Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

lunes, 25 de noviembre de 2013

Atropello en Curanipe: informe del SML confirma que autopsia a Hernán Canales fue falsificada y complica a Martín Larraín Hurtado

Jorge Molina Sanhueza. 25 Noviembre, 2013

El documento preparado por la doctora Vivian Bustos -al que accedió en exclusiva The Clinic Online- describe la revisión de los órganos de Canales, como el bazo, el cerebro, los pulmones y la aorta y concluye que están en perfecto estado a diferencia de lo concluido por Peña y Lillo. Una de las conclusiones de este último profesional fue que Canales murió por “anemia aguda” por la rotura de la aorta que mostraba desgarros y “gran infiltración sanguínea. Sin embargo, Bustos estableció: “(la aorta torácica) en su emplazamiento habitual, no escindida, sin lesión en todo el segmento torácico y abdominal inicial…”. Este sólo hecho abre la interrogante de cuánto pudo haber sobrevivido Canales con ayuda médica temprana.



El Servicio Médico Legal (SML) confirmó que los resultados de la primera autopsia realizada al cuerpo de Hernán Canales -atropellado por Martín Larraín, hijo del presidente de RN Hernán Larrain- fueron falsificados.

Del documento de seis páginas firmado por la doctora legista Vivian Bustos del SML y enviado a la fiscalía se colige que la autopsia practicada a horas del accidente por el doctor Mario Peña y Lillo fue anómala y lo escrito por el profesional en el protocolo y las causas de la muerte no se apegan a la verdad.

La pericia a la que accedió The Clinic Online, describe la revisión los órganos de Canales, como el bazo, el cerebro, los pulmones y la aorta y concluye que están en perfecto estado a diferencia de lo concluido por Peña y Lillo.

Una de las conclusiones de este último profesional fue que murió por “anemia aguda” por la rotura de la aorta que mostraba desgarros y “gran infiltración sanguínea.

Sin embargo, Bustos estableció: “(la aorta torácica) en su emplazamiento habitual, no escindida, sin lesión en todo el segmento torácico y abdominal inicial…”. Este sólo hecho abre la interrogante de cuánto pudo haber sobrevivido Canales con ayuda médica temprana.

En todo caso, para acreditar esto último, aún falta un último examen “para pronunciarse sobre la vitalidad de la lesión raquimedular torácica”, escribió Bustos.

Los hechos quedaron al descubierto, luego que la fiscalía ordenara -previa autorización judicial- la exhumación del cadáver de Canales a fines de octubre pasado, a solicitud del abogado de la víctima, Gonzalo Bulnes .

Posteriormente la propia Bustos, en compañía de dos técnicos el SML, Luis Morales Belarmino y el fotógrafo de la PDI Carlos Müller, procedieron a periciar el cuerpo de la víctima el 28 de octubre en el servicio de Cauquenes.

En la ocasión, Bustos estuvo acompañada por el perito de la parte querellante, Luis Ravanal y el de la defensa de Martín Larraín, la doctora Carmen Cerda (ex SML). Los informes de estos dos últimos especialistas aún no están en poder de la fiscalía local.

En tanto, luego que se conocieran los primeros detalles de la re-autopsia, el director del SML Patricio Bustos ordenó la inmediata renuncia de Peña y Lillo y la sustanciación de un sumario administrativo para esclarecer los hechos.

Hasta ahora la fiscalía no ha tomado la decisión de formalizar a Peña y Lillo, aunque fuentes cercanas al caso explicaron que ello es sólo cosa de tiempo.

Verdad procesal

Hay que recordar que Martín Larraín Hurtado atropelló a Canales la madrugada del 18 de septiembre para luego darse a la fuga sin practicarse la alcoholemia de rigor.

