Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

martes, 3 de abril de 2012

Alegato Hugo Gutiérrez "Caravana de la Muete"

Publicado en El Mostrador y La Tercera el 2 de Mayo de 2000

Los alegatos de los abogados querellantes


Hugo Gutiérrez




Fuente: El mostrador

Vuestra Señoría Ilustrísima:
Antes de dado el golpe militar, el servicio de inteligencia militar preparó sendas listas para que se presentaran las personas que figuraban en esas listas a las nuevas autoridades militares. Es así como se presentan, voluntariamente, todas y cada una de las personas que hoy en día se encuentran desaparecidas o, entre comillas, ajusticiadas, como señalaba Augusto Pinochet Ugarte.
Es el caso de don Mario Silva Iriarte, que es el abogado, gerente general de CORFO, que se encontraba en Santiago de Chile para el día del, entre comillas, pronunciamiento militar. El decide voluntariamente presentarse a las nuevas autoridades en la ciudad de Antofagasta. Es detenido, llevado a Cerro Moreno, torturado y luego fusilado.
Intervención directa
Producido el golpe de estado, Pinochet, la nueva autoridad militar, estimó que no se estaba aplicando -esto lo estimó como lo demostraré- estimó que no se estaba aplicando de parte de la nuevas autoridades militares el rigor necesario en los consejos de guerra y que, al contrario, no estaban entendiendo que estábamos en guerra.
Es así como le llegan noticias de la aplicación de penas muy bajas en el norte y sur de Chile, y de ahí que él tiene que intervenir de manera directa, justamente para subir las penas. Y no encuentra nada mejor que llamar por teléfono directamente a las nuevas autoridades militares para que aumenten la penas.
Es así como en Concepción llama a señor general Washington Carrasco, a fin de que le aplique la pena de muerte a tres sindicalistas que -efectivamente- luego serían fusilados.
Y en Talca, Vuestra Señoría Ilustrísima -para no conjeturar leeré la declaración del señor abogado Gonzalo Urrejola Arrau, que dejo al estrado-, este señor abogado fue auditor militar en la ciudad de Concepción, y me permitiré lo que estoy señalando. Comillas, dice el señor auditor militar -esto es una declaración que prestó ante la Comisión Verdad y Reconciliación-: "Las personas sometidas en la zona a consejo de guerra fueron alrededor de 200. En Concepción sólo fueron condenados a muerte los cuatro ejecutados de Lota, los sindicalistas; fuera de ellos, ninguna otra persona fue condenada a muerte por el consejo de guerra".
"Sé que Germán González Castro, intendente de Talca, fue ejecutado en el regimiento
Chorrillos de esa ciudad, antes de que terminara la tramitación de su respectivo proceso. Esta ejecución se efectuó por orden telefónica de Augusto Pinochet Ugarte. Yo me trasladé a Talca para corregir las anomalidades del procedimiento y se dictó una sentencia post-morten".
Esto, Vuestra Señoría Ilustrísima, lo declaró el señor auditor militar Gonzalo Urrejola Arrau. Esto fue justamente para evitar que siguiera haciendo llamado telefónicos a aquellos lugares donde no se estaban aplicando las penas de rigor, en que surge lo que se llama esta caravana de la muerte.
La misión
Para ello, Vuestra Señoría Ilustrísima, Pinochet Ugarte crea una misión especial, y hablaré de una de las declaraciones, me remitiré a una de las declaraciones del general Joaquín Lagos Osorio, una de las últimas prestadas en autos, y no es la última, que está a fojas 6.111, que dice, Vuestra Señoría Ilustrísima, textual: "En nuestras Fuerzas Armadas, y particularmente en el Ejército, cuando se determina por el mando que debe cumplirse una misión, dependiendo de la misión se designa la unidad que debe cumplirla, que puede ser de cualquier tamaño".
