Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

sábado, 12 de enero de 2013

El nuevo ranking de "calidad" que remeció a las universidades tradicionales

Para entregar los aportes basales, se clasificó a los 25 planteles en tres categorías. La U. de Chile fue relegada a un tercer lugar... Rector Víctor Pérez acusó manipulación de datos. Jefe de educación superior: "Es una señal muy potente de política pública". Tema será tratado en la próxima reunión de rectores.  

por:  Jéssica Henríquez D./La Segunda
sábado, 12 de enero de 2013








Las comparaciones siempre son odiosas... más aún cuando están asociadas a la entrega de platas", dice el rector de una de las 25 universidades tradicionales del país agrupadas en el Consejo de Rectores (Cruch), las que -por primera vez- fueron clasificadas por el Estado según parámetros de eficiencia en la producción de bienes públicos y rendimiento docente reciente.
Se trata del Aporte Basal por Desempeño, un nuevo ítem en el Presupuesto de la Nación que acaba de debutar distribuyendo $11.800 millones entre los planteles, para lo cual el Ministerio de Educación definió tres categorías de universidades sobre la base de 11 criterios (ver recuadro).
En definitiva, les entrega dineros de libre disposición de acuerdo con las características de sus desempeños, estableciendo de esa forma una suerte de "sello de calidad".
El jefe de división de Educación Superior, Juan José Ugarte, argumenta: "Por primera vez, de manera objetiva y transparente, el Estado apoya la producción de bienes públicos de los planteles tradicionales considerando (en igual proporción) por un lado sus aportes históricos, pero también sus desempeños recientes. Y para eso los clasificó en tres tipos".
Recalca: "Es una señal muy potente de política pública, porque la próxima remesa subirá a 16 mil millones de pesos gracias a dineros comprometidos por la reforma tributaria", señala
Rector Sánchez: "No hubo un trabajo conjunto"
Pero el ejercicio no estuvo exento de sorpresas ni de polémicas.
Primero, porque no hubo un trabajo conjunto del Mineduc con las universidades para crear este mecanismo, más bien fueron notificadas de las nuevas decisiones gubernamentales.
"Hace varios meses conocimos las categorías y los criterios generales que se iban a considerar, pero no se discutieron ni las fórmulas ni las ponderaciones que tendría cada indicador . Por eso se explica el tono de protesta de los rectores en el sentido que no hubo un trabajo conjunto y detallado", dice el rector de la Universidad Católica, Ignacio Sánchez.
Y agrega que "está claro que la base para hacer la clasificación no es antojadiza, pero la ponderación de los criterios es opinable y en eso podemos trabajar".
Cuenta que "ya todos recibimos un decreto cerrado con la entrega de recursos aprobado por Contraloría... pero si existe algún error, imagino que debe haber alguna fórmula administrativa para corregirlo".
De hecho, sostuvo, el tema será tratado el jueves en la próxima reunión del Cruch en Arica.
Rector Pérez acusa "manipulación de datos"
Pero lo más sorprendente fue que la clasificación relegó a la Universidad de Chile al tercero de cuatro lugares dentro de la primera categoría de universidades, que es donde se ubican las instituciones con "énfasis en la docencia, investigación y doctorado".
El hecho provocó la indignación del rector Víctor Pérez: "Es inaceptable e intolerable esta situación, porque autoritariamente (el ministerio) clasificó universidades y utilizó criterios y fórmulas de asignación definidos y manipulados entre cuatro paredes".
Agrega que "dado que somos los primeros en investigación y formación de doctorados en el país, nuestra comunidad se pregunta si esto es el resultado de pura incompetencia, sesgo ideológico o del trabajo de alguna agencia de lobby (...) Aquí hubo una distribución, una manipulación de datos académicos que ha perjudicado abiertamente a la Universidad de Chile y desconoce una realidad ".
De hecho el martes, el rector llegó hasta La Moneda a la ceremonia de la firma del proyecto del nuevo sistema de acreditación, donde conversó largamente con el Presidente Piñera y el ministro Harald Beyer.
Pero las sorpresas de este nuevo sistema no terminan allí.
El grupo -liderado por la Universidad Católica- fue secundado por la Usach, que sobrepasó incluso a la U. de Concepción, lo que también provocó extrañeza en algunos sectores.
"La gran sorpresa, que la Usach esté segunda y la Chile tercera, es porque la Usach en el último período ha tenido un progreso notable en una serie de indicadores", dice el jefe de Educación Superior.
