Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

sábado, 28 de septiembre de 2013

3 elementos que levantan sospechas en la muerte de #OdlanierMena, ex jefe de la CNI


El cadáver del general en retiro Odlanier Mena, primer director de la Central Nacional de Informaciones (CNI) y militar condenado por violaciones a los derechos humanos que sería trasladado a Punta Peuco, fue encontrado muerto esta mañana en las proximidades de su departamento de Las Condes mientras disfrutaba del permiso de salida dominical.

El fallecimiento de Mena generó una ola de incertidumbres sobre el futuro del traslado de reos desde el Penal Cordillera a Til Til, considerando laextraña suspensión del operativo que debía realizarse ayer por la noche.

"La decisión tomada, a pesar de este trágico fallecimiento no se va a ver alterada y se va a implementar en el momento oportuno", declaró hoy el presidente Sebastián Piñera.

Según reportes de prensa, el ex director de la CNI se habría disparado en la sien con un arma de fuego a eso de las 9:00 hrs. de este sábado, hallándose su cuerpo “tendido en el sector del depósito de basura, que se encuentra en la parte exterior del inmueble”, en el pasillo del edificio.

En el lugar de los hechos se constituyó el fiscal Roberto Contreras, quien habló de un “supuesto suicidio” y no descartó la participación de terceros.

A continuación analizamos tres elementos que podrían arrojar luces sobre la posibilidad de un asesinato.

1. Manuel Contreras trató de envenenarlo

No son menores las discrepancias que el fallecido militar tenía con el otrora jefe de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA), "Mamo" Contreras.

En 1977, luego del asesinato en Washington del ex canciller allendista, Orlando Letelier, Mena asume como director de la recién creada CNI para comprobar la eventual participación de Contreras en los hechos.

La investigación logra dar rápidamente con el químico Michael Vernon Townley, estadounidense radicado en Chile que operaba al servicio de la CIA. Mena lo detiene y procede a citar a Contreras a su oficina. Allí le pregunta si tiene vinculaciones con Townley. “No, mi general, no tengo nada que ver”, fue la respuesta.

“En un mes me di cuenta de que sí había abierta participación de la DINA… Y eso significó la iniciación del proceso de los pasaportes, y el que llevó a la cárcel a Contreras”, declaró Mena a La Segunda el 22 de septiembre de 2012.

“Sigo pensando que Contreras es la persona más perversa que pasó en la historia de Chile… Me asiste la casi seguridad de que el asesinato a Prats y Letelier fue una prueba profesional que él rindió a la DINA para posicionarse en la comunidad internacional de inteligencia”.

“Es cierto que trató de envenenarme”, agrega Mena en la entrevista. “El dejó mucha gente de la DINA enquistada en la CNI. Había tres secretarias. Un día una de ellas me dijo que su compañera había echado veneno en una taza de té que luego me sirvió. Después lo contó Townley en una entrevista; que Contreras le había encargado un veneno para mí".

2. Muerte favorece tesis de la “tortura psicológica” y estrategia judicial de Contreras

El presunto suicidio de Mena ocurre justo cuando los demás militares recluidos por crímenes de lesa humanidad en el Penal Cordillera, a través de una presentación del abogado René López a la Corte de Apelaciones de Santiago, señalan que han sido víctimas de una “tortura psicológica” por el anuncio de la transferencia.

“El presidente (Piñera) ha estado jugando con la gente… El presidente ha torturado psicológicamente a los presos que están en este momento cumpliendo sus condenas tranquilamente en Cordillera”, sostuvo López en la presentación del recurso que será revisado el próximo lunes por la justicia.

Horas después del deceso, el defensor de Contreras no tuvo tapujos enresponsabilizar al primer mandatario por “esta persona que se nos ha ido”, en alusión al ex jefe de la CNI. “¿Quiere usted seguir con otro? Yo creo que si el Presidente insiste en no entender la situación, quiere decir que o no tiene sentimientos o tiene un resentimiento en contra de estas personas”, declaró.

“El único responsable es el Presidente de la República”, se sumó el general retirado Luis Cortés Villa, ex presidente de la Fundación Augusto Pinochet. “Odlanier fue un hombre injustamente condenado. El Presidente no pensó en las consecuencias”.

Sumándose a los comentarios vertidos por el “Mamo” en contra de Piñera,amenazándolo con revelar detalles de su responsabilidad en el desfalco del Banco de Talca si se concreta el traslado a Punta Peuco, el supuesto suicidio de Mena pasa a convertirse en una conveniente medida de presión para el presidente.

3. Extraños robos sugieren que asociación ilícita se mantiene

Tal y como demostraron los asesinatos del ex coronel de la DINA, Gerardo Huber, y el bioquímico Eugenio Berríos –posiblemente además, el homicidio del periodista británico Jonathan Moyle en el Hotel Carrera (Fidae 1990) – la asociación ilícita de elementos corruptos del Ejército chileno y civiles ligados a los crímenes de la dictadura siguió prosperando con posterioridad al término del régimen pinochetista.

El secuestro de un hijo de Sebastián Piñera en mayo de 1993, justo cuando el entonces senador de RN estaba a punto de dilucidar el caso de espionaje telefónico del Ejército que lo había hecho pasar más de una vergüenza – “Kiotazo” – comprueba que una intrincada red de influencias dedicada a ocultar delitos y proteger la impunidad de victimarios logró asentarse incluso durante la democracia.


En diciembre de 2012, el periodista Mauricio Weibel sufrió el extraño robo de su computadora. Weibel había difundido hace muy poco una serie de documentos secretos de la DINA y la CNI, compendio que publicó en un libro de la Editorial CEIBO titulado “Asociación ilícita”. En un período relativamente corto, la misma sustracción de discos duros afectó a Javier Rebolledo, escritor de “La danza de los cuervos”, a la corresponsal del New York Times, Pascale Bonnefoy, y al director en Chile del Le Monde Diplomatique, Víctor Hugo de la Fuente.

Frente a la seguidilla de robos, Weibel se mostró abierto a la posibilidad de que éstos correspondieran a “una operación de ex agentes de inteligencia”.

Lo anterior derivó en una acción judicial que buscó indagar si la policía, el Ministerio Público, la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) y la Dirección de Inteligencia Nacional del Ejército (DINE), poseían información sobre algún grupo que estuviera operando para encubrir ilícitos cometidos durante la dictadura de Pinochet.

"No me cabe dudas que estos organismos, en especial el que opera bajo el amparo del Ejército, tienen datos de algún grupo (vinculado a los robos)”, aseveró el abogado Eduardo Contreras, patrocinante del periodista. "Todo esto demuestra una sola cosa: que el largo brazo de la dictadura sigue vigente", enfatizó.

Es de esperar que la investigación sobre la muerte de Odlanier Mena considere los antecedentes ya descritos antes de descartar completamente la participación de terceros.


http://linkis.com/verdadahora.cl/mDKo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

La Historia Oculta del Régimen Militar

Donde Están?

Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares

¡TERMAS DE POLLOQUERE Y SURIRE EN PELIGRO!