Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

lunes, 16 de septiembre de 2013

La dictadura de Pinochet espiaba a los niños en los colegios



[foto de la noticia]
La Dictadura Militar espió durante años a los estudiantes en sus propios colegios. Así lo revela un informe secreto de la Central Nacional de Informaciones (CNI), fechado en 1983, sacado a la luz por Mauricio Weibel, un periodista que trabaja para la agencia alemana Dpa.
El corresponsal de la agencia de información en Chile tuvo acceso a unos30.000 archivos secretos de la extinta Central Nacional de Informaciones CNI. Desde 1973 hasta 1990, años en los que estudo Augusto Pinochet en el poder, los documentos fueron enviados desde el organismo de inteligencia hasta el Ministerio de Educación
Las operaciones se produjeron en colegios religiosos, públicos y privados, como la Alianza Francesa, y fueron acompañadas con el despido masivo de profesores que pedían democracia y con la capacitación psicológica de los funcionarios de Educación.
El esfuerzo por levantar unos alumnos leales al Régimen fue apoyado con el adoctrinamiento de los hijos de las autoridades y de los propios funcionarios, como consta en diversos oficios secretos. Los hijos de ministros, viceministros y altos funcionarios recibieron cursos periódicos sobre ‘Seguridad Nacional’ y ‘Doctrinas Totalitarias’, entre otros.
Según la investigación realizada por Weibel, llegaban fichas con antecedentes políticos de menores y docentes hasta las oficinas de los ministros ‘pinochetistas’. Los trabajos de espionaje eran elaborados por la CNI, y entre otros documentos, contaban con cartas firmadas por delatores, en su mayoría profesores y apoderados que escribían directo a Pinochet.
Las comunicaciones con la CNI, responsable de cientos de asesinatos y miles de torturas, fueron diarias y muchos de esos documentos fueron quemados, aunque quedaron las actas de incineración, firmadas por los propios ministros. Ningún docente podía realizar clases en liceos (institutos) públicos sin ser investigado previamente por la agencia secreta.
La corporación privada Opción, afirma incluso que hubo decenas de casos de niños, de menos de un año de edad hasta los 17, asesinados bajo La Dictadura, muchos de los cuales aún figuran como desaparecidos. La organización publicó hace unos años un pequeño libro donde se analizan 83 casos, aunque afirman que pueden ser muchos más porque es un tema poco investigado.
Lo que sí ha investigado Weibel es que las operaciones de adoctrinamiento ocurrieron en paralelo a un traspaso masivo y venta de los colegios públicos a manos privadas, incluso a bajo precio, como alentó un oficio secreto del 26 de marzo de 1986. "El año pasado encontré varios archivos que nunca habían salido a la luz, los primeros que se encontraban", comenta el periodista a ELMUNDO.es
"Con ellos publiqué una serie de reportajes y al final hice un libro, junto a Carlos Dorat, llamado ‘Asociación Ilícita: Los Archivos Secretos De La Dictadura. De los 30.000 documentos había unos 2.000 muy importantes que tienen consecuencias hasta el día de hoy. Me pareció importante investigar el tema de la educación porque básicamente yo participé en el movimiento secundario de esos años y quería saber qué había pasado al otro lado de la calle", añade Mauricio.
Para el periodista, "el derecho a desarrollar negocios, la empresa privada, se consolidó sobre los derechos sociales. Hoy en día ocurre lo mismo. Hay que aprender a preguntarse cómo somos capaces de construir nuestros derechos. Cuando empezaron las protestas estudiantiles proponía temas sobre la educación pública gratuita a mi editor en Alemania y éste me contestaba: ‘Mauricio, si la educación siempre ha sido gratuita’. Yo tenía que contestarle: ‘En Chile no».
Mauricio opina que «el problema de la educación es tremendamente importante. Conocer cómo se instauró ese sistema; la participación de la policía, la venta a bajo precio de los establecimientos públicos… Es importante porque este sistema es profundamente segregador».
«Creo que la ex presidenta Bachelet va a avanzar en una educación superior gratuita. El tema es cómo conjugar la producción de conocimientos con la integración social, un desafío que aún no ha sido puesto en la mesa». Hoy sólo un 36 por ciento de la matrícula escolar chilena es proveída por el Estado, en establecimientos con malos resultados académicos mayoritariamente, según mediciones oficiales.
Lo cierto es que los estudiantes universitarios chilenos pagan, como mínimo, unos 6.000 euros por estudiar en universidades públicas, un producto heredado por la democracia como consecuencia de la intervención de La Dictadura en la estructura y en el financiamiento del sistema educativo.
En 2006, primero, con la ex presidenta Michelle Bachelet, y desde 2011 hasta la fecha, después, con Sebastián Piñera, cientos de miles de estudiantes han salido a la calle para exigir una educación gratuita y de calidad. Según los informes públicos, Chile se gasta casi lo mismo en Educación que en Defensa, cerca de 9.000 millones de dólares, algo más del 4% del PIB.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

La Historia Oculta del Régimen Militar

Donde Están?

Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares

¡TERMAS DE POLLOQUERE Y SURIRE EN PELIGRO!