Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

viernes, 18 de diciembre de 2015

Lily Zúñiga, la ex jefa de prensa de la UDI que se fue de tarro: “No soy solo una perra que ladra, también muerdo”











Macarena Gallo 13 Diciembre, 2015 Fotos: Alejandro Olivares






La Negra Tatuada, como la apodaron en el partido fundado por Jaime Guzmán, dejó la escoba este año. Tras admitir en la fiscalía que había emitido boletas ideológicamente falsas a SQM, su partido le dio la espalda y sus amigos UDI la dejaron botada. Lily Zúñiga, deslenguada y chucheta, no se dejó ningunear. Salió a pelar sin filtro a los gremialistas y el próximo año publicará “Imputada”, un libro autobiográfico. Acá, revela los peores y más divertidos secretos que esconde la casona de Suecia 286: políticos UDI coreando “El pueblo unido, jamás será vencido”, Ena von Baer llorando abrazada a la tumba de Jaime Guzmán y Pepa Hoffmann mandando insultos por whatsapp. Tome el tejido y lea.








¿Cómo fue este año para ti?

-Turbulento. Es primera vez que enfrento problemas con la justicia y quedo sin pega. Al final te das cuenta que mientras más verdades dices en este país, más te cierran las puertas.


Te pesó irte de tarro…

-Me pesó ser hocicona. Pero también ha sido para la risa. Mi papá me dice “ya llegó la sanguchito e’ palta, no vayan a contar ningún secreto, mi tía es bien hocicona”. Más allá, esto te hace cuestionarte: seguís en la misma o te sumai a la masa. Y elegí seguir en la misma. No me voy a retractar de lo que he dicho. Gran parte de mis cercanos me dice que siga y otros que me estoy arriesgando al meterme con un poder fáctico como es la UDI. Pero una de las motivaciones del libro es eso. Quiero mostrar –aunque suene súper película gringa– que cualquier mortal, una morena chica y tatuada, puede decir: no, compadre, estai mal. Ustedes, después de la entrevista que di en El Dínamo, publicaron una columna que me hizo clic. Una que remata diciendo: ¡salgan las Lilys que están escondidas!


Esa columna la escribió Érika Silva, la ex jefa de comunicaciones de Dávalos, que también se fue de tarro.

-¡Amé esa columna! Parece que todas las mujeres nos desatamos en Chile y hemos abierto el tarro. Los hombres son más cobardes, pollerudos, no se atreven. Más aún los UDI… Y más allá de todas las puertas que se me cerraron, siento que tengo más libertad. No tengo que estar tan preocupada de qué digo, de mantener el formato más UDI, que en verdad nunca tuve. De verdad, no sé qué hacía en la UDI.


PERREO Y KARAOKES

Antes de entrar a la UDI, ¿te interesaba la política?

-Para nada. O sea, siempre tuve un interés en la historia política, pero nunca me interesó militar. Fueron consecuencias de la vida. Estaba trabajando como productora en el programa “El Termómetro” y ahí conocí a Zalaquett. Él me llevó a la municipalidad de La Florida. Después me pidió hacerme cargo de las comunicaciones de la campaña senatorial de Pablo Longueira. Así entro a la política.


Pero debes haber tenido alguna cercanía con la derecha…

-Mis papás son full derecha, pinochetistas a morir. Mi papá tiene un cuadro de Pinochet en la casa. Es muy gracioso. Mi mamá es del norte, soy antofagastina, y ella es hija de un minero del salitre. Y la visión del norte es roja, roja. Mi mamá tiene familiares retornados, pero se cuadró con este concepto de la derecha en Chile, aunque más que derecha es como dice mi padre: “no soy de derecha, sino militarista”. Y claro, mi formación iba en esa lógica. En la biblioteca de mi casa estaba el libro “Mi lucha” de Hitler, poh. Freak.


¿Te sentías identificada con personajes como él?

