Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

miércoles, 23 de octubre de 2019

La crisis chilena y su particularidad frente a otras crisis mundiales (*)

Imagen ilustrativa no provista por el autor.
(Eduardo Sartelli) 

Alguien me preguntó si la crisis chilena se parecía a la Primavera árabe. Me parece que no. En la Primavera árabe se expresa una descomposición general de los estados que brotaron de la experiencia del nacionalismo árabe. Chile tampoco se parece a la Argentina, en medio de una crisis económica y social galopante. Se parece más bien a los "chalecos amarillos", con menos integración política, al menos por ahora. Es el estallido del hartazgo de una clase obrera exitosamente reducida al lecho de Procusto de los límites de una economía más simple que la Argentina, con una estructura social más limitada. El capitalismo chileno "funciona" en el sentido de que es capaz de adaptarse a las exigencias de la productividad que impera a nivel mundial, no porque aumente sistemáticamente la productividad del trabajo local, sino porque no tiene mucho para desarmar. Es decir, alcanza con presionar sistemáticamente sobre la tasa de explotación vía plusvalía absoluta y renta minera. En la Argentina la cuestión es mucho más compleja, porque este es un capitalismo que alcanzó un nivel de complejidad mayor. Para "adaptar" la Argentina a la productividad mundial sin salir de la estructura productiva actual, es necesario cercenar porciones enteras de la sociedad. De allí que el "espertismo" no tenga posibilidades aquí ni siquiera con un Pinochet detrás. Dicho de otro modo, tanto la Argentina como Chile siguen la evolución (con trayectorias generales comunes) de la crisis mundial del capital, pero la expresan a partir de sus particularidades. Por eso es difícil saber si Piñera caerá. Macron no cayó, el movimiento se agotó luego de un tiempo de agitación. El panorama en Chile no es tampoco el de De la Rúa, porque no hay allí oposición burguesa intentando hacer caer a Piñera. Toda la clase política, modelada por el pinochetismo, está en cuestión. En sentido estricto, esto es la primera impugnación social al orden pinochetista, organizado por Pinochet y continuado por todos los gobiernos posteriores.

 (*) El titulo no es puesto por el autor de la nota
https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=2456520191282678&id=100007741637045

¿Instalaron centro de tortura en estación de metro de Chile?

Así lo denunció Instituto Nacional de Derechos Humanos, que presentó acciones judiciales por más de un centenar de personas que dijeron haber sido maltratadas por las fuerzas de seguridad.


El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) presentó 26 acciones judiciales en favor de 129 personas que denunciaron torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes por parte de las fuerzas de seguridad de Chile en el marco de las protestas contra las políticas del presidente Sebastián Piñera.

De acuerdo con los reportes recibidos por el organismo, la estación Baquedano del Metro habría servido como centro de detención y tortura, de acuerdo con lo publicado por Telesurtv.

Estación Baquedano. 00:05 hrs, Fiscal Urrutia, subcomisario Lizama de brigada de Derechos Humanos de la PDI, funcionarios del @inddhh levantan evidencia por sesiones de torturas a Nicolás Laur y otros detenidos. Registraron la estación completa,no hay más detenidos en el lugar.




Ante la denuncia, a la madrugada de este miércoles, un equipo conformado por un fiscal, un subcomisario de la brigada de Derechos Humanos de la Policía de Investigaciones de Chile (PDI), junto con funcionarios del INDH, levantaron evidencias sobre posibles violaciones de los derechos humanos del ciudadano Nicolás Laur y otros detenidos en el centro de la capital.

Sobre este caso, el director del INDH, Sergio Micco, recordó que aún no se determinó si existió o no tortura en la Estación Baquedano del Metro.

Aseguró que la labor de determinar si hubo o no delito corresponde al Ministerio Público de Chile, mientras que la INDH evalúa acciones legales a seguir.


Otras denuncian apuntan a desnudamientos en comisarías y golpizas, entre ellas las del Supermercado "Acuenta" de Tobalaba, en la comuna de Peñalolén, donde un grupo de 50 personas fueron inmovilizados con lazos de plástico en sus manos y acostadas boca abajo en el suelo.