"Enseguida se procede a los siguientes pasos" -yo seguiré el mismo orden- "se designa un mando: oficial a cargo, primero. Segundo, se designan los medios, personal y medios materiales. Tercero, se fijan los objetivos específicos y los plazos que deben cumplirse. Y cuarto, se fijan la horas en que debe ejecutarse la misión. El comandante -sigue el general Lagos diciendo- el comandante asume integralmente la responsabilidad de los medios que se le entregan para el cumplimiento de la misión recibida. En este caso, el nombramiento de, comillas, oficial delegado recaído en Arellano, constituyó lo que propiamente se denomina una misión, encomendada por el comandante en jefe del Ejército y para lo cual, sin duda, se dieron los cuatro pasos señalados anteriormente".
Vuestra Señoría Ilustrísima, seguiré los cuatros pasos señalados por el general Lagos: la misión fue recibida; quién la cumplió, y aquí aparece el verdadero nombre de los encargados de ejecutar la misión. Se llamaba Agrupación de Asaltos Santiago Centro.
A fojas 2.948, Vuestra Señoría Ilustrísima, me permito yo leerle, para que quede claro, lo que se señala: En un careo entre el general Arellano Stark y el coronel Moren Brito, (Arellano) dice: "Acepto lo sostenido por el coronel Moren Brito en relación a la existencia de un documento donde consta su designación como miembro de la comisión y que obraría en poder el coronel Arredondo" (Arellano siempre ha estado negando que él nombró la comisión).
Y Moren Brito le replica: "Efectivamente es así, y el señalado documento aparece firmando por el general Arellano Stark y autentificado por la firma del coronel Arredondo, jefe de su Estado Mayor. Puede haber un error en lo expresado por el señor general en el sentido de que no eramos integrantes de la comitiva, sino que la Agrupación de Combate de Santiago Centro. Yo estaba subordinado a las órdenes del general Arellano en esa oportunidad, y mal podría haber designado, haber sido designado por otra persona, como integrante de la Comitiva que viajó al norte y al sur de Chile al mando del señor Arellano".
Vuestra Señoría Ilustrísima, la Caravana, la llamada Caravana de la Muerte tiene un nombre y se llama Agrupación de Asaltos de Santiago Centro. Esta agrupación se destacó justamente en el asalto a La Moneda, y esta agrupación, Vuestra Señoría Ilustrísima, que estaba al mando del general Arellano, dependía directamente del general Pinochet. Y fue, Vuestra Señoría Ilustrísima, la que fue enviada por Pinochet a cumplir la misión de exterminio de chilenos al norte y al sur de nuestro país.
Entonces, Vuestra Señoría Ilustrísima, continúo con cada uno de los pasos que señala el general Lagos en la designación de una misión:
"Primero -dice- se designa un mando, un oficial encargado". ¿Quién fue el oficial encargado? Fue Sergio Arellano Stark, encargado de la Agrupación de Asaltos Santiago Centro.
Dos, Vuestra Señoría Ilustrísima: "Se designan los medios, recursos humanos y materiales". ¿Cuáles fueron los recursos humanos? Justamente los integrantes de esta Agrupación de Asaltos Santiago Centro, formada por los oficiales Arredondo González, Moren Brito, Espinoza Bravo, Fernández Larios, etcétera.
¿Y los recursos materiales? Se les entrega un helicóptero Puma y una dotación completa, pilotos e ingenieros de vuelo.
"Se fijan los objetivos específicos de la misión". Y aquí, Vuestra Señoría Ilustrísima, le ruego poner atención respecto de cuáles eran los objetivos de esta misión. Esta misión, según las primeras declaraciones de los integrantes de esta comitiva, ellos la señalan, dice el coronel Arredondo, a fojas 1.260: "En cuanto a la naturaleza del viaje que integraba la comitiva del señor Arellano, debo manifestar que en un principio no tenía claro el motivo del viaje; sin embargo, mientras viajábamos tomé conocimiento más o menos de lo que se iba a realizar". Y al final de su declaración señala: "Pero dentro del helicóptero nos informamos que esta comisión tenía como objetivo la revisión de sumarios que estaban mal hechos en el norte".
Vuestra Señoría Ilustrísima, lo mismo nos dice Moren Brito a fojas 1.264, cuando dice que el objetivo del viaje era "revisar los procesos de consejo de guerra".