-Al principio, uno como cabro lógico que se deja influenciar. Imagínate, yo era católica. Ahora no lo soy. Solo creo en Dios, no practico ninguna religión. Es más, tengo una aversión tremenda por la Iglesia católica. Y ojo, la agudicé estando en la UDI.


¿Por qué?

-Vivo a una cuadra de la iglesia que está en Presidente Errázuriz y veo a muchos UDI desfilando con sus familias y sus niñitos los domingos. Y a muchos no los vi, precisamente, comportándose como católicos.


¿En qué los viste?

-Lachos a morir, con amantes… Ahí dices: ¿perdón, este es el mismo? Yo los agarraba pal hueveo, les decía ¿te fuiste a resetear el domingo? Encontraba el colmo que se portaran como las pelotas durante la semana y fueran el domingo a la misa a decir “por mi culpa, por mi santa culpa”, era la hipocresía absoluta.


En la UDI, ¿te molestaban por no ser católica activa?

-No. A mí me daba una lata tremenda tener que ir a las misas en honor a Jaime Guzmán. Porque las misas de los cartuchos son eternas. Y más encima la primera vez que fui, los vi tirarse al suelo arrodillados. Parecía mentira. Pero te insisto: si vas a andar por la vida pregonando, sorry con lo que diré, pero no puedes andar pregonando con el pico en la mano. Y eso en la UDI se ve mucho.


O sea, lo de pechoños es una careta.

-Son pechoños en el discurso, nomás. Pero hay hueones que lo son. Calificaría de pechoño real a Silva, Guillermo Ramírez, los que vienen de la Fundación (Jaime Guzmán). Pero al resto le gusta el hueveo más que la cresta. Y a las minas igual. No me pintan el mono. Después de los consejos, las fiestas y los karaokes no salían muy ladies.


¿Cómo eran esas fiestas?

-Desatadas. Veías en las fiestas a Golborne bailando con la Molina, transpirados de tanto perreo intenso.


Ja, ja, ja. Todos decían que hubo algo entre ellos…

-Nunca vi nada raro. Tengo la mejor opinión de la Molina. Es una mina bastante inteligente. Pero sus compañeras le tienen pura envidia.


La habrán mirado en menos en la UDI por venir de la tele.

-Sí, poh. Lo mismo que pasó con la Carla Ochoa. A ella la hicieron bolsa. Decían que cómo podíamos abrirle la puerta a este tipo de mujeres. Una vez casi me mata el asesor de la Ena von Baer. Hace como tres años, cuando éramos muy cercanas, ella llegó contándome que la habían invitado a bailar a la vedettón. Pero que estaba dudando. La animé a que lo hiciera, no tenía por qué salir en pelota. Y ella, “es que, pucha, los niñitos, no sé qué…”. Y yo, “pero Ena, todas las mujeres tenemos las plumas ocultas, si te están dando la oportunidad de sacarlas, por qué no”. Y no fue. Pero ese tipo de cosas: “es que nooo, por favor, nooo…”, pero pásales unos buenos copetes después de los consejos y se desatan perreando. La Ena era seca para la chela. Le ponía bueno. ¿Por qué crees que la Ena es la regalona?


No lo sé…

-En un acto, Coloma tomó el micrófono para decir que la Ena era una mujer digna y que una señal potente para apoyarla, era que ella lo único que había pedido en una noche que estaba muy tensa, era conocer y estar en la tumba de Jaime Guzmán. Y le abrieron el cementerio, y fueron a la tumba de Jaime Guzmán, y ella lloró abrazada a la tumba de Jaime Guzmán, y esa huevá fue la cagada. De ahí que para Coloma la Ena era como un ángel. Son para la risa. Como vocera de gobierno, fue como el soberano culo.


Y en las fiestas, ¿se veían drogas, fumaban marihuana?

-No. Ojalá hubiese habido. Tampoco podías decir que fumabas marihuana. Decir eso era lo más malo. El sello de la UDI es copete, karaoke, hueveo.


¿En serio?

-Todo el rato. Todos los consejos que se hacen afuera, principalmente los de Cauquenes, terminaban en carretes desatados. Hay un video que está fondeado de la época de Paya. Un periodista grabó a Paya cantando “Adiós General”.


