Questions? Feedback? powered by Olark live chat software

lunes, 1 de abril de 2013

Chile: Ministerio de Justicia censura libro que costó la friolera de 19 millones. Escritora dice que argumentos de ministra son poco atinados


yo pensé que el periodo de la Inquisición y de la censura que se vivió en el gobierno militar no volvía”, afirmó la historiadora Patricia Arancibia Clavel, luego que la ministra de Justicia Patricia Pérez decidiera no repartir un libro sobre la historia del ministerio que dirige por contener errores de forma y fondo. Arancibia trata Salvador Allende como “el presidente marxista”
El 17 de diciembre pasado se iba a presentar un libro, por encargo sobre la historia de los 175 años del Ministerio de Justicia. La encargada de escribirlo fue la historiadora Patricia Arancibia Clavel. Pero debido a los cambios realizados en el mismo ministerio, con la llegada de la nueva Secretaria de Estado, es que el mentado libro, no salió ni saldrá a circulación. El título es “Ministerio de Justicia. Hitos de su historia. 175 años”.
La ministra, Patricia Pérez, ordenó almacenar los 750 ejemplares encargados. A un costo de más de 19 millones de pesos, no se conocerá el famoso texto debido a que no pasaron por la revisión de los órganos competentes, lo que derivó en varios errores, tanto de edición como de contexto, según detalló el ministerio.
El libro sigue en bodegas, enredado en una curiosa maraña donde Arancibia Clavel ha sido requerida por funcionarios de esa secretaría de Estado para que modifique algunos contenidos, como que “Salvador Allende fue el primer Presidente marxista en Chile” como escribió la actual panelista de Radio Cooperativa. Otra de las expresiones que causó inquietud fue que la historiadora mencionara que la Ley de Amnistía tuvo un ánimo pacificador, definición que, según ella, está inserta en la redacción de la misma ley.
Patricia Arancibia Clavel, autora del libro y reconocida hincha de la dictadura pinochetista, señala que fue citada varias veces por la Dirección de Comunicaciones del ministerio para que cambiara parte del texto. “Yo les dije en forma muy clara que a mí me parecía un error garrafal mandar a hacer un libro histórico y hacerlo de nuevo por una frase que no tenía ninguna connotación partidista”, señala Arancibia Clavel, al comentar el tema del “marxista” Salvador Allende.
La ministra y los errores
La ministra Patricia Pérez sostiene, sin embargo, que el libro no fue revisado por la unidad de Comunicaciones de la cartera ni por la Secretaría de Comunicaciones de La Moneda, exigencia que tienen todas las publicaciones de las reparticiones de gobierno.
Y que hay fallas de edición muy graves. Por ejemplo, al presidente José Joaquín Prieto se le omite el primer nombre; al ex ministro de Justicia, Isidro Solís Palma, (PRSD) se le identifica en el pie de foto como Isidro Palma Solís.
Respecto de las menciones a Allende y a la ley de amnistía, Patricia Pérez dijo que se estimó que el lenguaje empleado en algunos acápites de la obra no era acorde a un libro que en definitiva pretendía consignar la labor del ministerio de Justicia a lo largo de su historia. “Hay conceptos y hay valoraciones que son personales de algunos hechos históricos, que no contribuyen a fortalecer la unidad nacional”.
Otras fuentes ministeriales autorizadas dijeron que en el libro hay también apreciaciones que no se condicen con la visión actual de la secretaría de Estado. Citan, por ejemplo, la descripción que se hace en el texto de los carros tirados por bueyes como sistema de reclusión ambulante: “Se trataba de jaulas de fierro asentadas en carretas tiradas por bueyes. En cada una había tres secciones horizontales donde se podían mantener a seis presos acostados y sujetos de dos en dos mediante cadenas remachadas a un aro o anillo de fierro en torno al tobillo. Estos reos eran trasladados de un lugar a otro y se les hacía trabajos forzados, inculcándoles disciplina, laboriosidad e instrucción laboral”.
Según la fuente, este párrafo podría interpretarse como una validación de formas de esclavitud o torturas respecto de personas privadas de libertad.
La ministra Pérez dijo que si hay voluntad de la autora para hacer los ajustes necesarios y las correcciones que reflejen la visión del ministerio de Justicia, el libro podría circular. De lo contrario, no se distribuirá.
“Una censura”
En respuesta a las polémicas frases, la autora del libro habló con Cambio21 y ante lo ocurrido dijo que “estoy con un sentimiento encontrado, primero de gran sorpresa, y por otro lado con molestia e indignación, porque yo pensé que el periodo de la Inquisición y de la censura que se vivió en el gobierno militar no volvía”
“Resulta que los argumentos que entrega la ministra es que el libro no pasó por la Secretaria General de Gobierno, cosa que a mí me parece poco atinado y no es un buen argumento de la ministra”, recalca Arancibia Clavel.
A ello agregó que “con todo lo que ha dicho (la ministra) quiere decir que es una persona que no se da cuenta que como en todo libro hay errores de imprenta, y hay errores que no tienen nada que ver con el contenido de fondo, sino que son de forma”.
“Desde el momento que asume Patricia Pérez, ella me hace el contrato. Esta firmado por ella, y estaba al tanto que existía el libro”, reclama Arancibia, agregando que “desde su gabinete de Comunicaciones me dijeron si yo podía cambiar esos errores (de tipeo o cambios de apellidos), y obviamente mi respuesta fue que sí, porque era un trámite rápido. Aunque después me dijeron que sacara el término del “primer Presidente marxista”, siendo que eso es una verdad histórica. No me parece que tenga un argumento de validez y eso es lo que me preocupa.”.
En esa línea agregó que “en cuanto al punto de la ley de Amnistía no podía obviar que el párrafo señalaba que “buscaba la conciliación”, no es un problema mío que no haya sido así”.
“He escrito 35 libros y nunca habían objetado una obra mía. Y nunca he tenido ningún problema”, reclama Arancibia.
En su defensa señaló que “el libro fue revisado, es lógico que se hace este proceso. Fue ahí cuando me hicieron hacer cambios menores, pero no los que pide la ministra”.
Por último la historiadora dijo que “la reacción de la ministra denota falta de experiencia y desconocimiento histórico. Aquí el problema es que ella no ha sabido asumir su rol, y ha creado un escándalo, en vez de haber repartido el libro”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

La Historia Oculta del Régimen Militar

Donde Están?

Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares

¡TERMAS DE POLLOQUERE Y SURIRE EN PELIGRO!