que perdiera mi guagua. Al tercer o cuarto día, comenzaron a violarme... varias veces me violaron y aplicaron corriente en la parrilla eléctrica...
 Me hacían estar parada toda la noche. Me tiraban agua. No podía dormir. No nos daban comida ni agua. Fueron meses espantosos, horribles... Cuando volví a la caseta, al día siguiente, llegó Rebeca Espinoza [hoy detenida-desparecida]. Yo estaba en tan malas condiciones que pusieron una enfermera -también prisionera-, y le permitían que me atendiera. Me venían convulsiones musculares, producto de las sesiones de tortura... A los veinte días de ser torturada diariamente -me sacaban al sol para que las heridas cicatrizaran-, Rebeca Espinoza desapareció... la llevaron a la tortura y no volvió nunca más. Sé que desapareció porque los torturadores burlándose, cuando me venían convulsiones, me pasaron su chaleco para que me tapara...
Nunca estuve con otras compañeras. Sabía que había más detenidas. A través de las rendijas se veían. Se escuchaban voces. Vi muchos hombres y trabajadores de Madeco. Estaban desde antes que yo llegara. Supongo que mi detención tuvo que ver con el amedrentamiento a esos compañeros, para que hablaran... Luego nos hicieron firmar un papel que decía que no teníamos daños ni quejas. Yo tenía más de cinco meses de embarazo. Estaba en muy malas condiciones, mi bebé también, producto de la tortura física y psicológica. Me trasladaron a la Correccional, donde estuve unos 20 días. Allí agentes de civil nos llevaron al Estadio Chile con un tremendo despliegue... Luego a Tres Álamos desde donde salí en libertad. Mi casa siguió siendo allanada por soldados de Ingeniería de Tejas Verdes, a muchos los ubicaba...
En Tejas Verdes escuché las torturas de otras personas, gritos de hombres... Quien comandaba el campo de prisioneros era el general Manuel Contreras... recuerdo algunas caras de los soldados y torturadores... Fueron tres meses terribles. Las torturas, las primeras semanas, eran prácticamente todos los días. Después se fue espaciando, pero no dejaron de ser... No hubo momento en que no me torturaran. En el casino había pequeñas celdas... allí dejaban a los prisioneros. De vuelta del campo de tortura, me llevaban una frazada. La tomaban cuatro militares por las puntas. Nos llevaban en calidad de ovillos, en el medio de las frazadas... uno no era capaz de caminar... Luego me dejaban en una celda de cemento...
Tengo la impresión que había unas 15 mujeres, pero por ahí pasaron muchas más... en el campo hubo unos 1.500 prisioneros. Recuerdo algunas caras y cómo estaban vestidos. Nos daban té en unas pailas y un pan. Cuando uno venía de la tortura no había comida ni agua... Los mismos milicos y torturadores nos decían que 'no tomáramos agua porque nos podía dar un paro cardíaco'... Recuerdo que se hablaba de que desde allí desaparecieron unos Tupamaros. Nos mantenían vendados con la capucha y, en el campo de tortura, nos amarraban... Normalmente nos interrogaban cuatro o cinco torturadores. Nos violaban, hacían simulacros de fusilamiento, aplicaban corriente. Después uno de ellos nos decía 'habla lo que te preguntan, no seai... yo te voy a ayudar'. Había una tortura física y otra psicológica. Yo no sé cuál es la que hace más daño. Pienso la peor es la tortura psicológica, porque todo lo físico se recupera. El daño psicológico es irreparable. Por eso nuestra sociedad está enferma y dañada...
Recuerdo que había también torturadores de civil. Uno de ellos me tomó y me puso en la parrilla. Tenía un acentoextranjero, uruguayo o brasileño, puede ser. Sé que había extranjeros ahí, que estaban 'formando' al resto de los torturadores, les explicaban cosas. A uno le parecía increíble. Aplicaban corriente y si te convulsionabas o te desmayabas, ellos decían: 'esto es lo que hay que hacer', eran 'instructores'... Eso lo vivieron todos los que pasaron por el campo de prisioneros... Finalmente perdí mi guagua en la Correccional... Cuando llegué a Tejas Verdes tenía dos meses de embarazo".
[Preso politico detenido en septiembre de 1973]: “...fui sometido durante mis primeras dos semanas en Tejas Verdes: choques eléctricos a las partes más sensibles del cuerpo estando yo amarrado en una silla de madera; golpes con "tontos de goma"; golpes con culatas de los fusiles; y golpes en los oídos con las dos manos al mismo tiempo [el telefono]...