Lo mismo, Vuestra Señoría, repetiría después don Marcos Herrera, que dice: "Se me informó por el general Arellano (esto está a fojas 663) que el general Pinochet quería terminar luego con los procesos que estaban pendientes".
Y Vuestra Señoría Ilustrísima, entonces podría entenderse que la misión que llevaba el señor Arellano era de acelerar los procesos. Pero, Vuestra Señoría Ilustrísima, en las últimas declaraciones ya del señor Arredondo, integrante de la comitiva, me permito señalarle que a fojas 2.959, preguntado por el tribunal si el declarante Arredondo González asistió a las referidas ejecuciones del norte y del sur por su propia decisión o por qué se le ordenó que las presenciara y, en tal caso, quién le ordenó que presenciara dichas ejecuciones, responde Arredondo González: "Las ejecuciones, podrían haberse realizado sin mi presencia, tal como se efectuaban en el sur, pero el hecho de ir a ellas lo hice con el ánimo de mejor informar, es decir, lo hice por mi voluntad".
Preguntado por el tribunal si sabía que en La Serena, Antofagasta y Calama iba precisamente a cumplir ejecuciones, responde: "Sí, sí sabía, tomé conocimiento a través del general Arellano".
Está claro por qué la misión comenzó en el sur y sabemos lo que sucedió en el sur. Vuestra Señoría Ilustrísima, sabían que la misión era ejecutar personas privadas de libertad. Arredondo González lo reconoce derechamente y luego Moren Brito hace lo mismo, igual reconocimiento en autos, en cuanto a que la misión que llevaban era de ejecutar personas tanto en el norte como en el sur de Chile.
Delegación
El cuarto punto, siguiendo la lógica militar, el cuarto punto es: "Se fija la zona donde se ejecutarán, donde debe ejecutarse la misión". Una interrogante muy importante a responder, Vuestra Señoría Ilustrísima, porque es aquí donde surge la delegación,
El problema con que el general Pinochet se encontró es que no encontraba la forma de que las nuevas autoridades militares entendieran que había que aumentar las penas; entonces, como no encontraba la forma de decirles: hay que aumentar las penas, y tenía que llamar por teléfono y decirles: tienen que ajusticiarlos -como bien lo señala el señor auditor militar- entonces surge esta delegación.
Como los militares entre comillas blandos, estos militares que llaman apegados a la doctrina Schneider y a la doctrina Prats estaban en todos lados de Chile, entonces, para que el general Arellano pudiera ir a todos los lugares de Chile, a todas las guarniciones y pudiera ingresar sin problemas, le hace una delegación de poderes, donde se entienda (que) donde está Arellano Stark está el general Pinochet. ¿Por qué? Por una razón sencilla también, aparte del problema práctico material que tenía Pinochet de no poder estar ordenando oficialmente en todas partes del país, porque en esta misión Arellano se iba a trasladar a lugares donde se encontraba con oficiales de más alta graduación que él, como ocurre en Valdivia, como ocurre en Antofagasta con don Joaquín Lagos Osorio.
Bueno, Señoría Ilustrísima, se efectúa esta delegación de facultades para, entre comillas, acelerar procesos. Sabemos ya que significa acelerar procesos. Moren Brito y el coronel Arredondo lo dicen: era fusilar a la gente que se encontraba privada de libertad, más claro no hay.
Pero, Vuestra Señoría, ¿cómo se acredita esta delegación? Muy bien lo ha dicho la señora relatora: en las declaraciones de Castillo White, de los militares Arístides Lapostol, Joaquín Lagos Osorio y del coronel Rivera. Pero quisiera también señalar que hay otras formas, hay otros generales que declaran sobre estos poderes de manera mucho más categórica, y me quiero referir, por ejemplo, al general don Héctor Bravo Muñoz y también del general Odlanier Rafael Mena Salinas, quien ha declarado hace unos días atrás en el proceso.