Explica que "realizaron una desvinculación de un número importante de académicos para contratar otros más jóvenes, pero con doctorados y alta productividad. Su producción científica ha crecido mucho en citaciones y en patentes, lo que es valorado por este nuevo sistema".
-¿Y qué pasó con la Universidad de Chile?
-En los indicadores históricos están bien ubicados, pero en el desempeño del período reciente son más bien planos. Esos son elementos objetivos reportados por agencias independientes que contaron con asesorías internacionales para hacerla. En cambio la pendiente de la Usach es de notorio incremento. Y estos dos factores hacen que se haya producido este cambio en la posición relativa de la U. de Chile. Los hechos y cifras son muy claros.
La propuesta del Cruch: Equilibrar presupuestos
Ugarte cuenta que cuando partió el tema (el año pasado), el Cruch propuso un criterio distinto al decidido por el gobierno: "Ellos planteaban una fórmula que buscaba equilibrar los presupuestos distribuyendo los dineros de manera inversamente proporcional a como se entrega el Aporte Fiscal Directo (AFD)". La idea era compensar los presupuestos de los planteles con menores aportes de recursos fiscales.
"Nos pareció inadecuado y planteamos usar indicadores de productividad y eficiencia de las instituciones. La idea es que los planteles tengan incentivos para esforzarse en áreas específicas y no que todas sean tratadas igual", dice Ugarte.
Cuenta que "hay universidades que están muy satisfechas con esto de los dineros sean entregados según metas específicas vinculadas a sus objetivos, pero a otros sectores no les gusta nada. Aparte de la reacción airada de la U. de Chile, no hemos recibido grandes rechazos".
-¿Cómo se compatibiliza esto con la ubicación que logra la U. de Chile en rankings internacionales?
-Los rankings entregan información general, pero no hablan de eficiencia ni progreso relativo. Si un plantel que tiene mil profesores realiza mil publicaciones, no es lo mismo que otro que tiene 50 profesores y logra 500 publicaciones. En el primer caso es una publicación por profesor, es decir la productividad es una. En el segundo, la productividad es 10 veces más. Los rankings ven los números gruesos y muestra cifras, muestra producción bruta... pero sin eficiencia.
Movilidad en los tramos
Y aunque la mayor polémica se instaló en la primera categoría de planteles, en las otras dos también hay situaciones que llaman la atención. Por ejemplo, que la U. del Bío Bío (que encabeza el tercer grupo) logró mas recursos que la U. de Antofagasta (que es la última del segundo grupo) (ver tabla).
Ugarte asegura que esto responde a que "este sistema de categorización no tiene techo y asigna los recursos de acuerdo con los indicadores que logra cada plantel. La idea es generar movilidad de las instituciones en las distintas categorías". De hecho, el sistema contempla que cada dos años se revise la clasificación de los planteles para que puedan moverse en la escala.
Por ejemplo, todo indica que la Universidad de Tarapacá -que está en el tercer grupo- en la próxima clasificación suba al segundo grupo porque acaba de acreditar un doctorado en Antropología, por lo tanto debe preocuparse de cumplir el otro requisito para lograrlo: 100 publicaciones.
¿Cambios? "Podemos analizar las ponderaciones"
Consultado por cambios al naciente sistema, Ugarte señaló que "cuando planteamos esta fórmula también dijimos a los rectores la disposición del ministerio de hacer perfeccionamientos, siempre y cuando se mantenga la estructura de la política de la eficiencia. Ahora, estamos completamente abiertos a trabajar las ponderaciones de los criterios".
De hecho, dijo Ugarte, "hablé con el rector Pérez y le pedí que me hiciera llegar todas las objeciones para analizarlas. Las platas del 2012 ya fueron distribuidas, pero para las del 2013 tenemos todo el primer semestre para ajustar las fórmulas y hacer así la readjudicación".
Los 3 niveles en que quedaron las universidades
L Categoría I: Enfasis en docencia, investigación y doctorados. Deben tener 10 o más doctorados acreditados por al menos 5 años, además de 300 publicaciones Scopus (la mayor base de datos científica de la web) al año.
CategoríaII: Enfasis en docencia e investigación focalizada . Se les pide al menos un programa de doctorado acreditado por mínimo 5 años y un centenar publicaciones Scopus anuales.
CategoríaIII: Enfasis en docencia : No cuentan con doctorados ni publicaciones Scopus


http://www.lasegunda.com/Noticias/Nacional/2013/01/813515/el-nuevo-ranking-de-calidad-que-remecio-a-las-universidades-tradicionales

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

La Historia Oculta del Régimen Militar

Donde Están?

Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares

¡TERMAS DE POLLOQUERE Y SURIRE EN PELIGRO!