[Presa politica, menor de edad, detenida en septiembre de 1973]: “...Me condujeron a una sala, al entrar sentí mucho olor a sangre [...] escuchaba individuos que hablaban bajo, uno de ellos me desató las manos y me ordenó que me desnudara, les dije que por favor no lo hicieran, pero luego en forma violenta me desvistieron, dejándome sólo la capucha puesta, me pusieron en una especie de camilla amarrada de manos y pies con las piernas abiertas, sentí una luz muy potente que casi me quemaba la piel. Escuché que estos individuos se reían, luego un hombre comenzó a darme pequeños golpes con su pene sobre mi cuerpo, me preguntó de que porte me gustaba, otro hombre escribía cosas sobre mi cuerpo con un lápiz de pasta. Luego vino el interrogatorio [...] en seguida ordenó que me pusieran corriente en los senos, vagina y rodillas [...]. Luego de las descargas pararon un rato, mientras sentía que hablaban entre ellos. Nuevamente retomaron el interrogatorio, esta vez me dijeron que me habían conectado a la máquina de la verdad [...] por cada respuesta que daba sonaba un pito de esta máquina, por cuanto me decían que yo estaba mintiendo [...] el pito de ese aparato se transformó en un infierno [...] vinieron nuevamente los golpes y las descargas eléctricas, cuando casi estaba inconsciente me levantaron la capucha hasta la nariz, me pusieron un vaso en la boca haciéndome ingerir un líquido, no supe qué pasó conmigo hasta el día siguiente que me devolvieron al campo de prisioneros. En el campo fui recibida por el suboficial [...] el que al verme comentó que si se diera vuelta la tortilla no querría que esto le pasara a su hija, le pregunté qué me había pasado, pero enseguida llamó a las enfermeras militares [...] sentía dolor en la vagina y en todo mi cuerpo [...] estaba muy deteriorada sin poder defecar...”
[Presa politica, embarazada, detenida en 1974] “...Al momento de la detención me vendan los ojos [...] y fui trasladada a [un recinto de la DINA]. Uno de los hombres pidió trato especial para mí porque estaba destinada para otro lugar. Ese trato fue golpes en los oídos, y aplicación de electricidad. Me llevaron a Tejas Verdes: siempre encapuchada e incomunicada en una barraca [...] Para los interrogatorios éramos trasladados en un camión frigorífico, amarrados, encapuchados. Nos desnudaban y nos introducían en unas celdas a la espera. Las sesiones de tortura duraban alrededor de doce horas. Este procedimiento era a diario. Yo tenía tres meses de embarazo. Recibí golpes bajo el vientre, golpes con sacos mojados sobre las piernas, baldazos de agua estando amarrada a un poste, amarrada por horas con cuerdas que pasaban bajo mis piernas. Me hicieron simulacro de fusilamiento y violación. Me arrancaron las uñas de los dedos chicos de los pies y quemaduras en el cuerpo. Escuchaba torturas de otros presos y me hacían escuchar un casete con la grabación de quejidos de niños y me decían que eran mis hijos. Me hacían comer excrementos. En el [se omite] y producto de las torturas se me produjo un aborto espontáneo. Nunca recibí atención médica...”
Criminales y Colaboradores:
General Manuel Contreras Sepulveda (Ejército Director de la DINA); Mayor David Miranda Monardes (Ejercito; SubDirector y Fiscal Militar);  Coronel Cristian Labbe Labbe (Ejército DINA; actual Alcalde de Providencia, Santiago); Oficial Roberto Araya Silva (Oficial de Reserva, Corresponsal de guerra, Fach); Teniente Zarevich (Ejercito); Sub Oficial Carriel (Ejercito); Capitán Mario Jara Seguel (Ejercito); Sargento Parada (Ejercito); Capitán Kosin (Ejercito); Cabo Bahamondes (Ejercito); Sub Teniente de reserva Gutiérrez (Ejercito); Soldado Luis Berríos (Ejercito);  Nano Jorquera (DINA – Agente Rocas de Santo Domingo); "Joel"; "El Coronta";  Capitán Videla (Ejercito); Teniente Luis Vargas (Carabineros); Váldes (Prefecto de Policía de Investigaciones); Cevallos; Teniente Quintana (Ejercito); Jorge Villagran (DINA – Ejército); Arturo Romero (DINA); Sub Oficial Ramon Acuña (Ejercito); Vittorio Orvieto Teplizky (Medico); Capitan Germán Jorge Barriga Muñoz (Ejercito);  Teniente Jorge Marcelo Escobar Fuentes (Ejercito DINA); Conscripto Samuel Enrique Fuenzalida Devia alias “gato” (Ejercito DINA); Alejandro Rodríguez Fainette(Ejercito); Mayor Gerardo Urrich González  alias " Mano Negra " (Ejército DINA);  Capitán Eugenio Armando Videla Valdebenito (Ejército DINA);.
Fuentes de Información: Informe Rettig; Diario “El Siglo”; Libro: “Tejas Verdes: Mis primero tres minutos”; “Tejas Verdes: Diario de un Campo de Concentración en Chile”; CODEPU;Informe Valech; Archivos Memoriaviva