Los manifestantes chilenos exigen al Gobierno de Piñera retirar a los militares de las calles y a las fuerzas de seguridad que reprimen a quienes decidieron concentrarse pacíficamente .

https://www.cronica.com.ar/mundo/Instalaron-centro-de-tortura-en-estacion-de-metro-de-%20%20%3Ca%20href='https://www.cronica.com.ar/tags/Chile'%3EChile%3C/a%3E-20191023-0061.html

Chile: 42 muertos, 12 mujeres violadas y 121 desaparecidos tras la brutal represión de Piñera

Las protestas sociales en Chile tuvieron como respuesta del gobierno de Sebastián Piñera una brutal represión militar. La información propiciada por el gobierno chileno sobre las víctimas es difusa. Según la comisión Interamericana de DDHH había hasta en día martes 42 muertos, 12 mujeres violadas, 121 desaparecidos y miles de torturados. “Quiero reconocer y agradecer a nuestras Fuerzas Armadas, su labor ha sido muy difícil y sacrificada”, expresó el jefe de Estado este martes en conferencia de prensa.


El Colegio de Médicos de Chile hizo un llamado a la comunidad local e internacional, advirtiendo de la gravedad y magnitud de la crisis social en Chile y sostiene que los muertos y heridos son muchos más de los que reconocen las autoridades de gobierno.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que depende de la OEA, serían hasta ahora 42 los muertos, 12 mujeres violadas, 121 desaparecidos y miles de torturados. Sin embargo, el jefe de estado decidió agradecer públicamente el rol de las fuerzas desde que se desataron las protestas.

La militarización de las calles y la represión sangrienta no cesa a pesar de que el presidente Sebastián Piñera le pidió “perdón” este martes a los chilenos por no haber podido “reconocer” la magnitud de la crisis en su país y dio a conocer una batería de medidas en beneficio de los sectores más vulnerables.
Pese a esto, este miércoles se desarrollará un paro general de 48 horas convocado por los principales sindicatos del país en apoyo a las protestas populares que desde hace seis días se desarrollan en las principales ciudades chilenas.
El paro fue convocado por al menos  una veintena de organizaciones de trabajadores y estudiantes en rechazo la decisión del presidente Sebastián Piñera de poner al país en estado de emergencia y toque de queda,  además de recurrir a las fuerzas armadas para controlar las manifestaciones.

“Demandamos al gobierno restituir la institucionalidad democrática, que en primer lugar significa deponer el estado de emergencia y devolver los militares a sus cuarteles”, indicó un comunicado de los movimientos, difundido el martes.

Piñera anunció un paquete de medidas entre las que destaca mejorar las pensiones, suspender un aumento del 9.2 por ciento de la luz, complementar el salario mínimo, establecer un seguro para la compra de medicamentos y la imposición de mayores impuestos a los sectores de mayores ingresos.

Sin embargo los sindicalistas exigen que el gobierno instaure una agenda social que sea desarrollada junto a las organizaciones de base para alcanzar definitivamente una solución a la crisis.


https://portalinformacion.com/index.php/2019/10/23/chile-42-muertos-12-mujeres-violadas-121-desaparecidos-tras-la-brutal-represion-pinera/

