Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

miércoles, 24 de julio de 2013

Comisario de Carabineros instruyó a subalternos cambiar partes para bajar índices oficiales de robos

EL MISMO MÉTODO YA HABÍA SIDO DETECTADO EN MAIPÚ Y PADRE LAS CASAS


capitan





El capitán Carlos Stolzenbach, jefe de la Segunda Comisaría de Chanco, nunca imaginó que al ordenar a sus subalternos modificar los partes policiales de robo, estaba siendo grabado por uno de los carabineros bajo su mando. Sólo así se explica que en esa localidad los delitos de alta connotación hayan bajado en el primer trimestre de 2013, un 34% respecto de 2012. CIPER investigó los hechos y a los afectados por estos métodos y descubrió que en otras zonas –Maipú y Padre Las Casas- se detectó lo mismo. Una irregularidad que arroja un manto de dudas sobre la veracidad de las cifras oficiales de delincuencia, un flagelo que causa estragos.
Poco antes de las 16 horas del pasado miércoles 22 de mayo, Omar Labbé (42 años) llegó hasta la Segunda Comisaría de Chanco (Cauquenes). Tenía premura. Después de estar ausente de su domicilio por unos 20 días, por un viaje a Santiago, al regresar constató que la casa que habitaba desde hacía aproximadamente un año había sido violentada y robada. Y eso era lo que iba a denunciar. En el cuartel policial lo recibió el sargento Francisco Rivera, a quién él conocía.
-Este es un pequeño pueblo y nos conocemos todos. Si te toca ir un par de veces a la comisaría, acabas conociendo a todos los carabineros. Al sargento Rivera lo conocía hace ya un tiempo y lo tenía considerado casi como un amigo –contó Labbé a CIPER.
El sargento Rivera lo hizo pasar y después de escuchar el relato del robo del que había sido víctima, llamó  al cabo que se encontraba de guardia, Antonio Sanhueza, para que le tomara declaración.
-El cabo Sanhueza se sentó frente a un computador y yo comencé a relatarle todo lo que me había pasado: que llegando de Santiago, a donde había viajado por unos días, me encontré con la puerta y unos candados de mi domicilio rotos, y que al ingresar había constatado que faltaban varias especies, como un televisor, una alfombra, un juego de llaves, un taladro, etc. El cabo Sanhueza anotaba todo. Cuando terminé de relatar, él imprimió el parte y me lo pasó para que lo leyera y lo firmara. En esos momentos, entró el sargento Francisco Rivera y dirigiéndose al cabo Sanhueza le dijo que el capitán lo necesitaba (se refería al capitán Carlos Stolzenbach, jefe de la comisaría). El cabo se levantó y se fue. A los pocos minutos regresó, se volvió a sentar y me pidió el parte que aún se encontraba en mis manos. Separó las hojas y me pidió que firmara una de ellas en el margen izquierdo. Su petición me extrañó, ya que normalmente esos partes se firman al final de la última hoja, por lo que le pregunté al cabo si eso era todo. Sanhueza me dijo que no me preocupara, que como tenía que cambiar algunas cosas y no quería quitarme más tiempo, lo íbamos hacer así –recuerda Labbé.
Lo que Omar Labbé nunca supo es que ese miércoles 22 de mayo, su denuncia policial sería cambiada minutos después de que él saliera de la comisaría. En lo principal, su relato de un robo en lugar habitado pasaría a ser “robo en lugar no habitado”. Lo que no era efectivo, pues Labbé vivía en ese domicilio desde hacía un año y sólo se había ausentado por 20 días. Tampoco podía saber que el cabo segundo Antonio Sanhueza no decidió por su cuenta cambiar el hecho esencial de su relato, sino que cumplía las órdenes impartidas por la autoridad máxima de la Segunda Comisaría de Chanco: el capitán Carlos Stolzenbach.
En efecto, según los antecedentes a los que pudo acceder CIPER, en una reunión realizada meses antes de ese día de mayo, el capitán Stolzenbach le ordenó a su personal de confianza que al momento de recibir una denuncia por robo, ésta debía registrarse de manera de controlar “las estadísticas de las denuncias”. En esa reunión, cuyo audio CIPER escuchó y acompañamos en este reportaje, el capitán comisario de Chanco les dice a sus subalternos que, como en el sistema de control lo único que se chequea es la narración de la víctima del delito, si el relato da cuenta de que fue ejecutado en un lugar no habitado, así quedará en las estadísticas oficiales.

¿BAJAN LAS CIFRAS DE LA DELINCUENCIA?