http://www.memoriaviva.com/Centros/05Region/tejas_verdes.htm



Espanto: Feliciano Cerda cuenta su experiencia en Tejas Verdes




Anatolio Zárate cuenta cómo fue torturado en Tejas Verdes




Investigación sobre Tejas Verdes señala participación en torturas de ex alcalde Cristián Labbé

Viernes 23 agosto 2013 | 9:23 · Actualizado: 9:25

El relato de las víctimas que pasaron y sobrevivieron el centro de tortura ‘Tejas Verdes’ conmovió para siempre a Javier Rebolledo, autor del libro ‘El despertar de los cuervos. Tejas Verdes, el origen del exterminio en Chile’.
En conversación con nuestro medio asociado CNN Chile, Javier Rebolledo reconoció que tras ocho años de reporteo sobre las violaciones de los Derechos Humanos en nuestro país, buscó descubrir cómo nació la Dirección Nacional de Inteligencia, DINA, en la localidad de Tejas Verdes, San Antonio.
Según el autor, en este recinto los funcionarios de la DINA aprendieron “el arte de la tortura” y pusieron en práctica gran parte de los conocimientos adquiridos en la Escuela de las Américas, entidad establecida en Panamá en 1946, y luego transladada a Fort Benning, Georgia, en 1984.
Javier Rebolledo describió parte de los vejámenes a los que eran sometidos los detenidos de Tejas Verdes.
En relación a este tema, Rebolledo aseguró que son más de veinte los ex integrantes de la DINA que confirmaron que el ex alcalde de Providencia, Cristián Labbé, los entrenó y participó de las torturas aplicadas a las víctimas en el recinto.
Sin embargo, el relato de un civil vinculado al ejército, Patricio Salvo, fue clave en la vinculación de Labbé con las torturas.
Según explicó el autor del libro, Salvo vio al teniente Labbé torturando a personas en el sótano del casino de oficiales.
Javier Rebolledo asegura que también estaría vinculado a la DINA el actual candidato a diputado de Renovación Nacional por el distrito de Los Ángeles, Rosauro Martínez, tal como lo indicaría un documento del Ejército.
Asimismo, el reconocido notario nacional, Hernán Blanche, se encargó de pagar los sueldos a los integrantes de la DINA con empresas clandestinas, entre otras asesorías legales.
Finalmente, Javier Rebolledo reconoció que aún no se sabe qué pasó con los hijos de nueve mujeres embarazadas que fueron detenidas en Villa Grimaldi.

http://www.biobiochile.cl/2013/08/23/investigacion-sobre-tejas-verdes-senala-participacion-en-torturas-de-ex-alcalde-cristian-labbe.shtml

Libro El Despertar de los cuervos de Javier Rebolledo, Anatolio Zarate y Feliciano Cerda ambos torturados en Tejas Verdes.