El señala claramente: "Llegado al aeropuerto no me informó el general Arellano sobre el motivo de su visita, lo que vine a saber sólo al llegar a mi oficina de la comandancia del regimiento. Una vez en este lugar, el general en mención quiso mostrarme un documento que portaba entre sus vestimentas, el cual tenía relación con su visita, manifestando verbalmente que era el delegado del comandante en jefe del Ejército, o Presidente de la Junta de Gobierno". Vuestra Señoría, esto lo declaró hace unos días atrás, el 4 de abril del año en curso, el señor Mena en el proceso.
También lo declaró hace unos días atrás don Héctor Bravo Muñoz, general de la República, asentado en la ciudad de Valdivia, dice: "No me sorprendió entonces cuando el general Augusto Pinochet, comandante en jefe del Ejército y Presidente de la recién instalada Junta Nacional de Gobierno, haya nombrado a Arellano oficial delegado para coordinar criterios institucionales y para acelerar y realizar procesos judiciales”.
Por si fuera poco, Vuestra Señoría Ilustrísima, también Washington Carrasco dice lo mismo: era un delegado del Presidente de la Junta Nacional. Y por si fuera poco en el oficio número uno, el primer oficio que Arellano firma el 30 de Septiembre de 1973, en la ciudad de Talca, Arellano firma como delegado del Presidente de la Junta de Gobierno y comandante en jefe del Ejército. Una firma de Arellano en un documento original acompañado al proceso que le entregó justamente al teniente coronel Benavente y que fue puesto a disposición del tribunal.
Entonces, Vuestra Señoría Ilustrísima, todos los pasos estaban listos para iniciar esta misión encomendada por el general Pinochet, ¿cuál?, ajusticiar -como él mismo lo señala- a las personas que se encontraban privadas de libertad y las cuales se les habían aplicado ya penas muy leves.
Pena de muerte "oficial"
Pero faltaban, Vuestra Señoría Ilustrísima, dos elementos.
Primero, Arellano iba a trasladarse a diversas partes del país, pero no tenía algo. Pinochet le había dado facultades plenas a Arellano, pero Arellano no podía hacer algo, que era aplicar la pena de muerte, y no podía aplicarla porque todavía el artículo 75 del Código de Justicia Militar -mediante el cual se podía aplicar-no había sido modificado, en que le delegaba las facultades, en que se pedía derechamente delegar la facultades de aplicar la pena de muerte. Y esta modificación, por decreto ley número 51, surge el 2 de octubre de 1973. Y tanto es así que el 4 de octubre de 1973, en la ciudad de Valdivia, y como bien lo señala don Héctor Bravo Muñoz, muy claramente lo dice en cuanto a la aplicación de la pena de muerte a 12 personas en la ciudad de Valdivia, dice: "En ambas publicaciones se dejó constancia que la sentencia de consejo de guerra que se comunicara a la opinión pública fuera aprobada por la Excelentísima Junta de Gobierno. Esto se señaló toda vez que, como ya lo expresé, la aprobación indicada se hizo por intermediación delegada del general Sergio Arellano Stark, quien firmó conjuntamente conmigo las dos sentencias".
Vuestra Señoría Ilustrísima, empezaba ya a aplicar supuestamente este artículo, pero faltaba algo más para quedar todo bien hecho, y lo que faltaba, como había un encargado de inteligencia dentro del grupo, era enmascarar la misión. Y nada, que no encuentra nada mejor... perdón, Vuestra Ilustrísima Señoría, hay una confesión de parte de Arellano Stark. Arellano Stark dice en su declaración, a fojas 1.270, que "Augusto Pinochet Ugarte lo había nombrado su delegado".
Vuestra Ilustrísima Señoría, había que enmascarar esta misión. Y qué se les ocurrió a los inventores de esta comisión, decir que esta misión era para labores de coordinación de criterios institucionales de gobierno interior y procedimientos judiciales. Cuando le preguntan a qué se referían con procedimientos judiciales, responde Arellano Stark: "Fundamentalmente la preocupación principal era que todos los procesados tuvieran la adecuada defensa y que recurriría a los colegios de abogados en aquella ciudades donde se esté, a fin de entregarles a ellos esta responsabilidad".
Es decir, Arellano Stark, la misión que llevaba, la encubrieron diciendo que iba a todas estas ciudades para hablar con los colegios de abogados, para que le designaran abogados a los presos que se encontraban en los recintos, recintos públicos de detención.