No te creo.

-Te juro. Esa huevá me quedó grabada. Y todos cantando con los puños en alto. Más allá que te guste la canción “Adiós General” y que hasta yo me la sé, pero que la UDI la cante como si fuera su himno… y todos fascinados. O cantando “El pueblo unido, jamás será vencido”, muy freak.


Pero ese video de Paya no se filtró. ¿Qué pasó?

-Paya, cuando se enteró del video, entró en pánico y me hizo llamar al periodista para que no lo subiera. Y no se subió. Pero se debería haber filtrado. Nos hubiera ayudado harto. La gente se hubiera dando cuenta de que no toman leche ni están con la espalda llena de marcas. Lo que pasa es que tienen un peso súper grande que es la figura de Jaime. Hueona, mis cumpleaños eran UDI, poh. Muy graciosos. Pero qué patética ahora que lo pienso. Veo las fotos y digo es broma esta huevá. Puta, iba la Ena von Baer, Coloma, Víctor Pérez, la Mónica Zalaquett, Hasbún. Mira tú, Hasbún pos, guácatela.


LAS VIEJAS Y LAS RETRO

¿Cómo fue trabajar con Zalaquett?

-Era muy chistoso. Zalaquett es un personaje… puta qué está cagado con lo de Penta… Yo hablo muy bien de él y no lo dejaré de hacer. Se portó un siete conmigo y fue como mi padrino en política. Sé que para muchos es odiable y ridículo. Y asumo como mi responsabilidad que así sea.


¿Por qué?

-Cuando estuve con Zalaquett, eran los tiempos de Trivelli, hace mil años. Ambos eran los personajes más conocidos a nivel político. Y eso era porque a Zalaquett yo lo llevaba a todos lados. Me faltó llevarlo a la Carta de Ajuste de los canales y estamos listos. En ese tiempo, yo no tenía un bagaje político ni comunicacional. Solo era una productora que había estado en la tele, y armaba unos monos chistosísimos con Zalaquett.


¿Cómo qué?

-Inventaba móviles. “Sabe qué más, tenemos que sumarnos a la autopista que se está construyendo. Mañana necesito una retro y tres trabajadores”. “No, es que no te la van a pasar”. “Bueno, entonces, hueones de la municipalidad”. Y me conseguía la retro y unos compadres. Partía el móvil y el alcalde salía diciendo que esto era súper importante para nuestra comuna. Era toda una farsa, un mono producido por mí. Armaba protestas, poh, ja, ja, ja.


¿En serio?

-Sí, protestas de verdad, era muy chistoso. Compraba cartulinas y las rayaba: “no al basural”.


Lo de los Chocman es una alpargata al lado de tus producciones…

-Exactamente. Armé escuela, ja, ja, ja. Por eso te digo: a mí no me vengan con el cuento. Viene de atrás.


¿Acarreabas viejas?

-Sí, poh. Los móviles de los canales te llamaban para preguntarte si tenías un hoyo en la comuna para arreglar. Yo les decía “ya, pero lo grabai y yo te tengo la solución”. Y grababan el hoyo y yo ponía dos o cuatro viejas alegando. Y terminaba Zalaquett diciendo que solucionaría la cuestión y con las máquinas para arreglar el hoyo. Nunca me dijeron que no era ético. Zalaquett confiaba plenamente en mí. Por eso estoy súper agradecida, porque me dejó ser profesionalmente. Te insisto: le hice un perjuicio, porque a lo mejor lo convertí en el payaso de la UDI. Porque ahora, teniéndole mucho cariño, lo veo y me cago de la risa. Luego trabajé con Longueira en una campaña y de ahí me llevaron para ser la jefa de prensa de la UDI.


Debe haber sido estresante tu pega. Los tipos dan jugo siempre.