Según las cifras entregadas por la Subsecretaria de Prevención del Delito del Ministerio del Interior y Seguridad Pública, en el primer trimestre del 2013 la tasa de casos policiales de delitos de mayor connotación social (DMCS), disminuyeron en un 4,5% respecto al mismo período del año anterior (a nivel nacional).
En la Región del Maule, esta cifra de disminución es mucho mayor: 10,3%  respecto de los DMCS del mismo periodo de 2012. Lo que en concreto significa 52 denuncias menos interpuestas ante las policías de la Región del Maule, según datos del Ministerio del Interior (451 denuncias en el primer trimestre de 2013, versus 503 denuncias en el primer trimestre de 2012).
Pero si se analizan en detalle las estadísticas de Chanco, la disminución de las denuncias de delitos de mayor connotación es aún mayor: una baja de 34% en el primer trimestre de 2013 respecto del mismo período de 2012 (Primer trimestre 2012: 240 DMCS. Primer trimestre 2013: 156 DMCS). (Ver estadística)


Según las cifras oficiales proporcionadas por el Ministerio del Interior, los más de 968 mil habitantes de la Región del Maule podían estar tranquilos: la delincuencia se batía en retirada en esa zona. La realidad que descubrió CIPER, es diferente.
La grabación que recibió CIPER de las órdenes impartidas por el capitán de Carabineros y comisario de Chanco a sus subalternos, fue la primera prueba de que algo no andaba bien en los registros policiales de los delitos cometidos en esa ciudad de más de nueve mil habitantes. En los hechos, el capitán Stolzenbach les dice al grupo de policías bajo sus órdenes que, a partir de ese momento, deben modificar las denuncias de delitos mayores que reciban con el objeto de mantener las cifras de los delitos más complejos bajo el índice rojo.

“YO APOSTARÍA A ROBO EN LUGAR NO HABITADO”

Una de las instrucciones precisas del capitán Stolzenbach se relaciona directamente con el cambio del parte policial de Omar Labbé: modificar la denuncia de robo en lugar habitado por  “robo en lugar no habitado”.
En el audio, se escucha al capitán Stolzenbach decir:
-O sea, nosotros el robo en lugar no habitado a futuro lo vamos a tener en cifras negras. Aunque no hagamos nada, lo vamos a tener en cifras negras igual. Entonces, no importa que mientras tanto, hueón, tiremos para allá. Incluso, de repente, a lo mejor más que el hurto, a lo mejor habría que tirarlo a robo en lugar habitado y pasamos el chapuzón de tener todas las huevadas en rojo, pero después recuperaríamos los tres, po’h hueón. Porque te insisto, o sea, tendría que ser muy mala cueva. O sea, imagínate que aquí en la semana de, llegar a los 39, a los 40 delitos, o sea, de 10… ¿Cuántos son los que tengo?, de 10, de 16 llegar a 40 en dos meses, ¡ni cagando! Entonces, yo apostaría al robo en lugar no habitado nomás. Pasarlos todos por eso, claro, y pasamos blanqueada y que nos vean la huevada con robo nomás, si la huevada ya está con rojo nomás.
- Y lo que venga, pasarlo como no habitado y por hurto (dice otro carabinero).
- Mira, casi todo. Yo pienso que vamos más al no habitado, porque si lo pasamos por hurto, el margen del hurto lo tenemos muy estrecho; entonces, si lo pasamos por hurto, ¿qué cosa nos va a originar? Que en definitiva no vamos a poder recuperar nunca el hurto, porque va a llegar el mes y “chucha, tuvimos más”; va a llegar el otro mes, “volvimos a tener más”. Entonces, no lo vamos a recuperar nunca. En cambio, el robo en lugar no habitado lo vamos a recuperar sí o sí. Para la semana de agosto la vamos a tener recuperada. No hagas nada y la vas a tener recuperada igual, pienso yo. Ahora, lo que es importante, porque no sacas nada que tú lo sepas, que yo lo sepa y que el Ulloa lo sepa; la lógica de retenes es fundamental. Y los jefes de retenes tienen que saber sus delitos. El Enrique anda bien preocupado, pero la verdad es que el Torres, el Torres no creo que ande muy preocupado del tema del delito. Insisto, yo pienso que si tuviéramos al Aguayo allá, el Aguayo trataría de hacer algo. Es el Torres el que está, ¿cierto? Ah, el Contreras, el Contreras no creo que esté muy preocupado de que si es robo o no robo, porque en definitiva él sabe que está de paso nomás, po’h, así que ¿de qué se va a preocupar?. Y el tema aquí de la guardia lo tenis que manejar tú, decirle a los de guardia que cuando llega un delito o alguna huevada, que te avisen a ti y tú manejas y ves el tema, lo ves con el personal de población. Yo pienso que si lo hacemos de esa forma podríamos lograr algo, porque si dejamos que la huevada nos llegue como llegue, estamos cagados. Y por último, mira, ¿qué cosa le interesa a la gente? Que la huevada se denuncie. A la gente le da lo mismo si la huevada saltó la reja, no saltó la reja; esa huevada a la gente no le interesa. La gente no puede acusarnos de no denunciar. Y  segunda cosa: si los revisan en el sistema, lo que nos revisan a nosotros es la narración, y si la narración dice no habitado, ¡no habitado nomás, po’h hueón! Yo pienso que no tendríamos mayor conflicto”.
Lo que no queda claro en ese audio es si las órdenes que imparte el capitán Stolzenbach son producto de su propia decisión o si él, a su vez, las recibió de su superior jerárquico, el generalRicardo Cartagena Palacios, jefe de la Séptima Zona de Carabineros (Maule). O incluso de más arriba en el mando de su institución.
La grabación fue hecha por uno de los carabineros de la Segunda Comisaría de Chanco para tener cómo defenderse en caso de problemas, y así poder demostrar que todos los cambios  de partes policiales que debieron ejecutar en su unidad, se hicieron por instrucción precisa del comisario a cargo y no por negligencia de sus subalternos. Y ello, porque finalmente quien firma las denuncias que hacen las víctimas de delitos es el personal de guardia.