Bueno, Vuestra Ilustrísima Señoría, esta declaración del señor Arellano en cuanto a cuál era la verdadera misión, en cuanto a este enmascaramiento, cae por su propio peso; y esto -mejor lo leo- fíjese que la declaración del general Lagos Osorio en Antofagasta dice: "Esa misma mañana" -el día en que Arellano está llegando a la ciudad de Antofagasta- "esa misma mañana recibí una llamada telefónica del general Oscar Bonilla, Ministro del Interior, quien me insinuaba la posibilidad de que las personas sometidas a proceso fueran defendidas por el Colegio de Abogados de Antofagasta. Consecuentemente, por lo anterior, cité a la directiva del Colegio de Abogados de Antofagasta de esa época, para que mantuvieran una reunión conmigo, en mi oficina. Alrededor del mediodía esta reunión se concretó con el Colegio de Abogados y efectivamente el Colegio de Abogados aceptó la defensa de los presos políticos".
Por eso, Vuestra Ilustrísima Señoría, si el general Bonilla era el que estaba preocupado justamente en todas partes de Chile por la defensa a través del Colegio de Abogados de las personas que se encontraban privadas de libertad, este sujeto, Arellano Stark, enviado por Pinochet Ugarte, ¿iba a prestar, iba a ayudar a que el Colegio de Abogados designara defensa a los presos?, ¿qué hacía entonces en Valdivia aplicando la pena de muerte? A menos que la defensa de los presos signifique aplicarles la pena de muerte, como efectivamente lo hizo.
El general Bravo señala muy claramente en su declaración que: "Quien aplicó la pena de muerte a las 12 personas fusiladas, sin consejo de guerra" -porque este consejo de guerra no se encontraba- "fue Sergio Arellano Stark". Se reducía entonces este enmascaramiento de una misión que supuestamente era proporcionar abogados a los presos... en su muerte.
Vestuario ad hoc
Vuestra Señoría Ilustrísima, otro elemento más -y me permito leerle- dice relación con un claro detalle, que lo dice el teniente Alfonso (...), a fojas 1.372, este teniente era el ayudante del comandante (...), dice: "Una vez que el helicóptero se posó en tierra" -en tierra estamos hablando de Copiapó– "recuerdo que el primero en bajar fue el teniente Armando Fernández Larios, quien venía en tenida de combate, con corvos, granadas, etc., y por su desplazamiento daba la impresión de que estaba desorientado. Me acerqué y le pregunté qué sucedía, informándome que venía la comisión del general Arellano Stark".
Vuestra Ilustrísima Señoría, usted entenderá bien que una comitiva que va a proporcionar abogados a los presos no va vestida con corvos, granadas, pistolas, ametralladoras. No tiene ningún sentido. Esto lo dice (...), también oficial, todos los que he nombrado son oficiales del Ejército de Chile.
Bueno, Señoría, ahora se inicia el recorrido. Tenemos la misión establecida; los objetivos todos, cada uno de ellos; tenemos la delegación de poder necesaria para entrar a cada una de las guarniciones, para ser superiores cada uno de lo jefes que estaban ahí. Inicia su recorrido, no voy a extenderme en esta parte. Sólo sé que el 30 de septiembre de 1973 se inicia esta misión ordenada por Pinochet, en la resultante 20 víctimas, de ellos varios ajusticiados, como señalaba el inculpado y varios desaparecidos.
16 de octubre de 1973, inicia su misión hacia el sur, cumpliendo la misión ordenada: 71 víctimas entre ajusticiados y desaparecidos. Todo esto, Vuestra Ilustrísima Señoría, cometido por la mentada Agrupación de Asalto Santiago Centro.
"Miente Pinochet"
Por eso hoy día, Ilustrísima Corte, quisiera hacer notar unas cosas muy puntuales. Hay en autos -esto le ruego que en su momento lo pueda leer- hay una carta del general Arellano que le dirige al general Pinochet, está a fojas 2.041 y tiene fecha 16 de julio de 1998, en que le dice el general Arellano, con respecto a unas declaraciones que estoy también acompañando, le dice que miente Pinochet. "Tú no me ordenaste volver desde Antofagasta, y la mejor prueba de ello es que continué hacia el norte, pernoctando en Iquique y Arica en las casas de los generales Forestier y Mena".