-Uf, el colon lo tengo de cueva. Y bancarte los genios de esos hueones, te lo encargo. Son súper hincha pelotas. Y como además se creen bacanes, te echan la pachorra… Cuando conocí a Longueira pensé que toda la gente sería como él, que era sumamente humano. Trabajaba de sol a sol. Le importaba un carajo que hubiese una cámara. Eso me motivó a entrar a la UDI. Pero el chascarro me lo llevé de inmediato. El cornete en la boca fue brígido.


¿Con quién te llevaste la decepción?

-Con Darío Paya, cuando él estaba en la directiva. Es súper resentido. Si un gallo se llama Darío Payacán y se corta el apellido, te da la señal clara de quién es. Está renegando de sus raíces para que no le digan que tiene origen mapuche. Además es súper prepotente, con muy mal trato. Tiene un sentido muy calculado de la política. Todo lo veía en cifras en contra de Lagos, de la Concerta. Según la UDI, es un ídolo comunicacional, pero para mí, un simple pelotudo. Lo otro que me empezó a molestar es que no ponían las patas en el barro. Son pocos los que se las han embarrado.


Pero la UDI siempre se jacta de meter las patas en el barro…

-Esa es la venta de pomada. La UDI es apariencia, fachada, marketeo mal hecho. No puedes hablar de popular cuando el expresidente de la UDI presidió la Universidad del Desarrollo y fue accionista de AFP e isapres, como es Ernesto Silva, uno de los grandes temas por los que renuncié a mi cargo cuando él asumió… La UDI de Longueira sí que metía las patitas en el barro. Pero la UDI de Jovino, no. Es cosa de mirar a los hijos de Jovino, los “iluminados” como les digo yo: Squella, la Hoffmann, los Kast, Bellolio, Macaya, Ward. Súper chilenos, súper populares. En semanas distritales, tener contacto con alguno era solo porque tenía activado el rooming, ya que estaban fuera de Chile. O sea, triple hello.





MUJERES PUTAS

¿Cómo son vistas las mujeres en la UDI?

-Las mujeres estamos clasificadas. Cuando aparecen las señoras de los grandes, como las de Jovino, Longueira y Orpis, todos son súper respetuosos. Claro, son viejas más estiradas que la cresta. La señora de Jovino es un encanto, muy dije, pero huele a caca todo el rato. Esas mujeres son las ungidas, las tocadas por los señores. Están las otras que somos la trole: que pueden decir improperios delante de uno. Por ejemplo, cuando José Luis Uriarte me veía con cara enojada, me decía “¿te falta, no te tocó tu esposo?”. Por qué me tengo que bancar que un pelotudo me trate así. Tuvimos mil problemas con él por lo mismo. Un gallo que se siente con el derecho de hablar de las mujeres como le plazca. El perfil de la mujer de la UDI es muy sumisa: es la que sirve el café, la que anda con la pollera larga.


¿Te hueveaban por usar mini?

-Sí, Pato Melero me hueveó mil veces. No sé si le molestaba o era tan caliente el viejo que al final era una forma de mirar como con cierta “autoridad”, porque estaba supuestamente cuestionando mi vestimenta. Siempre era lo mismo: “¿no había algo más corto?”. Me acuerdo una vez que fue un chiste con Coloma. Me dice: “ya poh, Lily, consígame una cuña”. Estábamos en el Congreso. Yo andaba con un vestido con tachas, cortito, como un jumper. Le digo “no me resulta senador, no me pescan para la cuña”. Y me dice: “ya poh, súbase un poquito la pollera, bájese un poquito el escote y la consigue”. Pensé que me estaba hinchando y me cagué de la risa. Tampoco concuerdo con esa cosa del “uh, oh, me siento ofendida, no, poto”. Y le digo: “ya poh, voy a aplicarla, si me resulta listo”.


¿Y lo hiciste?

-Tontamente fui donde un colega y le dije: “ya po, hueón, por fa, me mandaron incluso con la misión de coquetearte para sacarte la cuña”. Y el colega me hizo la nota. Le conté a Coloma y me dice: “¿Ve que usted podía?”. Pato Melero no tenía eso, condenaba: que las mujeres de la UDI son recatadas y ese tatuaje, Lily.