LA COMISARÍA DE CHANCO NO ES LA ÚNICA

Dados los hechos y testimonios que fueron apareciendo en la investigación de CIPER, todo indicaba que el cambio del parte policial de Omar Labbé, no parecía ser el único. CIPER se comunicó con Omar Labbé el miércoles 10 de julio, quién ignoraba que su denuncia había sido modificada. Labbé se dirigió de inmediato a la Comisaría de Chanco y solicitó una copia de su denuncia. Se la negaron. “Por encontrarse en investigación”, fue el argumento que le esgrimió el carabinero que lo atendió.
La investigación de CIPER pudo verificar que otra denuncia efectuada ante la misma Comisaría de Chanco recibió el mismo tratamiento que la de Omar Labbé. El 7 de mayo (15 días antes de la denuncia de Omar Labbé), Fidelina de las Mercedes Palma, una vecina de Chanco de 75 años, quien no sabe leer ni escribir, se presentó en la comisaría a denunciar el robo de varias especies desde su domicilio, en calle San Martín.
Según consta en el parte policial confeccionado, a las 11:30 del mismo día, el delito quedó registrado por la cabo segundo Marisol González Pérez como: “Apropiación indebida Artículo 470 Nº 1”.  Y dice que desconocidos habrían ingresado por una de las puertas del domicilio de la denunciante y se habían apropiado de dos casacas y dos planchas de ropa.
En un anexo que lleva el rótulo “Relación de los Hechos”, donde la cabo segundo Marisol González relata los hechos mencionados por Fidelina Palma, llama la atención una enmienda con lápiz en la que se suprimen especies declaradas como robadas (dos planchas de ropa) y se cambian los hechos. En donde aparecía “fundadas sospechas sobre los posibles culpables del robo de las especies”, se escribe: “una presunción de haber sido apropiadas por familiares a los cuales se les habría prestado y no se las habrían devuelto” (Ver parte enmendado).
En el parte final, la tipificación del delito quedó registrada como “Otros hechos que no constituyen delito”. Igualmente, las dos especies declaradas en el primer parte y tachadas con lápiz en el relato, no figuran.
Según relataron a CIPER testigos de los hechos, la modificación de dicho parte la hizo el propio comisario Carlos Stolzenbach, quien con su puño y letra modificó el relato para que fuera corregido en el parte final.
CIPER se contactó con el capitán Carlos Stolzenbach, quién reconoció saber que existe una grabación en la cual él se habría referido al cambio de las denuncias policiales. El comisario de Chanco insistió, en la misma conversación telefónica con CIPER, en que la mencionada grabación no había sido permitida por él, por lo que se trataría de “una grabación no autorizada” en la que se lo saca de contexto, ya que sólo se escuchan unos minutos de una reunión que duró al menos una media hora. En ningún momento Stolzenbach negó haber dicho lo que aparece registrado en la grabación. Sólo reiteró que él no era la persona apropiada para responder sobre ese tipo de problemas y que lo que correspondía era que nos dirigiéramos a los mandos de la institución. (Ver Recuadro)
-Yo asumo la responsabilidad, si tuviese alguna, pero eso tiene que verlo mi institución y yo me someto a la disciplina o a las órdenes que me dieron en la institución, que es lo más correcto por lo demás. Yo pienso que más información tampoco le puedo dar. Por favor recábela, infórmese bien y publique –fue la frase con la que concluyó Stolzenbach su conversación con CIPER.
Y eso hicimos. La respuesta de algunos oficiales de Carabineros dan cuenta de que el cambio de partes policiales para hacer bajar los índices oficiales de delitos, como robo con violencia, ya ha sido advertido en la institución. Se nos mencionó como ejemplos el de Padre Las Casas y Maipú. En ambos lugares muchas de las denuncias por robo fueron registradas como “Otros hechos que no constituyen delito” o simplemente “Daños”. La primera figura es exactamente la utilizada en la Comisaría de Chanco con la denuncia de Fidelina Palma.
La respuesta oficial de la institución llegó en un comunicado cuyo contenido se puede ver aquí.
CARLOS STOLZENBACH, COMISARIO DE CHANCO
“ES UN CONTEXTO NO AUTORIZADO DONDE APARECE MI VOZ”