Bueno, Ilustrísima Señoría, esta es la primera contradicción que encontramos, que podamos dar cuenta. En los recortes de diarios debidamente adjuntados que acompaño, Pinochet dice que él le ordenó, tan pronto el general Joaquín Lagos le da a conocer lo que estaba haciendo Arellano, (Pinochet) dice: Sí, efectivamente, yo detuve a Arellano y le ordené que volviera a Santiago". Y qué le replica (Arellano) en una carta que está acompañada en autos, le dice: "No, tú no me ordenaste nada, es falso, tú no me ordenasta volver". Y dice que "la mejor prueba de ello es que yo continué al norte a Arica e Iquique".
Y efectivamente consta a fojas 3.362 vuelta, donde está la declaración del general Forestier, que el general Arellano llegó a Pisagua , y en Pisagua el coronel Arredondo intentó ir a sacar presos del campo de concentración de Pisagua, y Forestier dice: "Larraín lo detuvo, porque nosotros ya sabíamos que él ya venía y lo detuvimos".
Entonces, Vuestra Ilustrísima Señoría, tenemos que Pinochet dice por estas cartas que tenemos acá y por esta carta que están acompañadas por estos diarios, que Pinochet le ordenó volver, y todo esto en base a la declaración de Joaquín Lagos Osorio. Don Joaquín Lagos Osorio dice que en esta conversación privada, que sostienen el 20 de Octubre del 73 Pinochet con Arellano, él habría tomado el teléfono y llamado a Iquique, y haberle dicho a alguien que Arellano tenía que regresar.
Arellano dice: "Mentira, tú nunca me dijiste eso, y prueba de ello es que alojé en la casa de Forestier y Mena”. Probado en autos, Vuestra Ilustrísima Señoría, tanto el general Mena y el general Forestier declaran que Arellano continuó su viaje, después del 20 de Octubre del 73. En consecuencia acá tenemos ya un antecedente claro que nos permita concluir que nunca, nunca Pinochet le ordenó terminar con la misión que le había encomendado en Santiago. Por eso, Vuestra Ilustrísima, dejo los diarios y todo debidamente autentificado.
Lo último sería, Ilustrísima -y este es un hecho muy interesante- dice: el general Arellano... el general Lagos cuenta que Pinochet le ordenó a alguien en Iquique que le dijera al general Arellano: vuelve a Santiago y tan pronto vuelvas habla conmigo. El entendió -el general Lagos entendió- que el general Pinochet lo iba de reprender.
Pero, Vuestra Señoría Ilustrísima, hay también en autos una carta del sacerdote católico don Juan Isern que ocurrió cuando Arellano llegó a Santiago, en 1987. Dice este sacerdote: "Cuando fui a ver a Arellano, a ver si aceptaba la invitación hecha por mí en orden de manifestar junto a otros todo lo que recordábamos para poder encontrar la verdad y caminar por la verdad hacia la reconciliación, me contó que después de su recorrido por el norte, cuando regresó a Santiago y conversó con el general Pinochet, lo que le preguntó el general Pinochet es si había pasado también por Chacabuco, a lo que Arellano respondió que no". Vuestra señoría, esto es lo que dice el sacerdote en autos.
Es decir, Vuestra Ilustrísima Señoría, la conclusión es que, llegando Arellano a hablar con Pinochet, Pinochet le pregunta qué pasó con Chacabuco: ¿Y no pasaste por Chacabuco? Efectivamente no había pasado por Chacabuco.