Por este hecho, Larraín Hurtado está formalizado por cuasidelito de homicidio no auxiliar a la víctima como tampoco informar a la autoridad. En tanto, dos de sus acompañantes, Sebastián Edwards y Sofía Gaete fueron imputados por obstrucción a la investigación, ya que más de una hora después del atropello concurrieron a la comisaría de la zona y mintieron, señalando que en el accidente había participado una camioneta blanca doble cabina y no un jeep Toyota 4×4. Según la declaración de Edwards, lo hicieron para “proteger a Martín Larraín“.

Hasta ahora la carpeta de investigación de la Fiscalía de Cauquenes revela que el 17 de septiembre Martín Larraín Hurtado llegó a la casa de sus amigos en la zona de Curanipe, proveniente de Punta Arenas.

De acuerdo a su primera declaración, a eso de las 19 horas bebió unos ponches. Pasada la medianoche concurrió a las fondas de la zona. Cuando cerraron, llevó en su vehículo a cinco personas. A unos 15 minutos del lugar y al tomar una curva atropelló a Canales, se sabe hasta ahora, en la berma y no al centro el camino como ha sostenido. Ello ocurrió a las 05.45 según consta en la carpeta, aunque faltan algunas diligencias para que esa hora se convierta en verdad procesal.

Posteriormente, Edwards y Gaete se quedan con Canales y la última llama a emergencia en tres oportunidades. Realizadas las dos primeras -a minutos del accidente- llamó de inmediato a Martín Larraín. Posteriormente, hay un tercer contacto con Carabineros casi una hora después del atropello.

Este hecho ha llamado la atención de la fiscalía, ya que se contradice con la declaración de Larraín Hurtado, quien testimonió haberse quedado 25 minutos con sus acompañantes junto a la víctima auxiliándolo. De allí que la hora del atropello podría haber ocurrido antes de las 05.45, lo que aumenta la posibilidad de vida de Canales de haber recibido ayuda médica oportunamente.

Suma y sigue

Luego del atropello, Martín Larraín Hurtado fue a dejar a sus respectivas cabañas a otros tres acompañantes del vehículo, pero antes tuvo un problema mecánico y debió cambiar un fusible, hecho revelado sólo hace dos semanas otra acompañante y que había sido omitido por los imputados en sus testimonios. Asimismo Larraín Hurtado indicó que fue Sofía Gaete quien le indicó que se fuera del lugar debido a la relevancia política de su familia.

Gaete, en tanto, dijo a la fiscalía no recordar que palabras usó para decir lo anterior, aunque no lo desmintió.

Pues bien, Larraín Hurtado incluso llegó a la comisaría a eso de las 7 am, ingresó a la unidad y vio como Edwards y Gaete le mentían a la autoridad. Al día siguiente -el 19 de septiembre- de acuerdo a su primera declaración, se tomó unas piscolas, versión que modificó en su segunda deposición ante el Ministerio Público, señalando no saber porqué había declarado aquello.

La cronología sigue así: ese mismo19 de septiembre Martín Larraín, a eso de las 14 horas, tomó sus bártulos, los puso en su jeep y partió con destino a Santiago. En ese contexto fue fiscalizado por Carabineros de la zona, que ya habían hecho la pericia en el lugar del accidente, encontrando pintura amarilla. Cuando le preguntaron confesó, fue detenido y formalizado la mañana del 20 de septiembre. Previo a ello se le realizó la alcoholemia, pero debido al tiempo transcurrido arrojó cero gramos de copete en el sangre.

Ahora bien si con los peritajes y diligencias faltantes se acredita que Canales pudo sobrevivir con ayuda médica en el momento oportuno, la fiscalía podría evaluar imputarle homicidio por omisión, hecho que complicaría su situación procesal.



http://www.theclinic.cl/2013/11/25/atropello-en-curanipe-informe-del-sml-confirma-que-autopsia-a-hernan-canales-fue-falsificada-y-complica-a-martin-larrain-hurtado/


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

La Historia Oculta del Régimen Militar

Donde Están?

Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares

¡TERMAS DE POLLOQUERE Y SURIRE EN PELIGRO!