La forma mas cruel y trágica de aprender historia

La forma mas cruel y trágica de aprender historia

Los que "no estaban ni ahi" con lo que paso en la dictadura de Pinochet ahora tienen que vivir en carne propia la masacre que Sebastatian Piñera lleva adelante.
El presidente de Chile da discursos todos los días para no decir absolutamente nada, citar frases ajenas y negar rotundamente la realidad de su gobierno. No menciona siquiera a las 11 victimas fatales que supuestamente llevan han reconocidas y argumenta que hacen lo que la constitución les permite hacer.
Repasemos lo que no se dice asumiendo que mientras escribo esto, los datos que aquí presento, son viejos:
  • 42 muertos, 
  • 12 mujeres violadas, 
  • 121 desaparecidos 
  • y miles de testimonios de tortura. 
(Fuente:@CIDH)
Entre los muertos cuenta un niño de 4 años.
Escribo esto y veo un video de atropello masivos, otro dato sobre 5 niños desaparecidos; hay denuncias publicas de cuerpos de personas torturadas y muertos en el metro de Santiago, vídeos donde se ve cuando lanzan un cuerpo (de un joven) desde un móvil de carabineros; hay vídeos de carabineros esnifando cocaína en plena calle y en un furgón de la fuerza; vídeos donde jóvenes aparecen heridos y ensangrentados diciendo que fueron torturados, uno de ellos dijo: lo vi en historia pero nunca lo había vivido.
La Comisión Internacional de Derechos Humanos y tantas otras organizaciones similares, al igual que en otros actos represivos anteriores, solo cuentan heridos y, ahora, muertos.... ¿alguien hará algo? ¿se puede hacer algo frente a un ejercito, policia militarizada y la estructura del Estado orientada a la represión del pueblo con los medios de comunicación coludidos para no decir nada?
Hay muchas dudas sobre algunos cuerpos aparecidos en los incendios, sobre si realmente fueron afectados por el fuego o si fueron lanzados para tapar los crimen. Las versiones rondan las redes y suenan creíbles, tanto como aquellas historias que nadie quería escuchar, como aquellas historias con las que no estaban ni ahí.

Piñera Basura, Sos La Dictadura

Testimonios desgarradores: el calvario chileno, en primera persona

EXCLUSIVO de cronica.com.ar "Los militares disparan a matar", "se registraron desnudamientos de menores en calabozos" y "tememos que vuelva a ocurrir lo que pasó en la dictadura" son algunos de las terribles relatos que brindaron a Crónica víctimas del estallido que se vive en el país trasandino.


@melinardguez

Pese a que la mayoría de los chilenos manifestaron tener miedo para hablar sobre lo que sucede en su país, algunos valientes decidieron brindar testimonio al darse cuenta que los medios de comunicación del territorio "solo muestran lo que quiere el Gobierno" de  Sebastián Piñera. Ya son 2138 los detenidos, 396 heridos por armas de fuego y 18 muertos. "Cinco de los fallecidos fueron asesinados por militares, se registraron casos de desnudamiento de menores en calabozos y tememos que vuelva a ocurrir lo que pasó en la dictadura", aseguró a Crónica un miembro del Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile, quien prefirió no revelar su identidad por miedo a represalias.

Diferentes personas de distintas regiones del país dieron sus testimonios. Todas coinciden en lo mismo: "los militares disparan a matar". Según relataron, la situación de violencia recién está comenzando y ven muy lejos la salida ya que "están tratando de solucionarlo de la peor manera". Sin embargo, no quieren dejar de manifestarse en las calles porque consideran las protestas como una lucha social esencial para exigir que se respeten derechos.

"Marchamos pacíficamente, los militares irrumpen, generan los disturbios y comienzan a disparar", "Abren fuego frente a menores de edad, no les importa quién recibe las balas, no valoran la vida humana", aseguran testigos y víctimas de situaciones violentas.

Si bien las manifestaciones estallaron tras el aumento de transporte, aclararon que ese motivo está lejos de ser el eje central de las protestas y explicaron que luchan porque hay un descontento social muy profundo y están cansados de la desigualdad.

"La educación es carísima", "las pensiones para los jubilados son una miseria", "roban nuestra plata y se la quedan, mientras nosotros sufrimos el hambre ellos tienen millones y millones", son algunos de los reclamos.

Además, critican el rol que están cumpliendo los medios de comunicación y aseguran: "Solo muestran los saqueos que realizan solo algunos sectores para justificar el accionar del Estado. Sin embargo, lo importante es que estamos sufriendo una violación de derechos humanos tremenda y tememos que vuelva a pasar lo que ocurrió en la última dictadura".