Los amarres de Piñera

A ocho meses de tener que entregar la banda presidencial, el Presidente Sebastián Piñera está impulsando y consiguiendo aprobar un ramillete negro de proyectos que potenciarán la desigualdad, la privatización de bienes comunes, la concentración de la riqueza; y hasta la supresión de derechos digitales.
Estos proyectos, que cuentan con prioridad en su trámite legislativo o ya han sido promulgados, conculcan derechos ciudadanos y de pueblos indígenas; consolidan la privatización del agua, los peces y las semillas campesinas e indígenas; y promueven el monocultivo forestal en el Wallmapu (País Mapuche).
El Gobierno está obteniendo un notable éxito en la tramitación y despacho de estos proyectos gracias al apoyo que recibe de parlamentarios de la opositora Nueva Mayoría, ex Concertación por la Democracia.
Esto ocurre en un año de elecciones presidenciales y parlamentarias, que se dan en el contexto de una enorme movilización social, como la protesta nacional de estudiantes, mineros y portuarios del pasado 26 de junio, que movilizó a cerca de 150 mil personas en todo el país. Como parte de esta protesta los mineros subcontratistas de Codelco paralizaron los yacimientos Chuquicamata y El Teniente.
La unión de estos sectores sociales supuso la elaboración de un pliego común que incluye la renacionalización del cobre; y la gratuidad y fortalecimiento de la educación pública. El jueves 11 de julio laCentral Unitaria de Trabajadores (CUT) convocó a otra protesta nacional a la que se adhirió laConfederación de Estudiantes de Chile (Confech), además de gremios de empleados públicos y colegios profesionales. Esta manifestación también tuvo como demanda principal la renacionalización del cobre.
A pesar de estas grandes protestas, el Gobierno y el Congreso Nacional siguen a toda marcha y a espaldas del país, con sus proyectos privatizadores.
LA LEY HIDROAYSÉN
El miércoles 3 de julio de 2013 el Senado culminó la tramitación del proyecto sobre concesiones eléctricas, quedando en condiciones de ser tramitado por la Cámara de Diputados. Votaron favorablemente la iniciativa los parlamentarios de la UDI, RN y la DC, además de los socialistas Isabel Allende y Camilo Escalona.
Conocido como Ley Hidroaysén, este proyecto allana el camino para la construcción de ésta y numerosas otras centrales hidroeléctricas en las regiones del sur y extremo sur de Chile.
Hidroaysén es un megaproyecto energético que considera la construcción de cinco centrales hidroeléctricas en la región de Aysén, patagonia chilena. Con una potencia de 2.750 MW y una inversión estimada de US$ 3.200 millones, se constituiría en el proyecto energético más grande del país. La propiedad de Hidroaysén es compartida entre las empresas Endesa –propiedad de la estatal italiana Enel- y Colbún (grupo Matte). De concretarse este proyecto estas empresas concentrarán el 80% de la generación eléctrica de Chile.
El anuncio de la aprobación de este proyecto generó en el primer semestre de 2011 las protestas más masivas que haya registrado Chile en los últimos treinta años, sólo comparables con el levantamiento estudiantil que tuvo lugar aquel mismo año y que se mantiene con gran intensidad hasta el presente. Según proyecciones de la consultora de estudios sociales Cerc, unas tres millones de personas participaron de alguna forma en las protestas contra Hidroaysén.
La puesta en marcha de este proyecto requiere la construcción de una línea de transmisión que transporte la energía desde la región de Aysén hasta Santiago, lo que además viabilizaría la ya planeada construcción de numerosas otras centrales hidroeléctricas en las regiones de Los Lagos y Los Ríos.
La dificultad que tienen las empresas es que las torres de alta tensión pasarían –de construirse finalmente el proyecto- por una decena de parques nacionales y por más de un centenar de comunidades indígenas, lo que anticipa una fuerte oposición.
En ese contexto este proyecto de concesiones eléctricas aparece como el posibilitador de estos proyectos hidroeléctricos, puesto que reducen al mínimo los derechos de las comunidades y de los mismos dueños de tierras afectadas por la construcción del tendido eléctrico.
El 16 de junio el Consejo de Defensa de la Patagonia (CDP) inició una campaña nacional para rechazar la posible aprobación del citado proyecto: “Alto a Ley de Concesiones Eléctricas para HidroAysén #votasinrepresas”.