Te hueveaba también por tu tatuaje.

-Claramente, mi tatuaje generó incomodidad, miradas de “qué atroz”. Me hacían las típicas preguntas hueonas: ¿por qué se lo hizo?, ¿por qué en la pierna?, ¿qué dijo su marido?… Me encantan los tatuajes, me gusta el pelo corto, me gusta jugar con la ropa, soy trapera, no me gusta vestirme igual a nadie, por eso busco ropa y zapatos de autor. Todo esto genera que mi aspecto no se asimile a los patrones estéticos de las mujeres de la UDI.


Tu libro se llamará “Imputada”. Pero la palabra puta viene resaltada.

-La palabra es fuerte para algunos, pero la mirada de ellos es esa: la mujer es una puta, una sirvienta de ellos. Una mujer UDI no puede estar en contra de los líderes, está para llevar el micrófono en los consejos e incluso también puede ser considerada para servicios sexuales, porque son mujeres según ellos para entretenerse. Yo me sentí como puta en la UDI. Y puta que me tuve que defender.


¿Cómo así?

-Cuando un gallo entra a la pieza de tu hotel en un consejo y cierra la puerta, y te dice “tenís tres camas, para qué vai a dormir sola”, y tiene un cargo en la UDI, ¿qué te está diciendo con eso? ¿Eso no es tratarte como puta, maraca, lo que quieran ponerle? No hay dobles lecturas. Para ellos, cualquier mujer con voz es sinónimo de puta. Un ejemplo hueón: ¿crees que se dijo algo después que dijeron que la esposa de Lavín andaba con un escolta? Nada. ¿Y por qué? porque ella es la esposa de Joaquín Lavín. No es cualquiera. Por lo tanto, todo lo que se diga es falso. Pero lo que digan de ti da lo mismo. Inventaban un montón de cosas mías…


¿Cómo qué?

-Dijeron que me había tirado a todos los hueones. Con Coloma después de una fiesta, que nos vieron bailando, porque yo bailé con todos. No sé si eso me hace ser puta. Con Felipe Ward y Golborne inventaron que tuve un amorío, notable. Con Felipe Salaberry, también. Más encima es teñido, ni una posibilidad. Y esos pitillos que usa, cada año se apitillaba más los pantalones. No sé cómo respiraban sus genitales, ja, ja, ja. Pero hasta inventaron que me había comido a Víctor Pérez, poh. Hay que tener estómago para meterse con él. Ni con coma etílico.


Te faltó comerte a Jovino…

-Ahí la cagué. Me como a Jovino y no tengo todo este drama, ja, ja, ja.


Bien pencas para inventarte cosas…

-Así son. Me llevaba muy bien con Macaya, pero me llevé una sorpresa horrible. El otro día me llamó una productora para contarme que Javier le había comentado a un medio de que él estaba feliz de que me hubiese ido de la UDI, porque yo lo había acosado sexualmente y estaba chato de mí. Y como soy loca, como dicen ellos, llamé a Javier. Y lo mandé a la conchesumadre, lo insulté hasta que me dio hipo. Él, obviamente, lo negó y me sacó en cara que yo le mandaba a los periodistas conversaciones que habíamos tenido por whatsapp. “Y bueno, cómo querís que me defienda de ustedes”, le respondí.


¿Tienes muchos mensajes que pueden dejar la escoba en tu celular?

-Sí. Tengo uno de la señora Pepa Hoffmann tratándome de maraca. (Toma su celular y muestra el mensaje). Y eso fue cuando la felicité por haber sido nombrada jefa de bancada. Y yo le respondí: “maraca jamás, perra sí”, ja, ja, ja. Y yo de verdad la felicitaba porque con eso me salvó de trabajar para Hasbún. Me hizo un favor sin darse cuenta. ¿Viste que es súper amorosa?