"Los militares me dispararon y me salvé de milagro"

Mauricio, de 33 años, uno de los pocos testigos que se animó a revelar su nombre por temor a las represalias, relató cómo se salvó de milagro de ser asesinado por militares a metros de una protesta realizada en Temuco, en el sur de Chile.

"En la comuna en la que vivo, no se dictó el toque de queda. Por eso, salí a la calle y me quedé parado en una esquina observando una de las manifestaciones, la cual se desarrollaba de forma pacífica. De pronto, empecé a escuchar balazos y caminé rápido hacia el lado contrario. Pese a que no estaba encapuchado y tampoco estaba participando de la movilización, militares me vieron y no dudaron en atacarme", relató.

"Me paralicé, sentí un miedo inmeso, jamás me habían disparado"

Continuó: "Me cuidé y no corrí para que no me confundan con un manifestante. Sin embargo, esto no les importó: empezaron a dispararme. Se paralizó todo mi cuerpo, sentí un miedo inmenso, jamás me habían disparado. Vi cómo las balas impactaban contra el suelo y, en ese momento, me di cuenta que no eran balines, eran balas de verdad".

"Afortunadamente, ninguna impactó contra mi cuerpo. Cuando el ruido de los impactos cesó, me animé a mirar hacia atrás y levanté las manos para que vean que estaba desarmado. Luego, comencé a alejarme lentamente caminando. Cuando creí que estaba a salvo, otro grupo de militares me lanzó gases lacrimógenos. Tuve suerte, otro chico falleció producto de un disparo", agregó.

Al concluir, mencionó que los episodios de violencia "lejos de estar terminando, recién están comenzando y cada vez son más trágicos. Sin embargo, no nos damos por vencidos. Al contrario, todo lo que sufrimos no puede ser en vano. Luchamos por tener una mayor calidad de vida. Si bien todo esto se desató a causa de la suba del transporte, hay muchas más cuestiones detrás: estamos preocupados por la salud pública, la educación, las jubilaciones, los salarios".


"Vi cómo un manifestante fue asesinado a metros mío"

Una joven, de 25 años, quien se animó a participar de las primeras protestas pero ahora se encuentra encerrada en su vivienda por miedo a la tremenda violencia que se vive en las calles, contó cómo militares hirieron de un disparo a un manifestante y asesinaron de la misma forma a otro. El tremendo suceso se registró en la capital de la región costera de Coquimbo, La Serena.

"Estabamos marchando por la Ruta 5, reclamando por nuestros derechos y de forma muy pacífica. De pronto, comenzamos a escuchar fuertes detonaciones. Eran los militares, estaban disparando al aire, solo querían sembrar terror, buscaban asustarnos", relató.

"Los militares apuntaron sus fusiles al nivel de nuestros pechos y empezaron a disparar"
"Nos dio mucha bronca que nos quieran espantar de esa manera así que nos acercamos caminando hacia donde ellos estaban. En ese momento, sin dudarlo, los militares apuntaron los fusiles al nivel de nuestros pechos. En cuestión de segundos, comenzaron a dispararnos impunemente sin medir las consecuencias. De pronto, empezamos a correr por todos lados intentando salvar nuestras vidas. Era un caos, lo único que se escuchaba era cómo los protestantes que aún tenían aliento gritaban 'asesinos' una y otra vez", continuó.

Agregó: "En un momento, me animé a mirar hacia la dirección de los militares y vi una escena desgarradora: uno de los manifestantes estaba herido de bala en su pierna, gritando por ayuda. A su lado, había otro que no tuvo la misma suerte: estaba completamente inmóvil, ensangrentado. Cuando llegó la ambulancia, confirmaron su deceso".

Al concluir, criticó la función de los medios de comunicación en Chile y exclamó: "No muestran la verdad, solo pasan videos de saqueos y la verdad es que eso pasa menos de lo que parece. Son grupos de personas reducidos, no representan a los manifestantes ni mucho menos a los chilenos. Incluso, ciudadanos grabaron cómo los propios militares vestidos de civiles robaron en un comercio, haciendo un montaje. No están mostrando la verdad, no les importa la vida humana".