Entre los aspectos que el CDP encuentra más cuestionables de esta ley: es que las concesiones serán a perpetuidad; se vulnerará el Convenio 169 de la OIT, al contemplar consulta a las comunidades indígenas sólo después que se haya asignado la concesión; el que se ponga en riesgo el patrimonio natural de los parques nacionales al no exigir que estos sean respetados; y el que se permita a las empresas de la energía recurrir a la fuerza pública para ocupar los terrenos donde se construirán las torres, aunque hayan reclamaciones pendientes y aunque el dueño del terreno no sea habido. Además sólo los dueños de los terrenos podrán hacer reclamaciones contra la construcción de torres y dispondrán sólo de 30 días para presentarlas.
PRIVATIZACIÓN DE LA SEMILLAS
El Senado comenzó en junio pasado la tramitación de la “Ley que Regula Derechos sobre Obtenciones Vegetales”, también conocida como Ley Monsanto. Este proyecto establece el marco regulatorio para la aplicación del Convenio Upov 91, aprobado por el Congreso el 2011, y que fomenta la patentación de las semillas por parte de transnacionales de la agroindustria como Monsanto, Syngenta y Bayer.
La Ley Monsanto contiene artículos que prohíben el intercambio y la guarda de semillas y permiten a los obtentores perseguir a los infractores por “piratería” como se hace en Estados Unidos y Canadá.
La Upov (Unión Internacional para la protección de las Obtenciones Vegetales) es una organización internacional e intergubernamental de las empresas que desarrollan vegetales “mejorados” creada en 1961.
El proyecto Upov 91 fue presentado al Congreso Nacional el 13 de enero de 2009 por la entonces Presidenta Michelle Bachelet.
Aunque fue aprobado en 2011, el Tribunal Constitucional –luego de un requerimiento de doce senadores- solicitó al Congreso que resolviera temas que había dejado pendiente como la protección de las semillas nativas indígenas, y los relativos al resguardo del patrimonio genético de Chile y su biodiversidad.
Aunque sin mucha cabida en los medios de la gran prensa, decenas de organizaciones y redes están dando una dura pelea para evitar lo que ellos señalan es “la privatización de las semillas”. En entrevista con El Ciudadano el coordinador de la campaña Yo no quiero transgénicos, en Valparaíso, Dann Espinoza, denunció que debido a la permisividad con la que actúa el Estado en materia de fiscalización, Chile ha sido convertido “en un semillero puro y duro de transgénicos, puesto que ya ocupa el quinto lugar entre los países productores de semillas transgénicas del mundo con cerca de 35 mil hectáreas plantadas”.
Espinoza –que también es activista de la organización vegana Revolución de la Cuchara- recalca que en Chile “no tenemos idea de dónde realmente están dichos cultivos de semillas transgénicas puesto que las empresas se han negado a informar, silencio que ha contado con la complicidad del Estado”. Este dirigente ambientalista denuncia que los cultivos de semillas transgénicas contaminan cultivos vecinos.
Y que esto ha tenido como consecuencia que, en los últimos meses, al menos dos cargamentos de apicultores y de pequeños productores de trigo hayan sido rechazados en Alemania y Francia, al determinarse que contenían trazas de transgénicos Monsanto.
El activista de Chile sin Transgénicos señala que de aprobarse la Ley de Obtentores Vegetales las empresas de biotecnología “podrán patentar cualquier semilla considerada nueva, homogénea y estable, entendiéndose por ‘nueva’ cualquiera que no haya sido patentada antes”. Para Dann, con esto se está dando paso “a la privatización de la semilla y de todo de lo que de ella provenga, privatizando así la vida misma; obstruyendo las prácticas de complejos sistemas de sanación con plantas y hierbas medicinales, y las cosmovisiones de los diversos pueblos originarios que habitan por estos lares”.
Chile sin Transgénicos impulsa la campaña Yo no quiero Transgénicos en Chile, que reúne a 24 agrupaciones de campesinos, agricultores y consumidores, entre otras. Organizan conferencias en universidades, escuelas, agrupaciones campesinas; y realizan talleres de agricultura urbana y trueque de semillas. Han llevado sus denuncias y propuestas al Congreso Nacional siendo parte activa de la discusión de los citados proyectos.
FOMENTO FORESTAL
Con fuerte impulso partió en el Congreso la tramitación de la “Ley de Fomento Forestal” impulsada por elMinisterio de Agricultura. Muestra de ello es que el Senado aprobó el 13 de junio la “idea de legislar” por 23 votos a favor y siete en contra.
Según aseguró al diario La Discusión de Chillán –19 de junio- el secretario de Agricultura de la Región del Bío-Bío, José Manuel Rebolledo, la aprobación de esta ley significará “un tremendo apoyo económico hacia los pequeños y medianos productores en su desarrollo económico, social, y también ambiental”.