Otro punto, Vuestra Ilustrísima Señoría, que son dos muy breves, es lo siguiente: el día 19 de octubre del 73, como bien lo señala el general Lagos, llega Pinochet a la ciudad de Antofagasta y lo primero que hace es ir a abrazar al teniente Arredondo, para decirle que: "Te ascendí a Director de la Escuela de Caballería" y lo felicita y le dice: "Estás ascendido". Es lo primero que hace bajándose del avión el general Pinochet. ¿Y qué hace el general Arredondo? Ese mismo día en la noche saca a 14 personas de la cárcel pública de Antofagasta y las ejecuta. A la misma persona que el general Joaquín Lagos Osorio cuenta que Pinochet sale eufórico a saludarlo por el ascenso, este mismo sujeto, en la noche, está sacando a las personas, entre las que se encontraba el abogado Mario Silva Iriarte, para fusilarlas.
Y, Vuestra Ilustrísima Señoría, el último punto es que Marcelo Moren Brito era un sicópata, según lo que todos han dicho. Este sicópata que llevaba la misión dice que él fue nombrado en la DINA por sus buenos antecedentes. Moren Brito iba a ser expulsado del Ejército el 9 de septiembre de 1973; más aún, el comandante Lapostol lo denunció por deserción, y este sujeto es el que aparece con buenos antecedentes para incorporarse a la DINA. ¿Qué había hecho de bueno Moren Brito desde el 11 de Septiembre hasta que el general Pinochet lo nombrara como buen funcionario para integrar la DINA? Nada, sólo haber integrado esta misión especial al norte y sur de Chile.
Salud del senador
Para terminar quisiera hacer un pequeño resumen de lo ya establecido. Bueno, creemos que los hechos ilícitos están establecidos, así se han confirmado todos los autos de procesamiento. En la participación de los antecedentes en autos, sobran para estimar que Pinochet ha tenido participación en los hechos en los cuales se está pidiendo el desafuero.
Cualquier persona común y corriente, con estos mismos antecedentes, sería aún más que desaforado, debería estar condenado, pero nosotros hemos ido venciendo paso a paso todos los obstáculos legales: le ley de Amnistía, la Constitución, la cosa juzgada, y hoy se nos presenta un gran obstáculo para aquella justicia: unos mentados exámenes médicos, los mentados exámenes de salud.
Bueno, Vuestra Señoría Ilustrísima, quiero decirle que de conformidad a la ley y particularmente al artículo 611 del Código de Procedimiento Penal, y dice textualmente, se lo leo: "Ningún tribunal, aunque halle méritos para imputar algún delito a diputado o senador, procederá contra él". Es decir, procederá contra él, no poder tocarlo; en consecuencia, malamente le puede hacer exámenes médicos a una persona con fuero, es decir, una persona con fuero no puede ser tocada, ni aún con exámenes médicos.
Tanto es así, Vuestra Ilustrísima Señoría, que en estos mismos tribunales se ha establecido, con respecto a un señor que era diplomático de la Embajada China, que ni siquiera se le podía practicar un examen de alcoholemia; en consecuencia, si ni un examen de alcoholemia se puede practicar, con respecto de una persona que tiene fuero malamente se le puede practicar un examen mental.
Y también, Vuestra Señoría Ilustrísima, por algo, que puede ser algo demasiado extenso, pero el general Pinochet está concurriendo en autos personalmente, no está concurriendo con un curador que debería serle nombrado si está efectivamente con las facultades mentales perturbadas o si tiene algún tipo de perturbación, no es así. El concurre, él ha designado patrocinante, procurador; además, el Tribunal Constitucional tampoco lo ha inhabilitado, él dispone de su patrimonio y de sus bienes; en consecuencia, se debería presumir que el general Pinochet está actuando con total autoridad y libertad.
Se crearía un precedente muy grave si se llegase a establecer que antes de desaforar hay que tomar exámenes médicos, porque en buenas cuentas esto implicaría que en general, antes de hacer cualquier tipo de imputación en cualquier tipo de juicio habría que hacer un examen mental, y en buena cuenta dónde quedarían los autos de procesamiento.
Es todo lo que tengo que decir, Vuestra Ilustrísima Señoría, ruego que Pinochet sea desaforado.




http://www.ua.es/up/pinochet/noticias/tercera-julio/desafuero-tercera/desafuero/alegatos7.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

La Historia Oculta del Régimen Militar

Donde Están?

Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares

¡TERMAS DE POLLOQUERE Y SURIRE EN PELIGRO!