Un video grabado por manifestantes muestran el tremendo momento en el que un grupo de personas trata de asistir al uno de los heridos. "Milicos disparan a la gente con balas de verdad, son unos asesinos", se escucha decir en el tremendo archivo.




"Los militares me pegaron un tiro en el ojo y perdí la vista"

"No tengo miedo en dar mi nombre porque no tengo nada que ocultar", comienza diciendo Luis Giménez, de 26 años, quien se levanta todos los días a trabajar para destinar más de la mitad de su sueldo a sus estudios y perdió la vista de su ojo derecho tras ser brutalmente atacado por un grupo de militares en el marco de una manifestación.

"Decidí participar de las marchas porque estamos cansados de la desigualdad. Nuestro dinero se lo llevan unos pocos y nosotros no podemos vivir de forma digna. Por lo tanto, fui a la protesta que se llevaba a cabo a media cuadra de mi casa, jamás imaginé que iba a volver con una bala incrustada en mi ojo derecho", relató.

Giménez estaba marchando de forma pacífica con el resto de los manifestantes, tal cual cómo relataron otros protestantes de otras regiones, cuando de pronto militares se acercaron, abrieron fuego y comenzaron a lanzar gases lacrimógenos.

"Jamás imaginé que iba a volver con una bala incrustada en mi ojo derecho"
"Me hicieron tan mal los gases lacrimógenos que fui a mi casa a mojarme la cara y a buscar agua para llevarle al resto de los manifestantes. Una vez que lo hice, salí de mi vivienda, me vieron los militares y me dispararon con un balín en el pecho. Pese al dolor de la herida, corrí hacia los manifestantes para sentirme un poco más protegido. Si me iba solo, la situación podía empeorar. En ese momento, me atacaron con un cañon de agua", relató.


"Al unirme con mis conocidos, me dijeron que los militares me estaban buscando y que era mejor que me vaya. No entendía por qué, no había hecho nada. No estaba encapuchado, no tiré ninguna piedra. Lo único que recuerdo haber hecho fue patear los artefactos de gases lacrimógenos para que no afecten a mi gente, nada más. Sin dudarlo, me alejé porque la situación se estaba tornando violencia. Sin embargo, me atraparon en el camino", continuó.

Agregó: "Me dirigía nuevamente hacia mi casa cuando recibí un balazo que impactó contra mi ojo. La sangre corría sin parar por mi rostro y la gente me miraba aterrada. Recuerdo cómo pedían una ambulancia de urgencia pero, cuando vieron que los militares se acercaban a mí, se fueron corriendo y me dejaron solo en el piso. Yo se los permití, les supliqué que corran por sus vidas".

"Me atraparon, me vieron con el ojo ensangrentado y nada les importó. Yo me levanté con las pocas fuerzas que tenía y me agarré de una reja para que no me lleven con ellos. Empezaron a golpearme brutalmente en el piso, usaron sus puños y un hierro. Uno me ahorcaba y otro me pegaba en el brazo para que soltara la reja. Eran seis, estaban como locos, yo solo les pedía que me dejaran tranquilo", añadió.

Tras minutos eternos de suplica, autoridades hicieron un llamado misterioso, le sacaron una foto y lo llevaron al hospital local. En el establecimiento médico, lo obligaron a firmar unos papeles que no llegó a leer por su condición y lo mantuvieron sentado en el piso completamente mojado por cómo me había dejado el cañon de agua durante un largo día. Una vez que lo atendieron, determinaron que ya no había vuelta atras y que no iba a recuperar la vista en el ojo dañado.


Al concluir, manifestó: "Hay una tonelada de problemáticas sociales en Chile y, en algún momento, todo iba a explotar. Sin embargo, estoy seguro que ninguno de los ciudadanos quería que sea de esta forma. Nos duele que los medios de comunicación estén del lado del Gobierno y no con la gente. Solo muestran los saqueos, están manipulados totalmente porque los medios masivos están subvencionados".