Las afirmaciones de este funcionario evidencian lo que ha sido el discurso oficial respecto de esta materia. Sin embargo, éste no es veraz puesto que de aprobarse esta normativa lo que estará haciéndose, en la práctica, será prolongar el modelo de monocultivo forestal promovido por el dictador Augusto Pinochet, y que ha favorecido abiertamente a dos grandes grupos económicos: Matte y Angelini.
Expresión de esto es que, según un estudio de la Consultora Profesional Agraria, entre 1980 y 1997 se entregaron en total 20.499 bonos que financiaron la forestación de 822.428 hectáreas. De éstas, un 94% se destinó a medianos y grandes propietarios y sólo un 6% a pequeños propietarios.
Es importante señalar que el modelo de monocultivo forestal surge a poco de comenzada la dictadura militar con la promulgación, en 1974, del Decreto Ley 701 (DL 701), de Fomento Forestal. Desde entonces el Estado comenzó a dar subsidios que financiaban casi en su totalidad las plantaciones de pinos y eucaliptus en el centro sur de Chile, que formaba parte del histórico territorio del pueblo mapuche.
Como resultado de esta política, la producción de madera, aglomerados y celulosa se ha incrementado en forma exponencial. Mientras en 1980 el sector forestal exportaba 254 mil dólares, en 2011 las ventas al exterior alcanzaron los 5.900 millones de dólares, según cifras del Banco Central de Chile. Desde 1974 hasta ahora, casi tres millones de hectáreas de bosque nativo han sido reemplazadas por monocultivos forestales.
La expansión del monocultivo ha derivado en una drástica disminución de las aguas subterráneas, así como de la fauna y vegetación silvestre, lo que ha mermado dramáticamente la agricultura tradicional campesina y mapuche.
La entrega de bonificaciones mediante el DL 701 sobre Fomento Forestal expiró en diciembre de 2012, por lo que el Gobierno de Piñera le está dando una altísima prioridad a este proyecto de “fomento forestal”.
LA PRIVATIZACIÓN DE LOS PECES
Uno de los proyectos más importantes con los que el Presidente Piñera está cerrando su administración presidencial es La Ley de Pesca promulgada en enero de este año. El interés empresarial en esta ley –mejor conocida como Ley Longueira por el ministro que la impulsó– radica en que entregó la casi totalidad del patrimonio pesquero de Chile a las siete familias que controlan la actividad.
Al grupo chileno Angelini – el quinto más poderoso de Chile según ranking Forbes 2012– la nueva ley le asignó, en forma gratuita y a perpetuidad, 52% de las cuotas de pesca de sardinas jureles y anchovetas, que fueron entregadas a sus empresas Corpesca S.A., Orizon S.A y South Pacific Korp.
La citada normativa estableció que el 99% de sardinas, anchoas y jureles (que constituyen la principal riqueza de Chile en términos de proteína marina y Omega 3) sean destinadas a unas pocas grandes empresas dedicadas a la producción de harina y aceite de pescado, con el fin de alimentar cerdos, pollos y salmones. La ley Longueira reservó sólo el 1% de la cuota global de estos peces para el consumo humano. La principal víctima a la hoy cuestionada normativa fue la actividad pesquero artesanal a la que se despojó de históricos derechos. Esta ley contó con el respaldo en bloque del oficialismo, más el de numerosos parlamentarios demócratacristianos y el de algunos socialistas como la diputada Clemira Pacheco y el senador Fulvio Rossi.
Además de los señalados proyectos, el Gobierno y el Parlamento están a punto de concluir la tramitación de la Ley de Televisión Digital, y la Ley corta de Televisión Nacional, que tienen gran trascendencia y que funcionan con una lógica no muy distinta de la concentradora de riquezas que anima a los antes mencionados proyectos.
Tanto o más perjudicial para el país es el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés). Este acuerdo tiene como integrantes a países de América, Asia y Oceanía con los que Chile ya tiene acuerdos de libre comercio. Es el caso de Canadá, México, Estados Unidos y Vietnam. Esto supone la renegociación de estos acuerdos y la renuncia a importantes derechos.
Las negociaciones han sido manejadas en absoluto sigilo y ni siquiera los parlamentarios están enterados del alcance de este acuerdo. Sin embargo, ha trascendido que entre las materias que incluiría se cuentan: la ampliación del plazo de protección de las patentes de medicamentos; la prolongación excesiva de los plazos de protección a los derechos de autor para libros, películas o música; y la instalación de límites al acceso a conocimientos disponible en Internet y fuertes restricciones a las descargas de contenidos en línea.
Por Francisco Marín
El Ciudadano Nº144, julio 2013
Fuente fotografía

http://www.elciudadano.cl/2013/08/28/80149/los-amarres-de-pinera/

La Historia Oculta del Régimen Militar

Donde Están?

Entradas populares

¡TERMAS DE POLLOQUERE Y SURIRE EN PELIGRO!