Te odiaba…

-Sí. Nunca supe por qué. Tenía una obsesión conmigo. Una vez me encaró en una comida de prensa porque no había incluido a José Antonio Kast en un video, de lo más ñoño que hay, una versión del Gangnam Style que sacó la UDI. Y no lo había incluido pensando que como eran tan delicados –porque sabían que me caían mal, toda esta tropa– podían sentir que estaba usando esa huevá para burlarme de ellos.


Son buenos para hacer el loco en la UDI. Hace poco hicieron una campaña en Internet para que la gente le cambiara el nombre al partido.

-Las campañas comunicacionales de la UDI son para pegarse cabezazos. Nadie puede ser tan pelotudo. Es como “pónganle nombre al pico”. Son los hueones más odiados, repudiados, incluso por su propio sector, y se ponen a hacer ejercicios ciudadanos. ¿Son idiotas? Digan la verdad: sí, hueón, tiramos boletas, nos arrepentimos. Más encima tienen un discurso tan hueón de decir “si no somos nosotros nomás, todos lo hacían”. Asume tu responsabilidad. Pero no: “es un trato súper injurioso y discriminador contra la UDI”. ¡Ándate a la mierda!


EL PODER DE JOVINO

¿Cuál es el verdadero poder de Jovino en la UDI?

-Jovino está acostado en su casa con sus máquinas, porque se ahoga el viejo, manejando todo desde ahí. Por algo le dicen El Padrino, maneja todo. Es un gallo frío, calculador, inteligente, hábil y siniestro. Ahora me ha llegado el rumor de que probablemente se querelle contra mí. Feliz que lo haga. Si cree que me voy a moderar, no lo haré.


¿No te han llamado de la UDI pidiéndote que te calles?

-No. Ellos me conocen y saben que no ha nacido el que me haga callar. No soy solo una perra que ladra, también muerdo.


Jovino negó las boletas de SQM que denunciaste. En su declaración a la fiscalía, dijo que mentías.

-Imagínate, leer que Jovino dice por qué no chequeé con él lo de las boletas. Crees que iba a ir a golpearle la puerta a Jovino Novoa para decirle “sabe qué, la Marisol Cavieres me pidió dos boletas para usted, ¿es verdad o mentira?”. Esa es la respuesta que da este viejo. O sea, yo inventé Soquimich. Creen que los chilenos somos imbéciles. Eso me empelota. Para mí no fue grato despertar un día con CNN y escuchar que Matías Balmaceda, el abogado de Jovino, estaba usando una carta firmada por Marisol Cavieres ante notario donde ella señala que jamás me pidió ninguna boleta. Si la señora Marisol Cavieres tiene el tiempo para ir a negar mis boletas a una notaría, por qué mejor no aclara las 70 y tantas que tiene ella, su marido y sus dos hijos.


¿Qué te pareció la condena a Jovino?

-Fue más ruido que nueces. Un chiste. Pero me agrada que, más allá de la justicia formal, la condena ciudadana ya le dio cadena perpetua a Jovino. Igual es decepcionante, no lo encuentro justo… Me gustaría que alguien averiguara quiénes le pagan los abogados a la UDI. Jorge Gálvez es uno de los penalistas más caros que hay en Chile. Y lo paga la UDI. ¿De dónde sale esa plata si la UDI no tiene ni plata para pagar la luz? De hecho, les han cortado la luz, no han tenido plata para sueldos, entonces de dónde está saliendo esa plata. No sé, lo dejo como duda… Lo único que pido es que Hasbún cumpla su palabra y se queme a lo bonzo por Jovino como prometió. Si quiere yo le puedo pasar la bencina y los fósforos. Feliz lo hago, ja, ja, ja.


Moreira fue de los únicos que pidió perdón.

-Pero porque es loco. Moreira se vende al mejor postor. Es un personaje triste para mí, no tiene identidad. Moreira es igual de maquiavélico, mentiroso y cahuinero que Hasbún.


Ahora reapareció Ernesto Silva con el libro “Aire nuevo para Chile”.