-Capitán, lo estamos llamando porque a nosotros nos llegó una grabación en la cual usted aparece dando órdenes para manipular las denuncias por robo que se hacen en la Comisaría de Chanco. En el audio se lo escucha diciendo que como las cifras negras de robo en lugar habitado las iban a tener igual, da instrucciones de que las denuncias se manipulen en el sentido de ponerlas como hurto u otro tipo de delito. Y dice también que a la gente no le interesa lo que dice el parte, sino que se haga la denuncia. ¿En qué contexto dio esas instrucciones? ¿Por qué se recurre a ese método en la comisaría bajo su mando?Bueno…, mire…, aquí hay que partir de la base de que esa grabación es un ilícito: es una grabación no autorizada. Segunda cosa: que dentro de una grabación no autorizada, es un segmento de una grabación, o sea, está fuera de contexto, porque cualquier reunión o cualquier conversación que se haya sostenido es una reunión de media hora, donde no se analiza solamente algo particular o específico.
-Usted conoce entonces la existencia de esa grabación…Efectivamente, he escuchado una grabación que ha circulado, pero en definitiva, como le digo, es nada más que un contexto no autorizado donde aparece mi voz.
-Pero en ese audio se escucha claramente su voz dando órdenes de cómo se deberían cambiar los partes. ¿No es así?No, no, no, eso es una conversación, es una conversación, no es una orden… Era una reunión de trabajo, donde no solamente participa una sola persona.
-Pero capitán, esa orden que usted da a sus subalternos, ¿la recibió de su jefatura o es usted solo el que le da curso?Le vuelvo a insistir: es una reunión de trabajo…
-Claro que es una reunión de trabajo, si nosotros también tenemos unos partes policiales que prueban que efectivamente se cumplió la orden que usted aparece dando en el audio, y por eso en varios partes se ha cambiado la tipificación del delito.Usted está aseverando algo que en realidad no es así, ah…
-Mire capitán, nosotros hablamos incluso con una de las víctimas de robo que denunció en su comisaría y en el parte policial se pone robo en lugar no habitado, siendo que esa persona vive ahí. Y tenemos otro parte por robo que también se cambia en forma similar y tiene una enmienda hecha de su puño y letra.… Bueno, en definitiva, no soy yo la persona apropiada con la que usted tiene que hablar referente a eso…
- ¿Y con quien deberíamos hablar?Para eso existen los mandos institucionales, en definitiva, llamados a resolver sobre si está bien o no está bien, porque lo que diga yo puede ser subjetivo.
-A ver, capitán, seamos claros, nos interesa hablar con usted porque es usted quien aparece dando instrucciones de modificar los partes policiales. Un hecho que es bastante grave y que de seguro lo va afectar directamente.La verdad es que la persona que no tiene responsabilidad y que ha actuado bien en definitiva no tiene por qué traerle consecuencias. Yo pienso que es mucho más grave sacar de contexto a una persona y hacer una acusación si no están los fundamentos completos.
-¿Podría indicarme cuáles son los fundamentos completos que podrían avalar el hecho de modificar un parte policial con la denuncia de una persona que ha sido víctima de un delito?Por eso mismo le digo… Mire, por eso es importante que ustedes se acerquen a la persona adecuada o al mando de la institución para recabar la información y, en definitiva, que sea una información oficial… Por lo demás, es la forma en que funciona nuestra institución. (…) Yo asumo la responsabilidad, si tuviese alguna, pero eso tiene que verlo mi institución y yo me someto a la disciplina o a las órdenes que me dieron en la institución, que es lo más correcto por lo demás. Yo pienso que más información tampoco le puedo dar, por favor recábela, infórmese bien y la publica.

http://ciperchile.cl/2013/07/23/comisario-de-carabineros-instruyo-a-subalternos-cambiar-partes-para-bajar-indices-oficiales-de-robos/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

La Historia Oculta del Régimen Militar

Donde Están?

Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares

¡TERMAS DE POLLOQUERE Y SURIRE EN PELIGRO!