"No hay enfrentamientos: los militares atacan y nos disparan a matar"

Otro damnificado, quien no se animó a revelar su nombre ni edad por el miedo que se vive en las calles, criticó al periodismo y manifestó que se equivocan en los medios de comunicación al decir que se producen enfrentamientos. "No hay enfrentamientos, los militares nos atacan y nos disparan a matar cuando nos manifestamos pacíficamente", aseguró.

El hombre, padre de dos nenes, contó cómo corrió por su vida para evitar ser asesinado. "Estabamos marchando en paz y armonía cuando notamos una barrera de militares frente a nosotros. En ese momento, nos quedamos impactados. Lejos de querer enfrentarnos con ellos, sentimos mucho miedo, nos quedamos en shock. Tenían armas, no queríamos morir, solo estabamos protestando", relató.

"Pensé en mis hijos y no dejé de correr hasta que terminaron las detonaciones"
"Sin importarles nuestras vidas, nos dispararon a matar. No una vez, decenas de veces. Empezamos a escuchar los disparos y corriamos hacia todas las direcciones. Pensé en mis hijos y corrí, corrí y corrí. No paré de correr hasta que dejé de escuchar las detonaciones. En ese momento, empezamos a escuchar los gritos de auxilio de los heridos. Había, al menos, cinco heridos y uno de ellos a punto de morir, contó.

"El herido más grave, de nacionalidad ecuatoriana, tenía un impacto en su cabeza y terminó falleciendo en el hospital. A su lado, había un señor que recibió una bala en su abdómen. También una chica con un disparo en su pierna. El restante estaba agonizando en el piso. Era un caos. Las ambulancias tardaron en llegar porque las calles estaban cortadas debido a las protestas", agregó.

Al concluir, apuntó contra los militares y aseguró que en la manifestación se hicieron presentes menores de edad y eso no detuvo a las autoridades de seguridad. "Dispararon a matar, hasta los nenes pudieron haber sido víctimas. No les importó nada. Los medios de comunicación hablan de enfrentamientos y es mentira. Los que atacan son los militares", sentenció.


"Tenemos mucho temor que vuelva a ocurrir lo que pasó en la dictadura"

Un empleado del Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile detalló la gravedad de las denuncias que recibió en los últimos días y manifestó su temor de que "vuelva a ocurir lo que pasó en la dictadura", en referencia al régimen militad que se estableció en el país vecino entre 1973 y 1990.

"El trabajo ha sido muy intenso, preocupa mucho el gran nivel de violencia policial. Recibimos denuncias de disparos de armas de fuego e incluso de desnudamiento de menores en calabozos. Además, se cree que se instaló un centro de tortura en la estación de un metro. A nivel nacional, se registraron denuncias por abuso sexual y muertes. Los datos preocupan y aumentan hora a hora. Ya son 2138 detenidos, 396 heridos por armas de fuego y 5 los asesinados por militares", aseguró.

"Recibimos denuncias de desnudamientos de menores en calabozos"

"Están cometiendo graves violaciones de derechos humanos. A nivel personal, creo que essta situación no tiene una salida rápida. Los políticos buscan salir por medio de la violencia y esa no es la forma. Tenemos miedo de que esto pase a mayores. La violencia es terrible y eso da mucho temor de que vuelva a ocurrir lo que pasó en la dictadura", agregó.

En cuanto al rol de los medios de comunicación de Chile, manifestó que éstos pusieron el foco de las noticias en los saqueos para "justificar de alguna manera el accionar del Estado".

Al concluir, explicó: "Las movilizaciones comenzaron luego de la suba en el transporte pero las manifestaciones no tienen que ver con eso. Tienen que ver con un descontento social muy profundo. Nuestro país es muy rico pero muy desigual, es uno de los países más desiguales del mundo. Hay muchas demandas que se unen en las protestas".


https://www.cronica.com.ar/mundo/Testimonios-desgarradores-el-calvario-chileno-en-primera-persona-20191022-0079.html

La Historia Oculta del Régimen Militar

Donde Están?

Entradas populares

¡TERMAS DE POLLOQUERE Y SURIRE EN PELIGRO!