-Para mí, Ernesto es el personaje más cara de raja que existe en política. En una entrevista dijo que la UDI debe reinventarse, porque si no corría el riesgo de desaparecer. Este mismo personaje hace un año aplicó la estrategia de empatar en el caso Penta, luego en lo de SQM, cuando se destapó Caval. Renunció diciendo que no podía seguir porque no había unidad en el partido y ahora aparece con un libro donde aconseja lo que se debe hacer. ¡Que se vaya a su casa! Terminó de destruir a la UDI, saltó del barco y ¿ahora quiere aparecer como el salvador? ¡Te pasaste!


El otro que reapareció como salvador de la UDI es Lavín…

-¡Vergüenza! Este Lavín enchulado, sin los lentes de ñoño y con aires de Lolo Peña, me da vergüenza. Pasó la vieja con Lavín. Él sigue haciendo pautas en los Tavelli, esperando que lleguen el 13 y El Mercurio porque así decía Jaime Guzmán. O sea, está bueno para asesorar a los creativos de “Los 80”, pero no para una campaña.


LA TETA DE LA UDI

En la UDI dicen que lo único que quieres es buscar fama.

-Si tuviera intereses creados habría cobrado por dar entrevistas en la tele. No he ganado un puto peso. No me hubiese ido de la UDI, porque tenía la protección de un contrato, las lucas, los pitutos. No necesito de la teta de la UDI. No me voy a gastar las rodillas, no se lo chupo a nadie, a menos que yo quiera poh, ja, ja, ja. Otros dicen que actúo de resentida. He leído cada cosa en tuíter. Lean cómo se suscitaron las cosas. Asumí mi responsabilidad. Fui súper pelotuda. Pasé dos boletas. Si la hubiese querido hacer fácil me voy a la UDI y les digo “compadres, tengo que declarar, ¿me pasai un abogado?”. No me desmarco de ellos. No me gasto las lucas que me gasté, no me gano este cacho todo este año. Y más encima se dan el lujo de hablar de mí usando la frase que detesto: “entendemos que ella está pasando por un mal momento…”.


Como dijo Felipe Cuevas en The Clinic…

-Ese pobre hueón repite todo lo que dicen los demás. Si le pagan dos palos para chuparles las patas a los iluminados. Más encima se define como zorrón. Nadie puede. Y dice que es humilde por venir de Ñuñoa. Y que es morenito… Con esa entrevista lo detesté más que antes.


Hay rumores de que te irías a Amplitud.

-No eran rumores. Me comuniqué con Lily Pérez hace más de un mes. A ella le encantó la idea de que me sumara a Amplitud. Y lo conté en la prensa. Después me planteó que había un cierto grado de inquietud en la directiva de Amplitud por mi interés en sumarme. Le dije a la Lily que era lamentable, pero que me parecía importante haberlo sabido antes de firmar por ellos y luego de eso me llamó Pedro Browne y me pidió un café, que aún no se concreta porque me dejó plantada. ¿Pero sabes qué? Es tan grato sentir esa libertad de poder elegir y decir lo que siento. Así que si no me quieren porque los asusto, ya me da lo mismo. El 2015 me enseñó a quererme. Él que crea que soy un aporte que me busque, él que no, que se vaya a la cresta.


¿Qué esperas con tu libro?

-No quiero que se tome como un vómito de cosas. Tampoco es una venganza en contra de un partido. La gente entiende que como me dieron la espalda, me fui de tarro. Hay dolor, obvio. Estuve muchos años. Pero hay ganas de avanzar también. Me gustaría que la gente sienta que lo que estoy contando es para que sepan cómo funciona esta huevá. Cuando un candidato le pasa la cajita de té, a él le importa una soberana raja que usted tome té. Lo que quiere es que usted vote. Y nunca más se preocupará.


¿Cuáles son tus deseos para la UDI en el 2016?

-Nada, por los muertos solo se pide que descansen en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

La Historia Oculta del Régimen Militar

Donde Están?

Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares

¡TERMAS DE POLLOQUERE Y SURIRE EN PELIGRO!